Crece la disputa comercial por paneles solares entre Estados Unidos y China

Mientras Estados Unidos pareciera que empieza a llevarse bien con Cuba, por el frente comercial anunció que impondrá fuertes aranceles a los equipos de energía solar del país asiático.

La amarga disputa comercial entre China y Estados Unidos por los paneles solares sumó un nuevo capítulo. Esto, luego de que Estados Unidos confirmara fuertes aranceles a la importación de productos solares desde China y Taiwán, en una decisión que eleva las tensiones comerciales entre los dos países.

Se establecieron aranceles anti-dumping para los bienes chinos en hasta 165,04 por ciento en momentos en que el brazo estadounidense del fabricante alemán SolarWorld busca cerrar una brecha que dejó a los productores chinos eludiendo impuestos en 2012, lo cual les permitió vender sus productos a precios ilegalmente bajos en el mercado estadounidense. “Estas soluciones vienen justo a tiempo para permitir a la industria local volver a condiciones de comercio justo”, dijo el presidente de SolarWorld Industries America, Mukesh Dulani.

La medida representará un duro golpe para los envíos de paneles solares de China y Taiwán hacia el mercado estadounidense, dijeron a Reuters funcionarios de la industria solar china.
Las acciones de los fabricantes chinos como Hareon Solar y Shunfeng International cayeron más de 2 por ciento.

SolarWorld ha liderado la campaña contra las importaciones chinas más baratas y Dulani dijo que la decisión permitiría a los fabricantes de paneles solares construir nuevas fábricas y crear empleos en Estados Unidos. Sin embargo, otros en la industria de la energía solar criticaron la decisión estadounidense por hacer menos accesible las energías limpias. “Estos impuestos innecesarios inhiben la competencia y presionan los precios de los paneles solares”, dijo Jigar Sha, presidente de la Coalición de la Energía Solar Accesible en un comunicado.

En anticipación a la decisión, algunas empresas chinas se han estado preparando para instalar sus fábricas en el exterior para eludir los aranceles. “En los próximos meses, esperamos ver algunos cambios en la industria. Algunas empresas establecerán plantas en el Sudeste asiático o en Sudamérica”, dijo Jessica Jin, analista solar de IHS en Shangai.

El ministro de comercio de China expresó su “seria preocupación” y se comprometió a proteger sus intereses en el marco de la Organización Mundial de Comercio y el sistema judicial estadounidense. “Esto abusa las medidas comerciales, daña los derechos legítimos de las empresas chinas y viola el deber de Estados Unidos de respetar las reglas de la OMC”, dijo un funcionario sin nombrar en un comunicado publicado en el sitio web del ministerio.

Fuente: www.pulso.cl
 
Advertisements

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *