Adiós, combustibles fósiles: las renovables cubrirían el 100% de la demanda eléctrica mundial en 2050

Un nuevo estudio apunta a que las energías renovables y las tecnologías de almacenamiento tienen capacidad de cubrir el 100% de la demanda mundial de electricidad prevista para 2050, abaratando con creces el coste con respecto a los combustibles fósiles

En los tiempos que corren, transitar a un modelo energético más sostenible y respetuoso con el planeta es esencial para cumplir con las exigencias y advertencias de la comunidad científica y contribuir a frenar el cambio climático. El escenario ideal es aquel que suprime la energía nuclear y los combustibles fósiles y en su lugar, se decanta por apostar por un mix 100% renovable.

Un nuevo estudio trae noticias positivas que atañen a las tecnologías limpias y a la implantación en ascenso de las fuentes renovables. Titulada “Global Energy System based on 100% renewable Energy sector power”, firmada por investigadores fineses y alemanes procedentes de Lappeenranta University of Technology (LUT) y del grupo sin fines de lucro Energy Watch Group (EWG) con sede en Berlín, esta investigación afirma que es posible generar energía suficiente para satisfacer la demanda mundial de electricidad para 2050. Se espera que para ese año, la población mundial crezca de 7.300 a 9.700 millones. Se espera que la demanda eléctrica sea de 48.800 TWh para 2050.

Gracias a la tecnología disponible, sería posible descarbonizar el sistema eléctrico por un coste más bajo que en la actualidad. Christian Breyer, autor principal del estudio, revela que el cambio situará el coste total de la electricidad en un promedio global a 52 euros por megavatio hora -incluyendo eficiencia, almacenamiento y costes de red- , un coste significativamente más económico si lo comparamos con los 70 euros megavatios hora de 2015.

Por otra parte, el mix energético para la electricidad mundial en 2050 será así: energía solar fotovoltaica (69%), energía eólica (18%), energía hidroeléctrica (8%) y bioenergía (2%). Según las previsiones, la energía eólica llegaría al 32% para 2030, año a partir del que la fotovoltaica se volvería más competitiva y su porcentaje de suministro crecería de forma considerable. La adopción generalizada de las tecnologías limpias, especialmente de esta última y del almacenamiento de baterías -que proporciona principalmente almacenamiento diurno- estará incentivada por la caída en los precios.

Ni un dolar más en energía fósil o nuclear

“No hay motivo para invertir un dólar más en la producción de energía fósil o nuclear”, apuntaba el presidente de EWG, Hans-Josef Fell, recalcando el suministro de energía rentable que proporcionan las renovables. El experto subraya que se deben canalizar las inversiones en la infraestructura para el almacenamiento y las redes de este tipo de energías, cesando los planes de expansión del carbón, la energía nuclear, el gas y el petróleo, que contribuyen en una medida muy alta al calentamiento global y sus nefastas consecuencias.

Con el plan propuesto desde estudios como este, las emisiones de gases de efecto invernadero en el sector eléctrico se reducirán a cero, acompañadas de un descenso drástico en las pérdidas totales en la generación de energía. En términos de empleo, la transición hacia un modelo basado 100% en renovables generará 36 millones de empleos para 2050, 17 millones más que en la actualidad.

“La transición energética ya no es una cuestión de viabilidad técnica o viabilidad económica, sino de voluntad política”, concluye Breyer, que también trabaja como profesor de economía solar en LUT y presidente del Consejo Científico de EWG.

Fuente: www.ticbeat.com

Advertisements

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *