Dentro de poco las cocinas solares calentarán durante la noche

De todas las innovaciones que podrían beneficiar notablemente la humanidad, una cocina solar sigue siendo una de los más importantes. Innumerables personas en países en vías de desarrollo aún cocinan sus alimentos por la quema de madera o incluso estiércol de vaca, causando problemas respiratorios y la deforestación severa en algunas regiones.

En el proceso de búsqueda de una cocina solar, podemos encontrar decenas de modelos. Desde los muy económicos hasta los muy costosos, pasando por la autoconstrucción en base a materiales reciclados. Pero ninguno de ellos logró generar su utilización en el mundo en desarrollo porque lamentablemente no pueden almacenar el calor. Sin la capacidad de almacenar calor, una olla no se puede utilizar en una cocina solar, por ejemplo, en días nublados. O sí quizás en días parcialmente nublados, pero el tiempo de espera se convertiría en casi eterno.

La buena noticia es que eso fue hasta ahora, ya que un grupo de la Universidad Noruega de Ciencia y Tecnología (NTNU) en Trondheim informan de un gran avance en las cocinas solares. Dicen que dentro de por lo menos un año y medio, entrarán en producción las cocinas solares que pueden almacenar suficiente calor durante un día soleado para trabajar durante todo un día adicional, incluso si está nublado. El avance fue reconocido con un premio de 8 mil dólares del Ministerio Noruego de Petróleo y Energía, en el mes de agosto de 2014, aunque la noticia se conoció recientemente.

“Nuestra visión es la de resolver los problemas de los países en desarrollo”, dice Guro Grytli Seim , el CEO de la compañía Morpho Solar, que se formó recientemente para aprovechar el avance noruego. Ella señala que nueve estudiantes y veinte candidatos de maestría trabajaron en la tecnología de almacenamiento del calor, con financiación de la universidad, el Fondo Noruego de Inversión para los Países en Desarrollo, y la empresa eléctrica Trønder Energi .

El sistema utiliza el principio de cambio de fase para almacenar y liberar calor. El ingrediente clave es una sal con una temperatura de fusión de 220°C, dice Seim. La luz del sol se concentra gracias a un reflector parabólico que funde la sal. Los investigadores señalan que el sistema puede tener una eficiencia térmica del 80 por ciento. Para tener dimensión de este valor, basta con comparar que la eficiencia de un sistema fotovoltaico alcanza sólo de 15 a 20 por ciento.

El equipo de investigadores también desarrolló dos técnicas diferentes para la transferencia de calor desde el colector parabólico hacia la superficie de cocción. Estas tecnologías, uno a base de vapor y el otro a base de petróleo.

CUATRO AÑOS DE DESARROLLO

El proyecto comenzó a desarrollarse allá en 2011 con Asfafaw Haileselassie Tesfay, un investigador de ingeniería mecánica de la NTNU. Tesfay llegó a Noruega desde su natal Etiopía, que tiene una necesidad particular de una cocina solar. Las cifras son aterradoras: allá el 85 por ciento de los etíopes no tienen acceso a la electricidad. Esto llevó a que el país se ha visto gravemente deforestado: el 40 por ciento de las tierras de Etiopía, estaban cubiertas por bosques. Hoy en día, esta cifra es dramática: solamente un 4,6 por ciento del territorio de Etiopía tiene bosques.

Una cocina solar en Etiopía tiene una eficiencia envidiable ya que puede alcanzar tranquilamente una temperatura de entre 200 °C y 250 °C. Es la temperatura ideal para hornear una “injera”, una especie de torta esponjosa que se come con la mayoría de las comidas en Etiopía. Tesfay dice que la cocina experimental construida por él y sus colegas puede mantener de forma contínua una temperatura de 220 °C durante 24 horas, incluso si el día está completamente nublado. Esta capacidad se demostró en marzo durante los ensayos con una olla en la Universidad de Mekelle en el norte Etiopía.

Seim dice que Morpho Solar planea completar un prototipo de un modelo comercial a principios de 2015 y proyecta comenzar la producción en 2016. La compañía comenzará a vender la olla en Europa y en los Estados Unidos. La estrategia de Morpho es establecer el producto en el mundo desarrollado antes de venderlo a un precio más bajo en los países en desarrollo. Seim confía en que será de interés para las familias suburbanas con conciencia ambiental.

“La cocina solar reduce tu huella de carbono en el planeta”, señala. “Y hacerlo es divertido. Muchas personas valoran esto mostrando a sus hijos que se puede cocinar los alimentos utilizando solamente el sol. Es menos problemático, ya que no hay que comprar el carbón o utilizar el gas. No tiene ningún costo. Esto sin dudas es algo para ser valorado”, concluye.

Advertisements

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *