Colombia consume menos del 3% de energía solar

Si de tener posibilidades se trata, Colombia tiene las mejores condiciones para el desarrollo de energías renovables, entre ellas la energía solar. Pero de las potencialidades a los hechos reales todavía en el país queda mucho trecho por caminar, en este tema.

Un dato del Instituto de Planificación y Promoción de Soluciones Energéticas para las Zonas No Interconectadas (Ipse), adscrito al Ministerio de Minas y Energía, señala que del total de la energía consumida en el país, menos de 3 por ciento es solar.

Sin embargo, según expertos consultados, la posición geográfica privilegiada que tiene Colombia en el mapa mundial, es una ventaja para el desarrollo de diferentes tipos de explotación energética alternativa como la solar. Al estar sobre la zona ecuatorial, el país tiene radiación solar constante en la mayor parte del territorio, profundizada en ciertas zonas. Esto ubica a la Nación entre los más altos niveles mundiales de brillo solar.

Así lo confirma el Atlas de Radiación Solar de Colombia realizado por la Unidad de Planeación Minero Energética (Upme), en el cual se señala que Colombia tiene un buen potencial energético solar en todo el territorio, con un promedio diario multianual cercano a 4,5 kWh/m2. Sobresale la península de La Guajira, con un valor promedio de 6,0 kWh/m2 y la Orinoquia, con un valor un poco menor, propicio para un adecuado aprovechamiento de sistemas de energía fotovoltaica.

Otros datos que soportan que el país debe incrementar su potencial renovable, señalan que en los próximos años un 50 por ciento de la inversión de energía será en fuentes alternativas. El objetivo es lograr energía sin contaminar.

Un paso importante para incentivar, precisamente, las inversiones y los usos de energías renovables, se dio con la Ley 1715 de 2014, la cual contempla varios beneficios para los usuarios, entre ellos tributarios como la reducción en la renta líquida por inversión, importación de equipos con cero arancel, exención en IVA, entre otros.

Aunque no hay datos exactos sobre cuánta energía solar hay instalada en Colombia -algunos hablan de más de 6 megavatios (MW)- sí es un hecho que este sistema está ganando terreno en Colombia, no sólo en el sector rural y en sitios alejados con programas gubernamentales, sino también en usos particulares de índole comercial, industrial y residencial en zonas urbanas. De hecho, más firmas, dedicadas a asesorar, instalar y mantener sistemas fotovoltaicos como los paneles solares, han entrado al mercado.

En La Guajira, por ejemplo, el Grupo EPM tiene un proyecto de 20 MW. Una muestra del mayor auge del uso de esta energía alternativa está en Medellín, donde existe el hotel Inntu que tiene dos tipos de energía: con unos paneles solares calientan el agua y tiene otro sistema de alimentación que captan los rayos solares y los transforman en energía eléctrica que a su vez va alimentar la iluminación del hotel.

El vicepresidente de Solar Plus, firma comercializadora de paneles para el mercado interno y Miami, Juan Bernal, señala que Colombia es el país de Latinoamérica que menos utiliza esta tecnología. Sin embargo, reconoce que ha venido creciendo el consumo en los últimos cinco años en el sector residencial pero sobre todo en las Zonas No Interconectadas (ZNI) del país. “Es importante que el usuario tenga independencia eléctrica, que le permite, además, crear conciencia ambiental. El mantenimiento de un sistema fotovoltaico es mínimo”, sostuvo.

Uno de los obstáculos que tiene esta tecnología son los costos, estimándose que una solución para un usuario residencial puede costar entre $7 millones y $ 30 millones, dependiendo del consumo. No obstante, el gerente de Enersolax, una desarrolladora de estos sistemas, Gustavo Rendón, indica que hoy los periodos de retorno de la inversión están entre tres y cinco años. Los empresarios argumentan que el costo de los aparatos y equipos vienen bajando, pero reconocen que en los últimos meses han subido por el incremento de la tasa de cambio.

Lo cierto es que el Ipse tiene buena parte de sus inversiones sustentadas en desarrollos solares. Está instalando 500 kilovatios de energía solar en soluciones individuales fotovoltaicas en zonas alejadas de Caquetá, Chocó, Norte de Santander, Vichada y Arauca. “Es colocar un panel para que la vivienda tenga acceso a la energía, entre seis y ocho horas al día, para refrigeración y aparatos de comunicación”, dijo el subdirector de Planificación Energética del Ipse, Jaime Martínez. La meta en esta vigencia es construir 2.000 kilovatios en soluciones renovables, para población dispersa, escuelas rurales y centros de salud. Para ello el Ipse tiene un presupuesto, en 2015, de $28.000 millones, de los $33.00 millones de inversión total.

20 MW EN LOS PROXIMOS CUATRO AÑOS

El plan que tiene el Gobierno Nacional, a través del Instituto de Planificación y Promoción de Soluciones Energéticas para las Zonas No Interconectadas (Ipse), es instalar en energías renovables 20 megavatios. De ellos ocho están representadas en pequeñas centrales hidroeléctricas y las restante en energías alternativas como solar, térmica, eólica entre otros.

Fuente: www.larepublica.co

Advertisements

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *