Climascopio 2014: Mientras Brasil, Chile, Uruguay y México están en el top 10 del ranking mundial, Argentina ocupa el vigésimo lugar

El Banco Interamericano de Desarrollo lleva adelante el informe anual Climascopio. El resultado esperado de este proyecto será la de aumentar el conocimiento sobre el marco de la región que permite, de inversión en energía limpia y financiamiento climático oportunidades de negocio de bajo carbono y limpias las cadenas de valor de la energía y las actividades de gestión de gases de efecto invernadero. 
De los 55 países analizados en esta edición del informe anual Climascopio, cuatro países latinoamericanos se encuentran en el top 10. También se destacan por su atractivo para inversiones en energías limpias Perú, Costa Rica, Nicaragua y Colombia.
La empresa de análisis financiero, económico y de políticas Bloomberg New Energy Finance (BNEF) ha publicado la última edición del informe anual Climascopio, en la cual Brasil, Chile, Uruguay y México se encuentran entre los diez países más atractivos en inversiones en energías limpias de los 55 países en las regiones América Latina y Caribe, África y Asia analizados. Perú, Costa Rica y Nicaragua ocupan también posiciones destacadas y se encuentran en el top 15. El informe Climascopio 2014 se puede consultar online de manera gratuita en el siguiente link
Brasil, país que el año pasado ocupaba la primera posición, baja al segundo puesto este año, por detrás de China. BNEF destaca los esfuerzos que está haciendo el gobierno brasileño en materia de energías renovables con el lanzamiento de distintas licitaciones en los últimos años en las que pueden participar proyectos de energías renovables. 
En esta edición del Climascopio, por detrás de China y Brasil se encuentran Sudáfrica e India, dos países que por otro lado cuentan con programas nacionales para el desarrollo de la energía solar. Chile se encuentra en el quinto puesto, seguido de Uruguay, que ocupa la sexta posición. Tanto el gobierno chileno como el uruguayo han implementado acciones para impulsar el desarrollo de la energía solar. De Uruguay, BNEF destaca también el notable crecimiento de hasta el 21 por ciento en la generación de energía limpia que se ha producido el último año. El top 10 lo cierran Kenia (7º posición), México (8º posición), Indonesia (9º posición) y Uganda (10º posición).
En conjunto, Brasil, Chile, Uruguay y México atrajeron el año pasado 13.000 millones de dólares estadounidenses en inversiones en energía limpia. Ello representó el 94 por ciento de la inversión total en el sector en la región América Latina y Caribe, destaca BNEF. También ocupan posiciones relevantes en el informe Perú (11º posición), Costa Rica (12º posición), Nicaragua (14º posición) y Colombia (16º posición). BNEF destaca la diversificación de la inversión en energía limpia que se produce en la región América Latina y Caribe en la actualidad. 
Para la elaboración del informe se utilizan un total de 54 indicadores diferenciados reagrupados en cuatro parámetros: marco propicio, inversiones en energía limpia y créditos para proyectos relativos al cambio climático, la inversión en energías limpias y la financiación para proyectos climáticos y negocios de bajas emisiones de carbono y cadenas de valor de energía limpia y actividades de gestión de las emisiones de gases de efecto invernadero. El reporte Climascopio es realizado por encargo del Departamento para el Desarrollo Internacional, el Fondo Multilateral de Inversiones y la iniciativa “Power Africa” de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional. 

Y Argentina ?
Argentina se encuentra posicionado en el vigesimo lugar. Por debajo de Etiopía y por encima de países como Nigeria y Tanzania. Como calificación final, obtuvo 1.94 unidades sobre 5 posibles. Una parte del informe señala: El país, que otrora se veía atractivo para los inversores en proyectos de energía limpia, ha perdido en los últimos tiempos buena parte de su atractivo: mientras que entre 2006 y 2012 atrajo US$2.700 millones, en 2013 las inversiones se desplomaron un 70% respecto al año anterior, alcanzando sólo US$153 millones”. 
Destaca además: Los principales obstáculos a los que se enfrentan las energías renovables en la actualidad incluyen el riesgo del mercado en general, la falta de alternativas de financiamiento, los subsidios, las bajas tarifas, el riesgo de la contraparte adquiriente, y la falta de implementación plena de políticas adoptadas. Como resultado, el desarrollo de las energías limpias se ha desacelerado y hoy el país está lejos de poder alcanzar la meta previamente establecida de generar un 8 por ciento de energías limpias no vinculadas a las centrales hidroeléctricas a escala comercial para 2016″.

 
Fuente: www.global-climatescope.org
 
Advertisements

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *