El desafío de iluminar a todos: conectarán 150.000 hogares

Nación lanzó un programa para llegar a las casas que no tienen electricidad. En Río Negro, llevarán el sistema eléctrico a todo un paraje.

El jueves pasado Argentina alcanzó un nuevo récord de demanda de electricidad cuando los registros alcanzaron los 26.320 MW y mientras unos 80.000 usuarios de diversas localidades se enervaron por los cortes de suministro que trajo aparejada la extensa ola de calor, en el país hay entre 100.000 y 150.000 familias no consumieron ni uno solo de esos kilowatts dado que, en plena era del teletrabajo, las redes sociales y el internet de las cosas, siguen excluidos del sistema eléctrico y se iluminan como pueden con velas y faroles a kerosén.

A esas familias, en su mayoría pobladores rurales y de parajes aislados, es a los que el gobierno nacional apunta a llegar con un ambicioso plan de acceso universal a la electricidad para el cual se destinarán 60 millones de dólares para la compra de kits solares.

Pero eso no es todo. En pocos meses Naupa Huen, ese pequeño pueblito del departamento El Cuy de Río Negro, pasará a ser uno de los tres primeros parajes del país en contar con una red eléctrica íntegramente alimentada con energías limpias.

“Se escogieron tres parajes aislado del país para montar las primeras microrredes de energía solar, de energía fotovoltaica con paneles solares. Se va a ver la posibilidad de anexar un molino eólico y tendrán un grupo electrógeno como respaldo”, contó a “Río Negro Energía”, Juan José Ochoa, el coordinador general del Proyecto de Energías Renovables en Mercados Rurales (Permer).

Ochoa detalló que en el paraje ubicado a 250 kilómetros de General Roca y a unos 30 de Picún Leufú, la energía llegará a sus 125 habitantes y 8 instituciones públicas, entre ellas la única escuela de la zona. Hasta el momento en Naupa Huen sólo tienen un pequeño generador que alcanza para entregar cuatro horas de energía a los vecinos, que cada año son menos.

“Son tres las provincias que están en este plan: Río Negro, Jujuy y Catamarca”, indicó el titular del proyecto dependiente del ministerio de Energía de la Nación.

Pero las mayores expectativas de Ochoa están puestas en la licitación que cerrará el próximo 15 de marzo para la compra de los más de 100.000 kits solares con los que esperan erradicar el uso de las velas y el kerosén como único método de iluminación.

“La licitación es una compra abierta, es decir que se va a comprar hasta llegar a la cantidad de kits que necesitamos”, indicó Ochoa y explicó que “en 2006 comenzó a funcionar el Permer, llegó a unos 25.000 hogares pero estimamos que aún hay al menos unas 100.000 familias sin acceso a la electricidad que son las que ahora queremos llegar”.

La participación de los gobiernos provinciales va a ser la clave del plan, dado que se estima que en todas las provincias hay al menos un par de miles de familias sin servicio. “Estimamos que la mayor cantidad de personas sin acceso a las redes están en el noroeste y en el noreste del país, pero hay en todos lados, hasta a pocos kilómetros el conurbano”, remarcó.

Los kits que se comprarán tendrán un panel solar, tres luces fijas para la vivienda, dos luces móviles, similares a una gran linterna, una radio recargable para que no requieran comprar pilas y un cargador con conexión USB, para por ejemplo recargar un teléfono celular.

El desafío de iluminar a todos: conectarán 150.000 hogares

“Tenemos muy claro cuál es el impacto que tiene para estas familias poder tener estos sistemas, porque por un lado les permite ahorrar entre 300 y 400 pesos por mes en la compra de velas o el combustible que usarían para alumbrarse y eso puede parecer poco pero en su mayoría son familias muy humildes y para ellos es mucho”, indicó Ochoa.

Pero remarcó que “el gran cambio viene en la calidad de vida que ganan, desde como nos dicen en el norte, que la luz les permite saber si van a pisar una víbora cuando se levanten de la cama, a la posibilidad de alargar el día para poder estudiar en la casa, para poder leer de noche que es algo que con velas se hace muy difícil”.

A su vez la energía solar permite alejar el fantasma de los incendios domiciliarios y accidentes vinculados que habitualmente trae aparejado el uso de velas o soles de noche.

Pero antes del arribo de estos equipos comenzarán a montarse en buena parte del país los kits que fueron solicitados el año pasado y que en el caso de la provincia de Río Negro llegarán por primera vez a 1.800 hogares.

“En Río Negro con la primera etapa del programa sólo habíamos llegado a 26 escuelas, pero ahora a partir de abril llegaremos a las viviendas que ya tenemos identificadas y las que nos falten serán cubiertas con la gran licitación que estamos lanzando”, indicó Ochoa.

En Neuquén esta etapa intermedia también comenzará a verse reflejada a partir de abril, cuando arriben los equipos para hacer la luz en 681 viviendas del interior. “En este caso la cantidad de familias alcanzadas es menor porque con Neuquén se trabajó mucho más en el plan que fue del 2006 al 2012”, indicó Ochoa y recordó que junto al gobierno provincial se llegó a 1.900 viviendas, 51 establecimientos educativos y 51 organismos públicos como postas sanitarias y puestos de Gendarmería.

“Estos fondos provienen de un préstamo por 200 millones de dólares que nos dio al país el Banco Mundial para que logremos un acceso universal a la energía eléctrica”, indicó Ochoa y enfatizó que “no podemos esperar 10 ó 15 años para completar este plan, es injusto e innecesario en un país como el nuestro que haya gente sin energía”.

De acuerdo a estudios preliminares se estima que en cada provincia hay al menos unas dos mil familias que no tienen acceso a las redes de energía.
Fuente: www.rionegro.com.ar
Advertisements

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *