San Lorenzo proyecta un estadio que usaría energía solar y eólica

El Club Atlético San Lorenzo de Almagro presentó el anteproyecto del nuevo estadio en Boedo, un concepto inédito en América Latina que promete ser el ecocentro del barrio para su potenciación y desarrollo. La cancha será rectangular como las europeas, sin codos, con tres bandejas y un jardín vertical que recubra toda la parte exterior. Además, las cuatro tribunas serán techadas y tendrá un estacionamiento subterráneo aproximadamente de tres pisos. En cuanto a la capacidad, es algo que todavía no está definido, pero se estima que podrían ingresar poco más de 50 mil personas. 
 
Lo que la dirigencia propone es que el “Estadio Papa Francisco” sea un nuevo centro verde de la zona sur, construyendo tres plazas nuevas en esa manzana (sólo hay una en todo Boedo), un corredor de arbolado sobre Avenida La Plata, Salcedo y Mármol, y la colocación de bulevares, lo cual ya está conversado con el Gobierno porteño. A ello se le suma la utilización de energía solar y eólica para autoabastecerse en parte, aunque esto depende de cómo adecuarían las estructuras para que esto sea posible. 
 
La idea principal es que el nuevo estadio revalorice la zona sur y la apuntale, atrayendo nuevos comercios, cambiando la cara del barrio volviéndolo más seguro y sirviendo como contenedor para todos los niños de la zona. Por ello es que se construirá un colegio y todos los menores de 12 años de Boedo estarán becados por el club para poder completar sus estudios primarios, además de poder acceder de forma gratuita todas las instalaciones del club, incluidas las del Bajo Flores. 
 
Fuente: www.ambito.com
 
Advertisements

Esto es amar a la energía solar: construirán la primera planta fotovoltaica en forma de corazón

La empresa especializada en energía solar Conergy tiene la intención de construir una planta fotovoltaica en forma de corazón en el territorio francés de Nueva Caledonia. Las obras para la construcción de esta instalación de 2 MW está programada para que comience en los próximos meses y se espera que se complete en el primer trimestre de 2015. 
La instalación fotovoltaica se está construyendo en en la isla más grande de Nueva Caledonia, Grand-Terre, y ocupará un área de cuatro hectáreas. Los representantes del proyecto sostienen que la forma de corazón del parque fotovoltaico solamente será visible desde el aire. El Director Gerente David McCallum en Conergy Australia dice que la planta enviará una señal al mundo: “Es hora de empezar a generar energía solar amorosa”.
 
El mundo de la energía solar fotovoltaica, según parece, da para todo.
 
Fuente: www.sunwindenergy.com
 

Solaria vende 20 MW de energía solar fotovoltaica en Uruguay

Este acuerdo se enmarca dentro de la licitación organizada por el Gobierno uruguayo para optimizar sus fuentes de suministro de energía así como fomentar el desarrollo de las energías renovables en el ‘mix’ energético del país.

Solaria Energía y Medio Ambiente ha firmado, a través de sus filiales Yarnel y Natelu, dos contratos de venta de energía para dos centrales de energía solar fotovoltaica con la empresa estatal UTE en Uruguay.

Cada uno de los proyectos cuenta con una potencia pico de 10 MWp, lo que hace un total de 20 MWp, “situando a Solaria como uno de los líderes en el desarrollo y explotación de proyectos fotovoltaicos en el Uruguay”, informó este martes la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Ambos proyectos contarán con un “alto nivel de componente local”, lo que contribuirá decisivamente al desarrollo de la economía del país y creación de empleo.

Con esta firma, Solaria reafirma su apuesta por el mercado de generación de energía en América Latina, donde ya cuenta con un proyecto de 3 MW en Brasil en consorcio con Cemig.

Fuente: www.evwind.com

Partes de una instalación de alta concentración fotovoltaica HCPV

Ya vimos en una nota anterior cómo es el principio de funcionamiento de los sistemas de alta concentración fotovoltaica HCPV. Ahora veremos en detalle las partes que conforman los sistemas HCPV, ya que cuentan con una serie de elementos que cumplen con funciones especificas.

Uno de los más importantes, lo representan los elementos concentradores de la radiación solar. Estos pueden ser o espejos concéntricos o bien de lentes con efecto lupa (llamados lentes fresnel) que concentran la luz solar hacia la celda fotovoltaica. Los factores de concentración que pueden alcanzar estos elementos van desde las 500, 1000 o incluso hasta las 2000 veces la radiación.

 

Otro elemento muy importante lo representa la celda fotovoltaica. En el artículo anterior hablábamos que los investigadores al encontrarse con que necesitaban menos área de celdas, en comparación al sistema fotovoltaico tradicional, podían invertir en una mejor calidad de material fotovoltaico. Para esta tecnología la celda fotovoltaica está compuesta de dos o tres capas de diferentes materiales químicos (por ejemplo GaInP/GaInAs/Ge) que cada uno de ellos captura un espectro electromagnético diferente. El resultado es que la conjunción de las tres capas realiza un aprovechamiento más efectivo de la energía solar, traduciéndose en un mayor porcentaje de conversión solar. Por otra parte, estas celdas son ubicadas en el eje focal de los elementos reflectantes o en el punto de concentración de las lentes para optimizar ese aprovechamiento.



Otro de los elementos que forman parte de esos sistemas de alta concentración, es que poseen un disipador del calor. Esto se debe a que la alta concentración de la radiación solar produce que los paneles alcancen unas muy elevadas temperaturas. Aunque la tecnología de celdas solares de los sistemas de concentración no sufre la elevada degradación en su rendimiento de las de silicio de la fotovoltaica convencional con las temperaturas altas, también resulta necesario evacuar el exceso de calor. Para ello se acoplan a la célula fotovoltaica láminas de cobre y aluminio que disipan el exceso de calor.

Quizás una de las desventajas de este sistema, sea el hecho que al tratarse de un sistema concentrador, necesitan poseer un sistema de seguimiento solar. Esta tecnología, para poder concentrar ópticamente la radiación solar, requiere que el panel se mantenga en perpendicular al sol en todo momento. Por eso, los paneles con esta tecnología requieren sistemas de seguimiento solar de dos ejes que realicen un seguimiento constante del sol en su movimiento por el cielo. Estos sistemas suelen contar con dos ejes de movimiento, uno para seguir el sol en un desplazamiento aparente de este a oeste y otro para hacerlo en altura. No obstante existe algún ejemplo cuyo sistema de seguimiento sólo cuenta con un eje vertical, como se verá más adelante. Lamentablemente los sistemas de seguimiento solar, resultan muy costosos.

 

Por otra parte en muchos casos, estos sistemas tienen los inversores de corriente integrados en el propio sistema de seguimiento. Se trata de un equipo común a todos los sistemas fotovoltaicos y es el encargado de transformar la corriente continua producida en los paneles, en alterna adecuada para su transporte y distribución.

 

La tecnología HCPV, para poder ser usada con éxito, requiere de un clima con abundante radiación solar directa, es decir con poca presencia de nubes a lo largo del año. Según datos de algunos fabricantes, a partir de índices de radiación anual de aproximadamente 1500 Kwh/m2/año, resulta más interesante la tecnología fotovoltaica de concentración que la convencional (porque se entiende que para alcanzar ese nivel, se requerirá un número suficiente de horas de radiación solar directa). Las zonas del planeta óptimas para ello serán los desiertos tropicales, como el Sahara, Oriente Medio, el Calahari, el de Arabia, Australia, el de Atacama o el de Sonora. Fuera de estos emplazamientos óptimos, también resultan adecuadas otras zonas como California, el sur de Europa, el norte y sur de África y en general las zonas intertropicales a excepción de las áreas selváticas ecuatoriales. Segun este principio, en el resto del mundo, la tecnología fotovoltaica convencional resulta más interesante.

 

La tecnología fotovoltaica de concentración no funciona en días nublados ya que aunque las células fotovoltaicas funcionan con radiación indirecta, la presencia de este material en un panel HCPV es tan reducida que, con los reflectores fuera de juego ya que no pueden concentrar este tipo de luz, la cantidad de electricidad que produce es mínima.

 

La mayoría de los fabricantes venden sistemas modulares escalables (panel más sistema de seguimiento e inversor) que permiten configurar un sistema solar de alta concentración desde una decena de KW hasta varios megawatios. En general, este nivel de potencias suelen exceder los requerimientos eléctricos de un hogar convencional, además el equipo es de muy difícil integración en un medio urbano. En ese sentido, pensamos que la fotovoltaica convencional resulta más versátil y flexible para aplicaciones domésticas. Quizá en comunidades de vecinos con instalación comunitaria en climas adecuados pueda ser más conveniente el uso de la fotovoltaica concentrada. Donde esta tecnología puede alcanzar su mejor utilidad es, siempre dentro del clima adecuado, en aplicaciones industriales o en centrales de producción eléctrica.

 

Actualmente, existen algunas centrales de producción en el mundo, aunque casi ninguna llega, por el momento , al megawatio de potencia. Muchas de ellas son en plantas de experimentación, destacando entre ellas la del ISFOC (Instituto de Sistemas Fotovoltaicos de Concentración) en Puerto Llano y en Almoguera, en España o varias otras realizadas en Estados Unidos. Algunas otras centrales ya cumplen con una función fuera de la investigación como algunas realizadas en China, Marruecos, Jordania o Italia.

La energía solar fotovoltaica HCPV esta aún poco expandida, aunque parece muy prometedora. Habra que esperar pues, a ver como evoluciona esta tecnología y que grado de difusión puede llegar a alcanzar en un futuro próximo.

Fuente: www.sitiosolar.com

Todo lo que hay que saber sobre los pavimentos energéticos

Hace unos años su mujer Julie salió deprimida del cine tras ver el documental “Una verdad inconveniente” realizado por el ex-vicepresidente de los EE.UU, Al Gore. En ese momento, Scott Brusaw, un ingeniero electrónico estadounidense preocupado por el medioambiente, decidió que podía aplicar sus conocimientos para combatir el calentamiento global.
Con alma de inventor Scott fundó la empresa Solar Roadways que fabrica pavimentos energéticos con paneles solares exagonales sobre los cuales se puede circular.Gracias al apoyo de algunos famosos y a las redes sociales, pudo convertir su idea en un fenómeno viral, haciendo que su sueño de reformar las autopistas para que generen energía se haga realidad. Por lo menos, cada vez está un poco más cerca de lograrlo.
 
Scott, ya tiene prototipos instalados a pequeña escala y defiende a capa y espada la utilidad de sus paneles, que pueden soportar el trajín no solamente de vehículos pequeños, sino también de los grandes. Además las inclemencias del tiempo, no representan un impedimento para generar electricidad. Según él, su idea tiene algo que contenta a todo el mundo: “A los ecologistas les encanta, y a los que niegan el cambio climático también, porque genera puestos de trabajo”.
La idea, que puede parecer un poco quijotesca pero silenciosamente ha conseguido enamorar tanto al gobierno de los Estados Unidos, que lo financió con 850 mil dólares en subvenciones, como a los contribuyentes, que han aportado al proyecto más de 2 millones de dólares a través de donaciones vía online.

Pero es interesante adentrarse un poco más en el proyecto para entender de qué estamos hablando. 

Hablamos de paneles hexagonales de vidrio templado donde cada uno contiene su propio microprocesador, que se comunica inalámbricamente con los paneles circundantes. Si uno de ellos se daña, automáticamente deja de emitir su señal a los demás. A continuación, el resto de los paneles se encargan de reportar la anomalía. Por ejemplo, con un mensaje que podría decir lo siguiente: “I-95 del kilómetro 114.3 carril hacia el norte, en el tercer bloque, el panel número A013C419 no responde”.

Se trata de un sistema modular, como si fueran baldosas. Eso hace que la reparación es mucho más rápida y más fácil que el sistema actual de mantenimiento de carreteras. Solamente en los EE.UU., más de 160 mil millones de dólares anuales se pierden en carácter de productividad de las personas que son atrapadas por el tráfico debido al mantenimiento de las carreteras. Cada panel pesa 50 kilogramos. Eso significa que el panel puede ser intercambiado y reprogramado en pocos minutos y el panel dañado es devuelto a un centro de reparación. 

Si bien los paneles están fabricados de vidrio templado, pareciera que podría ser un material frágil, es mucho más resistente de lo que uno cree. De hecho el vidrio templado se rompe de manera diferente que el vidrio común. La dureza de los materiales se miden por una escala que van de los materiales mas suaves con un valor de 0 a los más duros como el diamante con un valor de 10. El asfalto tiene una dureza de 1.3 unidades en esta escala. El cobre, tiene una dureza de 3, el hierro y níquel tienen una dureza de 4, de acero cae entre 4 y 4,5. Finalmente, el vidrio templado tiene una dureza que varía entre 5,5 a 6,0 (en realidad puede superar el 7). Hay que recordar que el vidrio templado, se convierte en 4-5 veces más fuerte que el vidrio no templado. Por ejemplo el vidrio blindado está hecho con vidrio templado laminado.
Otra de las ventajas que hay en este proyecto es que la superficie de la carretera se calienta por el mismo proceso físico de generar energía. Eso significa que desaparecerían los ciclos de congelación de caminos. Hasta las acumulaciones de nieve se acabarían en los casos que la nieve no sea demasiado abundante.

Estos paneles disponen además de una estructura interna de leds de alta potencia, que pueden verse durante el día aún con la luz del sol incidiendo sobre ellos. Por la noche, disminuyen su intensidad para que no afecten a los conductores y además se pueden desactivar si no hay vehículos sobre la calzada. Inicialmente el proyecto busca que los leds se activen alrededor de 800 metros por delante de un vehículo circulando sobre la autovía.
Otra opción muy interesante es que estos paneles se podrían usar para aplicaciones de seguridad, ya que son sensibles a la presión. De hecho se puede disparar una señal eléctrica cuando una persona se para sobre uno de ellos. Por ejemplo, podría disparar una alerta visual a los peatones para que no crucen la calzada. 

Scott asegura que sus paneles exagonales se pueden utilizar tranquilamente no solamente en calles y carreteras. Pueden aplicarse en aceras, senderos para bicicletas, estacionamientos. También asegura que las marcas de derrape de neumáticos no se adhieren a esta superficie, como sí lo hacen en el asfalto poroso y además pueden soportar una carga máxima en movimiento de 114 toneladas, datos más que sorprendentes para tratarse de una superficie de vidrio templado. 

Como siempre, los avances tecnológicos en el área de la energía solar lejos están de detenerse. Permantenemente investigadores como Scott aportan a la tecnología, nuevos visos que hacen que sea cada vez más util para el usuario común.

 
Video presentación: Proyecto 
Prueba mecánica: Prueba de un tractor