La llave de la evolución sigue dependiendo de las baterías

El sol y el viento generan electricidad, pero su variabilidad obliga a almacenarla en acumuladores cuyo precio caería pronto a la mitad. Estados Unidos lleva cierta ventaja en el desarrollo de nuevas tecnologías, pero hay proyectos en Japón y Alemania que también compiten por el premio mayor: optimizar los costos de la acumulación.

La compañía Southern California Edison (SCE), que suministra energía a 14 millones de personas, ha reunido más de 600 mil celdas de batería de iones de litio (suficiente para abastecer a dos mil autos Chevrolet Volt) en una subestación en Tehachapi, California. El proyecto piloto, de 54 millones de dólares, tiene como objetivo recoger la energía generada por las cinco mil turbinas eólicas en la zona y almacenarla para su uso futuro.

El almacenamiento rentable de las energías eólica y solar es el “Santo Grial” de la industria, afirma Morgan Stanley, toda vez que los momentos de mayor producción durante los días soleados o las noches de viento no siempre coinciden con los picos en la demanda. Aun cuando las baterías son hoy demasiado costosas para su uso a gran escala, la mejora de la tecnología está reduciendo los costos, lo que significa que los sistemas de almacenamiento podrían sustituir algunas plantas y evitar la necesidad de otras nuevas, así como reducir la demanda de petróleo, de acuerdo con UBS AG y Citigroup Inc.
Mientras Alemania adorna sus costas con turbinas eólicas en busca de frenar el calentamiento global, en México el 25 por ciento de energía en 2018 sería de fuentes limpias. “Estamos en pañales en esto”, admite en entrevista telefónica Ron Nichols, vicepresidente senior de asuntos regulatorios de SCE, cuya sede está en Rosemead, California. “La tecnología es importante. No sé si ya es revolucionaria, pero tiene el potencial de serlo, sobre todo si se implementa más intensamente y los costos bajan”.
En los próximos siete u ocho años, el precio de las baterías utilizadas para el almacenamiento puede descender a la mitad, a 230 dólares por kilovatio-hora de capacidad de generación, estima Sofia Savvantidou, analista de Citigroup en Londres. Las autoridades, dice, se han fijado objetivos más ambiciosos para la energía renovable, mientras que la demanda de baterías es cada vez mayor, como es el caso del fabricante de automóviles eléctricos Tesla Motors Inc.
Los precios de las baterías para vehículos eléctricos ya han caído casi un 50 por ciento desde 2010 a un valor cercano a los 500 dólares por kilovatio-hora, y “aprovechando la tecnología de las baterías automotrices, los fabricantes de baterías también pueden estar en condiciones de suministrar baterías de almacenamiento a un precio más bajo,” señaló Citigroup en un informe del 25 de septiembre.
El presidente de Tesla, Elon Musk , dijo que las baterías para coches eléctricos disminuirán a 100 dólares en la próxima década. Las baterías de Tehachapi son proporcionadas por LG Chem Ltd. y son del mismo tipo que las usadas en el Volt de General Motors.
El proyecto de Southern California Edison es parte de una iniciativa para obtener más energía eólica y solar en el estado, uno de los más soleados en Estados Unidos. Un tercio de la electricidad de California debe provenir de fuentes renovables para el 2020, y la disposición también exige que las tres mayores compañías eléctricas propiedad de inversionistas almacenen mil 325 megavatios para 2024. El estado de California ya cuenta con más de 12 mil turbinas eólicas, más que cualquier otro estado, según la Asociación Estadounidense de Energía Eólica.
En Estados Unidos, la mayor parte de la electricidad se produce al mismo tiempo que se consume, y los proveedores activan y desactivan plantas en función de la demanda. Las centrales de carbón y las plantas nucleares proporcionan gran parte de la carga base, el año pasado constituyeron en conjunto el 58 por ciento de la producción nacional, según datos del gobierno.
Las centrales dedicadas a la carga pico (que por lo general operan con gas natural), que representaron el 27 por ceinto de la producción de Estados Unidos, son más flexibles. Intervienen cuando la demanda aumenta, a menudo en los días calurosos, cuando los consumidores encienden el aire acondicionado.
En 2013 apenas el 4.1 por ciento de la energía en Estados Unidos provenía de las turbinas de viento, y menos del uno por ciento fue generado por paneles solares, ambas fuentes son más imprevisibles que los combustibles fósiles. El resto fue suministrado principalmente por las represas hidroeléctricas, el vapor geotérmico y el petróleo.
California ya produce más energía solar que puede consumirse durante ciertas horas en la primavera, cuando el clima es cálido pero no demasiado como para usar el aire acondicionado, comenta Nichols de SCE. La producción excedente, dice, puede alcanzar los 10 mil a 15 mil megavatios para el año 2020, cuando el Estado logre sus objetivos en energía renovable, por lo que se necesitarán baterías para evitar el desperdicio de energía.
La planta de Tehachapi puede almacenar 32 megavatios-hora de energía, por lo que es el proyecto de baterías de iones de litio más grande de Norteamérica en términos de potencia, asegura la compañía.
Otros países están implementando proyectos similares. La compañía eléctrica alemana Wemag AG inauguró el mes pasado la primera instalación comercial de baterías de almacenamiento en Europa, se trata de una unidad de 5 megavatios construida por Younicos AG que almacena energía en celdas de litio con dióxido de manganeso hechas por Samsung SDI Co.
En Japón, Toshiba Corp. suministra las baterías de iones de litio para un proyecto piloto de la compañía Tohoku Electric Power Co., que creará un sistema de almacenamiento de energía de 40 megavatios en Sendai, el más grande de su tipo cuando se concluya en 2015.
Tesla, con oficinas centrales en Palo Alto, California, planea una megaempresa de cinco mil millones de dólares en Nevada con la ayuda de la japonesa Panasonic Corp.; será la fábrica de baterías más grande del mundo, anunció Musk el mes pasado.
Samsung, a su vez, se ha asociado con inversores chinos para construir una fábrica de baterías para automóviles en Xian, China. De acuerdo con UBS, en la próxima década los vehículos eléctricos posiblemente representen el 10 por ciento de los registros de nuevas matriculaciones en Europa, la firma estima que los costos de las baterías se reducirán en más del 50 por ciento para 2020.

Fuente: www.bloomberg.com

Advertisements

Las energías renovables, creadoras de empleo

En el mundo, generaron 6,5 millones de nuevos puestos de trabajo. China y Brasil, las principales potencias en el sector. El negocio de biocombustibles líquidos y biogas, en auge.
Combinar la rentabilidad con el cuidado por el medio ambiente es la apuesta que para cada vez más personas en el mundo definirá el futuro de la economía y, en última instancia, de la humanidad. Las recetas y recomendaciones son tan abundantes como diversas. Todas, hasta ahora, sin lograr una fórmula que aplique a todo el marco empresarial. Un dato que llega desde la Agencia Internacional de Energías Renovables (Irena, por sus siglas en inglés), sin embargo, pueden mostrar un camino posible que se basa en el impulso para la generación de puestos de trabajo a nivel global. 
 
Según las estadísticas actualizadas para el año 2013, las energías renovables, en su totalidad crearon 6,5 millones de nuevos empleos. Por rubros, el mayor fue el solar fotovoltaico que generó 2,3 millones de puestos de trabajo, concentrados en su mayor parte en China, mientras que el sector eólico emplea actualmente a más de 834.000 trabajadores en todo el mundo. 
 
Para el sector renovable, en general, detrás de la mayor economía del mundo, se destacaron los principales generadores fueron Brasil, los Estados Unidos, India, Alemania, España y Bangladesh. Así, en energía eólica marina, Europa representó la mayor parte del empleo mundial, con 58.000 puestos de trabajo. Sobre la base de estas cifras, la energía solar fotovoltaica y la energía eólica fueron las tecnologías de energía más dinámicas del rubro.
 
Más allá del probado potencial de la energía eólica en la Argentina, un dato no menor que puede pesar en la economía local, es el creciente peso de los negocios de biofuels líquidos, biomasa y biogas. Juntas generaron el año pasado 2,5 millones de nuevos puestos de trabajo, en el mundo. 
 
El informe concluye, sin embargo, en que la condición base para atraer las inversiones necesarias la predictibilidad y seguridad jurídica.


Fuente: www.elcronista.com

Sector solar térmico en Argentina: límites y posibilidades

La energía solar térmica se afianza como una tecnología eficaz y conveniente a la hora de brindar electricidad de una forma sustentable en todo el país. 

Definida como la transformación de la energía radiante solar en calor o energía térmica, sus principales aplicaciones son la obtención de agua caliente para uso sanitario o el calentamiento de fluidos con fines industriales, así como el acondicionamiento térmico de espacios cerrados.

 
En lo que hace al primer uso, la tecnología disponible utiliza lo que comúnmente se denomina “calefón solar” para intercambiar calor con el equipo de acumulación integrada, o “colector solar”, que transforma los rayos del sol en energía térmica. Estos equipos pueden aplicarse en los rubros residenciales, de servicios, sectores públicos y hasta industriales.
 
El principal problema al que se enfrenta el sector es la falta de penetración de la tecnología en el mercado local. Esa condición hace que las pymes que se dedican a fabricar estos equipos –que son más de 20– operen en una escala insuficiente para lograr tecnificarse, ya que sin un apoyo sistemático y decidido por parte del Estado para facilitarle a la población el acceso a estas tecnologías no es posible impulsar un crecimiento significativo del sector.
 
“Es frecuente que nos comparemos con Brasil en diversos temas, allí tenían instalado cerca de 4.5 Mm2 hacia finales del año 2011, y se estima que durante el 2012 sumaron 1.2 Mm2, explica Gustavo Gil, coordinador del Programa de Energías Renovables del INTI. “En Argentina, no sólo no contamos con estadísticas oficiales al respecto sino que el estimativo de equipos solares térmicos de baja temperatura instalados hasta la fecha supera los escasos 40.000 m2 y crece con una media de 5.000 m2 que se incorporan anualmente en el último periodo”. Esta asimetría se debería en principio a dos factores: ausencia de una política de promoción y aplicación de la tecnología solar térmica y, por otro lado, el bajo costo relativo de la energía con importantes subsidios aplicados a la demanda.
 
Esta tendencia se está revirtiendo lentamente gracias a un mayor conocimiento por parte de los ciudadanos acerca de los beneficios que traen aparejadas las energías sustentables, así como la conveniencia económica en muchas regiones del país.
 
La creación por parte del INTI de un laboratorio de energía solar permitió ganar confianza entre usuarios e hizo posible que los fabricantes nacionales contaran con el apoyo del Estado para realizar mejoras continuas en sus productos. 
 
Entre los resultados que arrojó esta iniciativa se destaca el aumento de la participación en el mercado de los equipos locales, que en la actualidad llega al 25%, desplazando de a poco a los productos importados y, a su vez, la implementación de ensayos bajo las más estrictas normas internacionales de calidad. 
 
En igual sentido, comenzaron a perfilarse políticas públicas amplias, desde la participación de fabricantes nacionales en licitaciones públicas, planes de fomento de la energía solar y líneas de financiamiento específico como en el caso de la Provincia de Santa Fe, a través del programa “Un Sol para Tu Techo”.
 
Sin embargo estos esfuerzos aún son insuficientes ya que aún no se ha modificado el actual paradigma de generación y consumo energético: generación concentrada y consumo disperso y desaforado, lo que deja vacilante al concepto de sustentabilidad.
 
“Poner en crisis nuestra forma de generar y consumir energía implica asumir un nuevo paradigma que permita a una comunidad o individuo generar parte de la energía que consume. Esta forma de generación distribuida permite vislumbrar la oportunidad: desarrollo local, industrialización rural y en particular, la universalización del acceso a la energía, derecho que tenemos todos los habitantes, asegura Gil.
 
Este cambio de paradigma requiere un desafío político superior: pensar a las energías renovables no sólo como una oportunidad para el ambiente y la conservación de recursos estratégicos, sino también como herramienta de inclusión.
 
Números más que claros
La capacidad total estimada de colectores térmicos solares en operación en todo el mundo a finales de 2012 fue de 268,1 Gwth, que equivalen a 383,0 millones de metros cuadrados de superficie de captación. Esto implica un rendimiento del colector anual de 225,0 TWh, lo que equivale a un ahorro de 24.0 millones de toneladas de petróleo y 73.7 millones de toneladas de CO2. 
 
En Alemania y otros países centrales se han logrado importantes tasas de participación de estas energías en su matriz energética, y continúan esforzándose para aumentar permanentemente la participación de estas tecnologías.
 
Considerando un costo promedio de $3.500 por cada metro cuadrado instalado, con 3.5 millones de pesos pueden generarse 15 puestos de trabajo con mano de obra directa y dejar instalada una capacidad de 1 MWth de potencia en cada caso.
 
Un hogar que instala un equipo de 2 m2 con un tanque de acumulación de 180 litros, deberá asumir en promedio una inversión menor a los $ 8.000.-, que en el caso de reemplazar el Gas Licuado de Petróleo (GLP) los plazos de amortización se reducen a menos de 5 años.


Fuente: www.inti.gob.ar

Chile construye planta de energía solar para riego de frutales en el desierto de Atacama

En el valle de Copiapó, en pleno desierto de Atacama, una empresa chilena exportadora de fruta usará la energía del sol para extraer agua desde napas subterráneas y regar casi 300 hectáreas donde siembran nada menos que uva de mesa.

Se trata de la primera planta fotovoltaica en Chile que se va a dedicar en su totalidad al desarrollo de la agricultura. El proyecto, actualmente único en su tipo, no solo permite cultivar fruta de exportación en el desierto más árido del mundo, sino también generar energía completamente limpia.

Según José Miguel Fernández, gerente general de Subsole, una de las cinco mayores exportadoras de fruta del país y pionera con este proyecto, “la idea es que la producción de productos frescos tenga un cuidado con el medio ambiente, esté libre de emisiones y sea amigable. Por otra parte los costos de energía se han disparado en los últimos años por lo que nosotros, al crear esta planta fotovoltaica, estamos optando por un seguro para eventuales alzas de precios, que es lo más probable que ocurra en los próximos años”, comenta Fernández.


Con una inversión total que ronda en los 3 millones de dólares, los paneles solares cubrirán una hectárea, en el predio Agrícola don Alfonso Ltda., en la localidad de Hornitos, a 800 km. al norte de Santiago.

El lugar, que es propiedad de Subsole y que está en plena cosecha, cuenta con una superficie de 289 hectáreas, de las cuales 265 están destinadas a la producción de uva de mesa temprana para exportar a los cinco continentes.

En una primera etapa, los paneles fotovoltaicos serán capaces de generar 300 Kw. Al sumar dos etapas siguientes, la capacidad generadora podrá llegar hasta 1 Mw, energía suficiente como para abastecer a 600 hogares. Este nivel de generación de electricidad es tan alto, que la exportadora podrá vender excedentes a productores de fruta vecinos o a mineras cercanas.

El proyecto es parte de los planes de expansión de Subsole, que proyecta embarcar cerca de 7 millones de cajas de uva de mesa esta temporada a los mercados internacionales. La inversión le permitirá a la empresa aumentar significativamente su producción en el valle de Copiapó durante los próximos cuatro años.

“El parque fotovoltaico de Copiapó genera un precedente para la agricultura nacional y mundial, y para el desarrollo de energías limpias y renovables en el sector productivo de Chile. Demuestra que es posible recurrir a energías con cero emisiones de dióxido de carbono para producir fruta de calidad. Al mismo tiempo, esta planta nos permite asegurar costos estables de energía y una mayor eficiencia”, dice Miguel Allamand, presidente y socio fundador de Subsole.

El proyecto es replicable en otras zonas del país con alta radiación solar y en cualquier tipo de industria agrícola y productiva. Permite además adecuarse a los estándares en los mercados internacionales de destino, cada vez más exigentes en materia de cuidado del medioambiente y producción sustentable.

La construcción del parque solar contó con la asesoría de la Fundación Chile y el apoyo financiero del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

La empresa alemana Kraftwerk Renewables Power Solutions y su filial en Chile desarrollaron y construyeron la planta tras un estudio de prefactibilidad para implementar tecnología solar, mejorar métodos de riego y almacenamiento de agua.

Fuente: www.emol.com

Seguinos en Facebook
Seguinos en Twitter
Seguime en Google+

Sistema Ivanpah de Generación de Energía Solar, uno de los más grandes del mundo

Un sector ventoso del desierto Mojave que otrora albergaba a tortugas y coyotes ha quedado transformado por cientos de miles de espejos en la más extensa planta solar de su tipo en el mundo, un hito en esta creciente industria que pone a prueba el equilibrio entre la conservación de la vida silvestre y la búsqueda de energía limpia en el oeste de Estados Unidos.

El Sistema Ivanpah de Generación de Energía Solar, el cual se extiende sobre unos 13 kilómetros cuadrados (5 millas cuadradas) de terrenos federales cerca de la frontera estatal entre California y Nevada, fue inaugurado formalmente el jueves después de años de tener que superar barreras regulatorias y legales. Fue necesario cumplir con diversas normas, desde reubicar a las tortugas protegidas hasta evaluar el impacto que su operación tendrá en el algodoncillo que cubre el terreno de Mojave y otras plantas.

“El proyecto Ivanpah es un excelente ejemplo de cómo Estados Unidos se está convirtiendo en un líder mundial de la energía solar”, destacó el secretario de Energía, Ernest Moniz, en una declaración después de la ceremonia de inauguración en el lugar. “Este proyecto demuestra que la construcción de una economía basada en la energía limpia crea empleos, reduce las emisiones de los gases de efecto invernadero y fomenta la innovación estadounidense”.

El complejo de tres unidades generadoras, que ha requerido una inversión de 2 mil 200 millones de dólares, es propiedad de NRG Energy Inc., Google Inc. y BrightSource Energy, con capacidad de producción de casi 400 megavatios, energía suficiente para 140 mil viviendas. Comenzó a generar electricidad el año pasado.

Se han planeado proyectos de mayor dimensión, pero por ahora Ivanpah es considerado un hito para la emergente industria de la energía solar en Estados Unidos. Aunque este tipo de energía genera menos del 1 por ciento de la producción energética en todo el país, se planean o se están construyendo miles de proyectos de plantas generadoras de gran escala o centros más pequeños, en particular a lo largo de la soleada región del suroeste.

La inauguración de la planta tiene lugar en momentos en que el gobierno continúa estimulando el desarrollo de energía más limpia y favorable al ambiente.

Unos 350 mil espejos controlados por computadoras, cada uno de aproximadamente el tamaño de una puerta de garaje, reflejan la luz solar hasta calderas colocadas arriba de torres de 140 metros (459 pies) de altura, que al hervir generan vapor, el cual mueve turbinas para generar electricidad.

El Departamento de Energía informa que la industria solar emplea a más de 140 mil personas de unas 6 mil 100 empresas.

La planta Ivanpah está situada a 75 kilómetros (45 millas) al suroeste de Las Vegas, un área de sol constante durante el año y cercana a las líneas de trasmisión que llevan energía a los usuarios.

Aunque los ambientalistas impulsan el desarrollo de energías alternas, también les preocupan las alteraciones que éstas puedan traer al ecosistema.

Documentos del gobierno indican que decenas de aves, desde gorriones hasta halcones han sido encontrados muertos en el lugar, algunos con las plumas derretidas. Se sospecha que su muerte se debe al choque contra los espejos y por quemaduras. En noviembre se hallaron 11 aves muertas.

La organización Western Watersheds Project ha entablado una demanda contra las agencias federales a cargo del estudio del proyecto Ivanpah.

La empresa NRG no ha dado declaraciones en respuesta a preguntas sobre la demanda.

Fuente: http://www.informador.com.mx/

En 2016 Uruguay será el país del mundo con mayor porcentaje de energía eólica

El año 2008 fue el de los primeros llamados, iniciando una curva de aprendizaje que llevó varios años y 2011 fue el año de las adjudicaciones. En 2012 se comenzaron a vislumbrar los proyectos y 2013 es el año del gran desafío logístico y la construcción de parques. Para 2016, si todo sale como está proyectado, Uruguay será el país del mundo con mayor porcentaje de energía eólica en su oferta energética.

En estos momentos, hay más de una veintena de proyectos de parques privados en etapa de autorización o ya en obra, además de los proyectos en que participa UTE, tanto parques propios como mediante leasing con operadores privados. A ello debe sumársele el proyecto anunciado meses atrás en conjunto con Electrobras de Brasil, que se desarrollará en Colonia.

Serán más de 500 aerogeneradores distribuidos por todo el territorio nacional, aunque con fuerte prevalencia de la zona sur, donde las oportunidades de inversión, junto con las características del viento, han sido determinantes.

La inversión global estimada en el sector supera los 2 mil millones de dólares, según coinciden operadores privados y representantes de gobierno, respaldados en las cifras de los costos unitarios de adquirir, montar y poner en marcha cada aerogenerador. Si bien esta actividad no es muy intensiva en generación de mano de obra, excepto en la etapa de construcción, un aspecto importante es que no menos del 25% de esa inversión queda en el país, a través de la logística, el transporte, montaje y construcción, entre otras actividades.

Esta cifra puede multiplicarse varias veces si se da el paso de elaborar algunas de las partes de los aerogeneradores en el país, segmento de actividad en el cual ya hay varios interesados.

Según Ramón Méndez, Director Nacional de Energía, las transformaciones globales en materia energética que se están llevando a cabo, involucran inversiones por 7 mil millones de dólares en los últimos años, “cinco veces por encima de la inversión promedio de energía en América Latina en conjunto”, subrayó. En ese contexto, el mayor impacto esperado corresponde a la energía eólica.

Cambio de matriz
La matriz de abastecimiento de energía para la economía uruguaya se ha caracterizado históricamente por una participación mayoritaria de energías no renovables, a través del petróleo y sus derivados, que en líneas generales ha tenido una participación de entre 50 y el 60 por ciento del total. En los últimos años, se observa un aumento en la generación a través de energías renovables y el papel de la eólica se ha vuelto cada vez más relevante. Ello coincide con una década de crecimiento ininterrumpido de la economía, lo que ha tenido su correlato en la demanda de energía, tanto a nivel doméstico como desde el sector productivo. La demanda energética se expandió a una tasa promedio anual superior al 6 por ciento desde 2004 al presente, y las proyecciones de la Dirección Nacional de Energía estiman un comportamiento similar para los próximos años.

Desde 2009 está vigente un decreto que viabiliza incentivos tributarios específicos para el sector de las energías renovables, que han sido debidamente aprovechados por agentes locales e inversores del exterior. La existencia de un régimen fiscal muy atractivo para la generación eólica, determinó que casi el 80 por ciento de los proyectos promovidos por la Comisión de Aplicación de la Ley de Inversiones durante el año pasado, correspondiera a este sector de actividad. A su vez, los capitales invertidos han sido fundamentalmente del exterior, debido a la magnitud de los proyectos que escapan a la posibilidad de ser financiados, generalmente, en el mercado local. Aquellos que cuentan con capitales nacionales, están mayormente consorciados con compañías del exterior.

Al tope
Según la última programación estacional aprobada a comienzos de mayo por ADME (Administración del Mercado Eléctrico), una figura pública no estatal donde están representados el gobierno, los grandes consumidores y los generadores privados, al primero de enero de 2015 habrá 718,6 megawatts (MW) instalados provenientes de energía eólica, de acuerdo con la marcha prevista de cada uno de los proyectos. Al primero de junio de 2015, se estima que se alcanzarán los 1.039 MW; en enero de 2016, según las proyecciones, serán 1.346 MW conectados a la red de suministro de UTE.

Teniendo en cuenta que Uruguay consume en promedio, 1.100 MW y que las proyecciones indican que ese promedio se ubicará en 1.200 MW para 2016, se puede afirmar que si en algún momento estuvieran todos los parques funcionando, se podría cubrir la demanda total del país con energía proveniente del viento. “En alguna madrugada ventosa de verano, cerca del 100% de lo que se consuma puede ser cubierto por eólica”, asegura el Director Nacional de Energía. En una instancia así, “estaríamos reservando toda el agua de las represas y manteniendo todas las máquinas (térmicas) apagadas, porque no las precisaríamos”.

Más allá de esto, se espera que en promedio se pueda cubrir un 30 por ciento de las necesidades con energía eólica, cada año, lo que pondría a Uruguay como el país con mayor aprovechamiento del viento para la generación de energía. Vale la pena recordar que actualmente, los países con mayor desarrollo en la utilización de esta energía, que son Dinamarca, España y Alemania, satisfacen respectivamente el 20%, el 14% y el 12% de sus necesidades totales con esa fuente.

Generación actual
En once puntos del territorio nacional se están comenzando a montar aerogeneradores. Paralelamente, otros diez esperan la autorización ambiental. Uno más aguarda la autorización de generación.

Ya se encuentran activos y aportando a la red eléctrica nacional, los proyectos en Rocha del Grupo Bulgheroni de Argentina (Agroland y Nuevo Manantial). “Agroland” fue el primero en entrar en operaciones en marzo 2007, pero con un aporte de tan solo 0,5 MW. En junio de 2008, “Nuevo Manantial” se conectó a la red con un aporte de 13 MW. En diciembre 2008, próximo a San Carlos, en Maldonado, se sumó el primer parque de UTE, “Caracoles I” y en junio 2010 entró en funcionamiento “Caracoles II”, que en conjunto generan 20 MW a partir de 10 aerogeneradores. Además, en abril de 2011 se conectó a la red el proyecto “Magdalena” de Kentilux, 9 aerogeneradores que en conjunto generan 17,2 MW en la zona de Colonia Wilson, en San José, en una inversión de capitales nacionales asociados con la multinacional del sector Ventus. El último en entrar en funcionamiento fue el aerogenerador montado por la empresa lanera Engraw en Fray Marcos, Florida, que aporta 1,8 MW.

De esta forma, se alcanzan los 52 MW que a esta fecha están instalados y conectados a la red eléctrica nacional, con más de 40 “molinos” sumados al paisaje local.

Contra reloj
Las expectativas oficiales en cuanto al rápido avance de los proyectos, van acompañadas de las condiciones contractuales de las últimas adjudicaciones que determinan que todos quieran comenzar a generar cuanto antes.

En enero de 2011 se hizo la primera adjudicación de importancia -hubo dos llamados de escaso volumen en 2007 y 2008 con la intención de “conocer” el mercado-, cuando quedaron en carrera los proyectos del grupo Eurnekián (Fingano), Impsa (Libertador) y Teyma (Palmatir). En esa ocasión, el precio al que UTE se comprometió a adquirir esa energía fue de 84 dólares por cada MW. En el segundo llamado, en agosto de 2011, se adjudicó a un precio bastante inferior, de 63,5 dólares el MW. Allí ingresó un proyecto del grupo Otegui (Luz de Mar), uno de Sowitec (Minas I) y otro de New Energy (Agua Leguas).

El caso es que a estos últimos, se les otorgó un bono, que les aseguraba que toda la producción que se generara previo a marzo 2015, en realidad se pagaría a 110 dólares y no 63,5 dólares. Ese esquema se repitió para un nuevo llamado, a principios de 2012, en el cual se sumaron varios de quienes habían quedado afuera en instancias anteriores, e inclusive, algunos de los que ya habían logrado adjudicaciones, con nuevas iniciativas. Ante esta realidad, es de imaginar que los procesos de solicitud de autorización y posterior construcción, están siendo acelerados por sus impulsores.

Sumar valor y mano de obra a proyectos energéticos
Una incipiente implantación industrial en Uruguay vinculada con la energía eólica puede observarse a través de la fabricación de las torres de los aerogeneradores. Es el caso de Agua Leguas, en Peralta, donde las torres se armarán en el lugar, en hormigón. Con buen tiempo, una torre de hormigón de más de 100 metros puede erigirse en menos de una semana.

Desde Enercon -fabricante alemán y propietario del parque bajo la firma New Energy, junto con SEG Ingeniería de Uruguay- se asegura que las torres de hormigón permiten alcanzar una altura de 108 metros, mayor que las torres de aceroutilizadas principalmente en el sector. “Este sistema de producción evitará la complejidad y los costos del transporte” sostiene Juan Ruiz-Jarabo, gerente de Enercon Uruguay. La ubicación de la planta de producción de torres de hormigón, que se espera que esté pronta para septiembre, se hará en el mismo predio del parque y contará con 5.000 metros cuadrados de superficie y una plantilla total de 145 personas, preferentemente de la zona, al igual que las empresas proveedoras.

“Las torres de hormigón están planificadas, en principio para los parques de Peralta, ya que para establecer una producción a largo plazo es preciso contar con varios parques eólicos en la misma zona a lo largo de los años, además de incentivos claros para la creación de un tejido industrial eólico”, sostiene Ruiz-Jarabo. Una vez concluida esta etapa, es probable que la planta se traslade a Brasil para el montaje de otros parques, mientras aquí no aparezcan nuevas oportunidades.

Desde la Dirección de Industrias se evalúa la posibilidad de estimular además la presencia en el país de otras iniciativas industriales ligadas al complejo eólico, en el área metalúrgica o mecánica, aunque hasta el momento no existe ningún proyecto en concreto.

Un desafío logístico para el puerto
Las enormes piezas que componen cada aerogenerador y que ingresan por el Puerto de Montevideo, han puesto a prueba la operativa logística combinada, demandando la máxima eficiencia de la administración pública, aduana, operadores y transportistas.

Un estudio realizado por el experto Santiago Mullin para una presentación en la Asociación Uruguaya de Energía Eólica, proyectaba que en febrero 2012 se deberían mover vía puerto y carreteras, cerca de 5.500 “bultos” en referencia a las piezas de los aerogeneradores, en el transcurso de dos años y medio. Eso representaba 8-9 bultos por día hábil durante todo el período.

Gonzalo López Roldan, Comercial Ejecutivo de Montecon, explicó que en estos momentos, hay tres parques eólicos que están llevando a cabo su desembarque; en total se trata de 71 aerogeneradores, para lo cual se necesitan 3 o 4 buques, por cada caso.

“Es esencial no generar instancias de ejecución simultánea, pero en algunas ocasiones se ha dado”, explica, en referencia a la necesidad de atender más de una operación de este tipo al mismo tiempo.

“Nos encontramos en un punto verdaderamente álgido, un desafío logístico para el puerto de Montevideo”, afirmó, ante la compleja operativa en la que participan la Administración Nacional de Puertos y los operadores privados.

En Montecon, desde 2008 a la fecha se han desarrollado las operaciones de descarga de 8 proyectos eólicos, en total 103 torres -que vienen en secciones de 40 metros de largo- además de las aspas, las góndolas -donde se insertan las aspas- y las máquinas.

López Roldan sostuvo que muchas veces “las etapas de adjudicación y puesta en funcionamiento no contemplan la operativa que demandan desde el punto de vista logístico”, lo que hace más complejo el trabajo.

“Un puerto muy pequeño como el de Montevideo, para ser productivo tiene que ser muy eficiente, por lo tanto hay que evitar estadías prolongadas. En este tipo de operativas, con piezas de grandes dimensiones, es clave ser eficientes en el manejo de las cargas”, subrayó el ejecutivo.

Para el 2050 la energía solar podría ser la fuente de electricidad mas usada ?

En un informe presentado por la Agencia Internacional de Energía (AIE), se señala que la energía solar podría ser la principal fuente de electricidad en el año 2050, debido al desplome de los costos de los equipos para generarlo.

En los informes de la AIE dichos sistemas solares fotovoltaicos podrían generar hasta el 16 por ciento de la electricidad mundial en 2050, mientras que la electricidad solar térmica podría proporcionar un 11 por ciento adicional. 

“La rápida disminución de costos de los módulos y sistemas fotovoltaicos en los últimos años ha abierto nuevas perspectivas para el uso de la energía solar como una fuente importante de electricidad en los próximos años y décadas”, dijo el director ejecutivo de la AIE Maria van der Hoeven.

La energía solar fotovoltaica es la tecnología que registra el más rápido crecimiento de las energías renovables en el mundo desde el año 2000 en adelante, aunque sigue representando menos del 1 por ciento de la capacidad mundial de energía.

La AIE dijo que la expansión fotovoltaica sería liderado por China, seguido por Estados Unidos, mientras que en la solar térmica también podría crecer en los Estados Unidos, junto con África, India y el Medio Oriente.

Fuente: The Guardian

Un francés y una bicicleta solar para recorrer la Argentina

Un francés de 50 años de edad anunció que se propone realizar un recorrido de 12 mil kilómetros en Argentina en una bicicleta eléctrica, equipada con un molino eólico y paneles solares.
Roland Janin eligió el mes de diciembre para iniciar su viaje de seis meses por Argentina con
su bicicleta movida por energías renovables. Prevé recorrer 12 mil kilómetros en un periplo que incluye un puerto de montaña de 4.170 metros de altitud.
“A mi edad, no me siento lo bastante fuerte físicamente para hacerlo en una simple bicicleta”, así que “equipé una bici acostada con asistencia eléctrica, tratando al mismo tiempo de producir la energía de manera autónoma”, explicó.
Janin construyó él mismo la bicicleta: un chasis de bicicleta acostada de tres ruedas, equipada con un molino eólico en la parte delantera y paneles solares atrás y a los dos lados.
Todo ello hace funcionar dos baterías eléctricas que mueven el vehículo, de 55 kilos de peso. La bicicleta tiene una autonomía de 250 kilómetros y puede avanzar hasta a 36 kilómetros por hora.
“El objetivo de mi viaje es darme el placer de visitar ese bello país que es Argentina y de conocer a sus habitantes”, dijo.