Comienza a ser realidad la planta de energía a partir de biomasa en la localidad de Ticino, en Córdoba

Avanzan las obras para habillitar la central que producirá electricidad en base a residuos de la actividad agrícola. A fin de año, comenzarán las pruebas y la puesta a punto.

La empresa agroalimentaria Lorenzati, Ruetsch y Cia construye una planta de generación de energía a partir de biomasa (foto) en Ticino, localidad ubicada 190 kilómetros al sudeste de la ciudad de Córdoba.

Consultado por Vía Renovable, el ingeniero Fabio Bruschini, responsable del proyecto, estimó que “a fines de 2017 se comenzará con las pruebas de generación y puesta a punto de la planta”. Y agregó que la central “permitirá garantizar un flujo continuo, sostenido y seguro de electricidad”.

La firma tiene medio siglo de experiencia en siembra, acopio, proceso y comercialización del maní. Para impulsar el emprendimiento de energía renovable, destinará una inversión cercana a los 160 millones de pesos. Las tareas comenzaron hace un año, y se calcula que crearan 50 puestos de trabajo genuino.

La empresa, que cuenta con una sucursal en Arroyo Cabral, está consolidada como una de las protagonistas del sector. Tiene una capacidad operativa que ronda las 250.000 toneladas anuales de proceso de distintos cereales; 110.000 toneladas corresponden a maní.

Desde estas plantas se obtendrá el 70 % de la biomasa necesaria para el funcionamiento de la generadora, mientras que el 30 % restante será aportado por empresas colegas, y de otros rubros, que dispongan de insumos que cumplan con las cualidades necesarias para este tipo de combustión.

El proceso de la energía renovable

El funcionamiento de una planta de energía a partir de la biomasa abarca varias etapas. En el caso del proyecto localizado en Ticino, el proceso involucra: 1) acopio de biomasa de distinta naturaleza; 2) traslado del material combustible a una caldera (fabricada en el país), donde se quema la biomasa, para obtener vapor de agua de alta presión; 3) el vapor se conduce, luego, a una turbina que produce energía mecánica de rotación que, con el acople a un generador, se transforma en energía eléctrica.

A diferencia de las fuentes basadas en combustibles fósiles, este tipo de generación, denominada de “ciclo cerrado”, no emite gases de efecto invernadero que contaminan la atmósfera, contribuyendo así a la mitigación del cambio climático.

Otro aspecto destacable es que la usina generará energía suficiente para abastecer a unos 8.000 hogares, lo que representa 10 veces más la cantidad de viviendas de Ticino.

Fuente: www.viarenovable.com

Advertisements

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *