Ahora, la energía renovable precisa financiación y redes para transporte

Están todas las condiciones dadas para que emerja de una buena vez una industria proveedora de energía “limpia” de fuentes renovables, como el sol, el viento y la recuperación de desperdicios orgánicos, que la caracteriza una competencia y diversidad regional, en favor del federalismo.

En la última licitación convocada por la Compañía Administradora del Mercado Eléctrico (CAMMESA) para proyectos por un total de 1.000 MW se presentaron 123 ofertas que sextuplicaron esa demanda, a un promedio de potencia entre todas las tecnologías de 51,6 MW, que la solar térmica y la eólica, en ese orden, superaron largamente.

Es un escenario motivador que permite vislumbrar que la meta legal de cubrir el 8% de la demanda energética total a fin de año no está lejos en cantidades, pero quizá esté demasiado encima en el tiempo. “Faltan 8 meses y aún no se firmó ningún contrato”, advirtió el titular del parque eólico de Arauco en La Rioja, Fernando Carbel.

El cuadro de situación que deja la sorprendente respuesta empresaria al convite oficial es que los bancos están más preparados para las Lebacs que para financiar proyectos de estas características, que el Banco Mundial no da abasto con las garantías que reclaman los inversores en un país inestable como el nuestro y que en algunas regiones empieza a ser una limitación el transporte.

Y vuelta la burra al trigo, siempre se cae en que la provincia de Buenos Aires es la que tiene más nodos de redes para despachar la oferta eléctrica y, por lo tanto, imanta más iniciativas. El NOA tiene abundante materia prima solar pero le falta cómo subirla para ponerla al alcance de los grandes conglomerados de consumo. Los expertos creen que CAMMESA terminará comprando 1.600 MW (60% más de lo solicitado) y que los precios de corte superarán muchas de las ofertas que se presentaron.

En medio del clima eufórico que se vive en el incipiente planeta de las energías renovables después que en la última licitación por 1.000 MV convocada por el Ministerio de Energía y Minería de la Nación las ofertas sextuplicaran la potencia requerida, asoman a la luz algunos avatares que ralentizan el proceso de adjudicación y puesta en marcha de los proyectos.

Avisa en tal sentido el presidente del parque eólico de Arauco en La Rioja, Fernando Carbel, que de generar el 8% de la matriz energética nacional que marca la ley “estamos a 8 meses y todavía no hay ningún contrato firmado”.

Reveló a la revista web “Energía Estratégica” que el fallo de la Corte Suprema de Justicia en contra de la actualización del cuadro tarifario afectó en la confianza de los inversores. “Hasta el último día, el viernes previo a la licitación, se nos bajaban, y tuvimos que convencerlos poniendo más garantías”, e inclusive para algunos proyectos se utilizaron las del Banco Mundial.

El ejecutivo del complejo de Impsa opina que uno de los defectos de la licitación fue que debió ser convocada por regiones: el gobierno nacional tendría que haber llamado a las provincias, reflexionó.

Mencionó también que conspira contra los plazos establecidos que “no hay experiencia de los bancos locales en Project Finance” y que “sigan con la misma desconfianza que en 2015”.

Precisamente, uno de los problemas que arrastra la recomposición de la matriz energética nacional es el atraso que trae el país por cambiar seguido de rumbo. Mientras Chile instaló más de 1.100 MW de energía solar en los últimos cuatro años y Uruguay ya suma más de 700 MW de eólica, Argentina tiene menos de 15 MW solares y 130 MW eólicos.

Desde el 2010 hasta el 2015 se invirtieron en promedio US$ 20.000 millones en energías renovables en América Latina, de los cuáles cero vino para Argentina: no recibió ni un dólar.

El otro problema es que los precios están atados al riesgo país y no pueden aún ser alineados con los que rigen en el continente. Se habla de bajar de los 70 dólares del costo argentino a los 40/50 dólares de práctica en la región.

Vetusta matriz energética

Si se mira la torta de la matriz energética argentina al momento de la licitación de 1.000 MW que convocó hace unos días el Ministerio de Energía y Minería, está compuesta en casi 70% por la hidrocarburífera, 24% por la hidráulica, 4,4% por la nuclear y sólo 1,8% proviene de fuentes renovables. Por ley, esta última tendría que ir al 8% en 2017 y llegar al 20% en 2025.

3

No son participaciones que desafinen con lo que sucede en el mundo, ya que en países como Alemania o España ya están precisamente en el 20%. O en el caso de la energía eólica, en el país hay 300 megavatios de potencia instalada, mientras que en Brasil se llega a los 7.000.

Una mirada más optimista tuvo el presidente de la Cámara Argentina de Energías Renovables (CADER), Marcelo Álvarez:“Esperábamos un exceso de lo que se demanda pero no 6 veces excedida, esto sorprendió a prácticamente todos”.

Agregó: “Resta ahora ver en la evaluación que haga el Ministerio (de Energía y Minería) la calidad de los proyectos, si están todos en condiciones de ser construidos de inmediato, pero teniendo esa cantidad de ofertas se van a poder elegir los mejores, más baratos y más virtuosos para esta subasta”.

A lo que Fariña advierte: “Lo que demuestra la situación hoy es que con este ritmo de incorporación de generación te quedás sin transporte en el 2018-2019, es decir que ya hay que comenzar a trabajar”, suma.

Y señala que tanto en la Patagonia como en el NOA y en el Gran Buenos Aires y el cordón de Campana- Zárate-Rosario son puntos donde se requerirá de mayor inversión dado el potencial de energía renovable y los puntos de consumo.

“Como todo sabemos existe un Plan Federal de Transporte Eléctrico, ese programa tendría que seguir en el ritmo que venía trabajándose”, considera el ex funcionario.

Coincide Erico Spinadel, titular de la Asociación Argentina de Energía Eólica (AAEE) y experto en la materia. “Habría que hacer inversiones en redes para el despacho de energía limpia, sobre todo teniendo en cuenta futuras licitaciones”, resalta y estima que el gobierno deberá invertir en líneas de 132 kV.

Pero sobre la licitación del plan RenovAr en sí, Spinadel resalta: “Este llamado a licitación ha demostrado el permanente interés de actores que en algún momento se presentaron en el GENREN y que ahora tiene renovadas esperanzas por el desarrollo de proyectos”.

Importante participación

El equipo técnico de la Subsecretaría de Energías Renovables, del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) y de CAMMESA trabajaron en la apertura de la sobres para comenzar con la evaluación técnica de las 123 ofertas que se presentaron a la licitación. El mercado mayorista absorbe el 70% de la oferta eléctrica que se lleva a los distribuidores que no manejan volúmenes para comprar por sí mismos en las fuentes de producción, como sí se hace con el 30% restante, que se comercializa mediante acuerdos privados.

De la compulsa participaron 76 grupos, tanto nacionales como regionales e internacionales con 123 propuestas, lo que llevaría la inversión estimada, de entre u$s 1.500 a u$s 2.000 millones para desarrollar 1.000 MW, a cerca de u$s 10.000 millones en caso de que todos los proyectos fuesen adjudicados.

1
“Mi opinión es que se adjudicará un piso de 1.600 MW”, arriesga en diálogo con energiaestrategica.com Paulo Farina, ex subsecretario de Energía Eléctrica de la Nación.

Según cree, es posible que una vez que se identifique un precio por tecnología tras la adjudicación de proyectos, aquellos que hayan calificado en la oferta técnica y puedan aproximarse a los valores de referencia posiblemente tengan la opción de rubricar un contrato PPA con CAMMESA.

Su apreciación se desprende de la cantidad de ofertas que recibió el Ministerio de Energía y Minería.

Del listado completo de firmas, algunas de ellas nuevas internacionales y locales, que presentaron sus ofertas a la licitación se desprenden entre otros, Enel (Edesur); Impsa (Pescarmona); Pampa Energía (Mindlin), Corporación América (Eurnekian), Adecoagro y PAE (de la familia Bulgheroni, a través de su subsidiaria Pan American Fueguina).

Surge del resumen preliminar de las ofertas recibidas por regiones, por tipo de energía y empresa por empresa dado a conocer en su página web por la Compañía Administradora del Mercado Eléctrico (CAMMESA) que, mientras para energía eólica se requerían 600 MW, se ofertaron 3.468 MW; para energía solar se habían fijado 300 MW y se recibieron propuestas por 2.834 MW. Luego siguió biomasa y, parejos, biogás y pequeños aprovechamientos hidroeléctricos.

Por regiones, la mayoría de las ofertas fue para la provincia de Buenos Aires, seguida por Patagonia y Comahue. El Primer Estado Argentino cuenta con un elemento logístico clave: su cercanía a los nodos y a las líneas de alta tensión.

En el área de Bahía Blanca hay 1.520 MW solicitados; de ese total 650 MW acometen con 6 nuevas salidas en líneas de 132kV pero sólo hay dos disponibles; 410 MW corresponden al corredor Patagones y 460 están insertos en de 132 kV vinculados a la región.

5

Algunas de las firmas que compiten en estos nodos son: GENNEIA, Central Puerto, Viento Reta S.A, Eolia Renovables, Pattern Latam, C.E.S.S.A, Sowitec, Terra OIL S.A, entre otras.

Según informan las fuentes hay solicitudes vigentes por aproximadamente 260 MW para el corredor Bahía Blanca – P. Luro – Patagones. Y si bien no impacta sobre ese corredor, en mayo de 2016 se agregaron en este punto 150 MW (PE La Castellana), con DT de 132 kV a ET Chañares de 45 km.

Según las investigaciones de SAESA posee aproximadamente 1300 MW en proyectos RTB y NRTB en la Costa Atlántica, en especial en el nodo Bahía Blanca. Neuquén ha liderado en la región de Comahue.

La Agencia de Inversiones (ADINQN) junto con la firma de origen alemán ABO WIND suman una cartera de proyectos RTB y NRTB cercana a los 200 MW.

El sol del NOA

De las 58 propuestas solares que en total se presentaron en el plan de gobierno, que representan 2.813 MW ofertados, unas 29 propuestas (1.800,5 MW de esa proporción) provienen del Noroeste Argentino (NOA), uno de los territorios con mejores niveles de radiación solar a nivel mundial. Según CAMMESA, sólo en las provincias de Salta y Jujuy se presentaron 1.273,5 MW solares.

Se trata de 15 poderosas ofertas, en su mayoría de 100 MW, entre las cuales 12 competirán sobre el nodo de la Línea Andes-Cobos de 345 kV.

La compulsa despierta interés ya que se trata de 1.107 MW que buscarán un lugar sobre el punto de interconexión capaz de despachar menos de la mitad de la oferta: 400 MW.

Hasta el presente, en materia de energía solar se registraban 862 MW en marcha; con el NOA a la cabeza (366 MW), siguiendo la zona Centro y por último Cuyo.

De los proyectos solares en el NOA relevados por SAESA, un alto porcentaje corresponde a Jujuy que, través de su sociedad de Estado constituida a tal efecto, se encuentra muy avanzada con un conjunto de proyectos solares por 300 MW en la Puna. Cosechó la firma de trading también información de desarrolladores (por el momento, menos de una decena) que están posicionándose en la zona, en provincias como La Rioja, Salta, Catamarca y San Juan.

La región de Cuyo cuenta con casi 200 MW en proyectos solares. Existe allí buen potencial de proyectos RTB y NRTB. En la zona, en la Provincia de San Juan están los únicos 4 proyectos que inyectan su energía al SADI, sumando un total 8.2 MW a través de Cañada Honda I y II (2 MW y 3 MW), San Juan I (1.2 MW) y Chimbera I (2 MW).

En la región Centro, la mayor parte de los proyectos se encuentran en la Provincia de San Luis. Mucho que ver ha tenido el nivel de involucramiento que ha tenido el Departamento de Energía Renovable para colaborar con los 300 MW en proyectos NRTB que ostenta la provincia.

Los proyectos en territorio jujeño son: Cauchari I, II y III, propiedad de la estatal JEMSE S.E., de 100 MW cada uno, y Parque Corsan solar Isolux de 100 MW, presentado por la española Isolux.

En el caso de Salta, los proyectos son más numerosos. Cobres I de 100 MW, desarrollado por la internacional Akuo Energy; Solartia Puna de 99 MW, de la firma nacional Chediack; Solar La Puna de 100 MW, de Filfar; y Rincón del Salar I, II, III y IV de 100 MW cada uno, propiedad de Energía Sustentable S.A., compañía con más proyectos solares presentados en la subasta: 635 MW.

Los proyectos que adjudiquen sobre este nodo tendrán poco menos de 2 años y medio (900 días corridos) para su puesta en marcha, a diferencia del resto que tendrán 2 años (730 días corridos), de acuerdo al plazo establecido por el Ministerio de Energía y Minería.

En diálogo con energiasrenovables.com, Jorge Giubergia, director general de Energía Eléctrica de la Secretaría de Energía de Salta, dice no estar sorprendido por el número de proyectos ofertados sobre la misma línea.

De los tres proyectos restantes en la provincia, dos pugnarán en la Línea de 132 kV de Cafayate. Se trata de 130 MW compitiendo sobre un nodo capaz de despachar 80 MW. En cuanto al proyecto denominado ‘Ullum3’, según CAMMESA de 36,5 MW ubicado en la provincia norteña, funcionarios salteños dicen no reconocer tal proyecto y ponen en duda su existencia en la jurisdicción.

La firma del estado provincial de Jujuy, JEMSE S.E., presentó los 3 proyectos de 100 MW cada uno con una participación accionaria del 80 %, mientras que el 20 restante quedó en manos de privados.

Al respecto, el secretario de Energía jujeño indica: “Esto (en relación al desarrollo de proyectos de energías renovables y su posterior venta de energía a CAMMESA) es sumamente importante y va en consonancia con la mirada del gobernador de Jujuy, que es la de cambiar la matriz productiva y entregarle al pueblo jujeño riqueza con este desarrollo”.

La energía solar térmica cobra cada vez mayor vigor en la matriz energética. Tal es así que el Gobierno tiene en carpeta impulsar un plan específico. Como la ley 27.191 apunta al sector de las energías renovables para generación eléctrica, mientras avanza con la licitación para grandes parques trabaja para fomentar otras tecnologías.

Para apuntalar esta dinámica, el Gobierno planteó la necesidad de contar con el “Censo 2016 de energía solar térmica“, una herramienta que permite recabar información fehaciente y actualizada de la tecnología y sus participantes a nivel nacional.

Vientos consolidados

Energía eólica lleva más tiempo de desarrollo. SAESA relevó 5.529 MW, con la mayor participación de proyectos concentrada en las regiones de Comahue, Buenos Aires y la Patagonia.

Encabeza el ranking Chubut, que ya ha marcado el paso con sus 137 MW de potencia instalada a través de los parques El Tordillo (3MW), Loma Blanca IV (51 MW), Rawson I y II (50 MW y 27.4 MW) y Diadema (6.3MW). Registra buena cantidad de proyectos RTB y NRTB. Algunos de desarrollo de muchos años como Angelito (200 MW), Malespina I y II (50 MW y 30 MW), las expansiones de Loma Blanca por un total de 150 MW aproximadamente, Rawson III por unos 23 MW, entre otros.

Respecto de los proyectos de mini hidro, Argentina tiene un potencial muy interesante para desarrollar. La Ley 27.191 extendió la caracterización de energías renovables hasta 50 MW de potencia (anteriormente establecida en 30 MW). Se ha relevado algo más de 970 MW posibles, de los cuales hoy operan solo 3 centrales con contratos de abastecimiento con CAMMESA: La Lujanita (1,7 MW) y Luján de Cuyo (1,07 MW) en la provincia de Mendoza y Salto Andersen (7,9 MW) en la provincia de Río Negro.

Fuente: www.urgente24.com

Advertisements

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *