El ABC de las conexiones de baterías en Serie y Paralelo

Las baterías en una instalación de energías renovables representan una inversión más que importante. Por eso, vamos a tratar un tema que muchas veces puede ser subestimado, pero a la hora de ponerlo en práctica bien nos puede demandar varias horas de debate con el consiguiente riesgo en la inversión.

Vamos a comenzar definiendo una serie de obviedades que pueden hacer que el lector esboce una sonrisa, pero sepa que son cosas que muchas veces. Primero que nada es esencial que todas las baterías que se van a utilizar en la instalación sean iguales ya que de esta forma van a compartir el mismo grado de carga. En segundo lugar, es muy importante que los cables que se utilicen para conectar las baterías entre sí, sean cortos, de buena calidad y de la sección adecuada. En tercer y último lugar, la importancia de mantener una prolijidad de trabajo para que ver el banco de baterías sea algo “agradable”.

Conexión en paralelo de dos baterías

Una conexión en paralelo de dos baterías, permite obtener un voltaje nominal constante y la sumatoria de la corriente generada por cada batería. Siguiendo este ejemplo, donde hay dos baterías de 12V y 200Ah conectadas en paralelo, vamos a tener una tensión de salida de 12V y una capacidad total de 400Ah. 

La capacidad identifica la máxima cantidad de carga que puede almacenarse. Cuanto mayor sea la capacidad, mayor será la cantidad de carga que puede almacenarse. Se mide en amperes-hora. En este caso, significa que con una capacidad de 400Ah, el banco de baterías puede proporcionar una corriente de 400A contínua durante una hora de tiempo, o 200A durante dos horas continuamente o 100A durante cuatro horas y así sucesivamente. 

Prácticamente una conexión en paralelo se consigue conectando entre si, todos los bornes negativos de cada una de las baterías y por otra parte todos los bornes positivos. Al finalizar la cadena de baterías, en la última batería nos quedarán dos cables libres con las características eléctricas que describimos anteriormente.

Conexión en serie de dos baterías

Una conexión en serie permite obtener una salida que será la suma de la tensión nominal de cada una de las baterías individuales, manteniendo la misma capacidad. Siguiendo el ejemplo planteado, en la que hay dos baterías de 12V y 200Ah, si las conectamos en serie, vamos a tener un valor de tensión de salida de 24V y una capacidad de 200Ah sin cambios. 

En los bancos de baterías son preferibles las conexiones en serie de baterías ya que de esta forma se puede poseer una mayor tensión de corriente continua y menor cantidad de corriente. Con esto se reducen las pérdidas a lo largo de los cables, y éstos son de menor sección con lo que se reducen costos.

Conexión en serie y paralelo

La combinación de la conexión en paralelo con la conexión en serie sirve para elevar el voltaje nominal y la capacidad de las baterías. Siguiendo el ejemplo representado, de dos grupos de dos baterías conectadas en serie y a su vez en paralelo, hará que tengamos 24V y 400Ah. 

Cuando la cantidad de baterías el elevado, hay que prestar especial atención a la polaridad. Hay que usar cables de la sección adecuada y de la longitud más corta. Cuanto menor sea la longitud de las conexiones, menor será la resistencia que se formó en los cables para el paso de la corriente y por lo tanto menor será la pérdida de energía en el mismo.

En la fase de diseño de un sistema fotovoltaico o eólico, es fundamental contar con un sistema de almacenamiento robusto y eficaz. Para garantizar el mejor rendimiento de las baterías se recomienda confiar en los reguladores de carga de alta calidad y eficiencia. Lo mismo en los inversores-cargadores que hoy en día son muy populares, que cuentan con una tecnología MPPT (tema para otra nota que desarrollaremos toda la teoría de los mismos).

 

Advertisements

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *