Celdas solares menos reflectantes inspiradas en los ojos de las polillas

Imitar las estrategias de la naturaleza suele ser el camino más corto hacia el éxito ante algunos problemas. Desde hace unos años, científicos japoneses y estadounidenses trabajan en copiar la estructura de los ojos de las polillas para reducir la reflexión de ciertos materiales, una solución muy interesante a la hora de construir celdas solares más eficientes.

La creación de nanoceldas de silicio reduce la reflexión de luz solar en un alto porcentaje, al igual que hacen los ojos de las polillas. El sistema podría abaratar costos en la producción de energía solar.

El equipo de Charles Black, del laboratorio Brookhaven, presenta en Nature Communications una solución inspirada en los ojos compuestos de estos insectos, cuyas celdas individuales tienen un tamaño inferior a la longitud de onda de la luz visible. Esto significa que cuando la luz incide en el ojo la mayor parte es absorbida y se introduce en la córnea sin interrupción, lo que se traduce en dos ventajas fundamentales: puede ver mucho mejor en la oscuridad y sus ojos no les delatan ante los depredadores por el brillo en la oscuridad.

Construir materiales antirreflectantes con esta estrategia no es una idea nueva, pero el equipo de Black ha utilizado un material conocido como copolímero de bloqueo que se organiza en pequeñas estructuras y permite generar una plantilla para construir celdas solares de silicio. Este material se usa para construir superficies que necesitan este tipo de textura, como suelas de zapatos o adhesivos, pero la aplicación en celdas solares es novedosa.

El resultado es una técnica que permite construir celdas solares texturizadas que son hasta un 20% más eficientes evitando la reflexión y buscan a manera de que el nuevo sistema permita reducir costos de producción.

Advertisements

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *