Eco-iD: cuando un emprendimiento es acompañado de Sol

Carolina Truchero es diseñadora industrial y fundadora de Eco-iD, un proyecto que nació como una tesis en la Universidad de Buenos Aires de donde es egresada. Hoy en día la tesis se transformó en una empresa cuyo objetivo primordial, es dejar una huella en la sociedad gracias a la educación.

Cuando hablamos de energías renovables, la mayoría de la gente piensa en algo imposible además de costoso sin saber realmente de qué se habla. Sea de lo que se trate: producir energía eléctrica con paneles solares, implementar el uso de un termotanque solar o algo tan simple como cocinar con el sol. Y Carolina es testigo de esto ya que sostiene a capa y espada que la información es el recurso mas preciado que tiene el ser humano” dice. “Es que esto nos lleva a conocer nuevas formas de hacer las cosas, a explorar otras opciones que nos permiten cambiar nuestros hábitos. Por eso, quizás la ignorancia o el “no conocer” es que lleva a las personas a este preconcepto tan arraigado en la sociedad en cuanto a las energías renovables.

Pero la historia de Carolina, movilizadora por demás, arranca en la Universidad de Buenos Aires. Cuando promediaba su carrera ya sabía que algo de lo que iba a hacer estaba relacionado con lo sustentable. Así fue como su mentora y jefa de cátedra, Beatriz Galan la impulsó hacia el proyecto que paradójicamente estaba “cocinando” Carolina. Eso la llevó a participar de Rosario Solar, una feria anual que trata de la difusión de todas las tecnologías renovables. Poco después recibió una invitación para participar en Venado Tuerto Solar, que tiene los mismos objetivos que su versión rosarina, pero hubo una diferencia muy significativa entre una y otra: en la feria de Venado Tuerto estaban invitados a visitarla unos 340 estudiantes de diferentes escuelas de la zona. Esto para Carolina representó una motivación extra al punto de remover ese espíritu altruista que tiene: “pensé en esos 340 chicos y la posibilidad de contarles lo que hacía y que con casi nada podían cocinar con el sol” cuenta Carolina mientras pareciera que sus ojos se iluminan.

Así fue como se ofreció a dar un taller al aire libre sobre cocinas y hornos solares fabricados con materiales totalmente reciclados. Para su sorpresa, no solo los chicos de las escuelas estaban allí atentos sin perderse un paso, sino que hasta las personas que tenían otros puestos en la feria se acercaron a ver de qué se trataba la propuesta de Carolina. Cuando se subió al colectivo de regreso a Buenos Aires, ella supo que su futuro era ése.

UN BALANCE POSITIVO

En el 2014 decidió dedicarse por completo al emprendimiento. Hasta ese momento su actividad se redujo a dar talleres en el interior del país, donde los consumos son diferentes y los costos de los servicios también. Pero esta dedicación absoluta hizo que el 2014 le trajera gratas sorpresas, ya que por un lado el tema de las energías renovables explotó en todos los rincones del país, incluido Buenos Aires quizás en parte por el impulso que le dio la exposición internacional Solar Cities y por otra porque por fin dedicaba el cien por ciento de su tiempo a lo que realmente quería hacer.

Y el futuro ?, absolutamente abierto y con infinitas posibilidades. Desarrollé un programa educativo para poder agregarle contenido a mis charlas. Además aparecieron un abanico de oportunidades como resultado de haber conocido gente fantástica que está en el tema, en distintas áreas a la mía, pero relacionadas con las energías renovables”, sostiene Carolina. 

De hecho, el haber ampliado estas redes de contactos renovables, la llevaron a crear un vínculo con EDEA que es la Escuela y Desarrollo de Energías Alternativas. Con ellos, Carolina ha coordinado realizar talleres en conjunto y justamente el sábado 27 de diciembre de 10 a 15hs dictan el último taller del 2014, como para despedir el 2014 a puro sol. “Los invitamos a todos al último taller del año de cocinas solares auto-fabricadas con material reciclado. La idea es que además de descubrir las bondades de cocinar con la energía del sol al aire libre junto a gente linda, puedan aprender a construir sus propias cocinas solares y compartirlas. Seguramente será un encuentro maravilloso” dice Carolina con el sol dibujado en su sonrisa. “Pueden venir con amigos, hijos, pareja, familia.. Es un taller abierto para grandes y chicos. No se van a arrepentir” concluye. 

Cómo hay que hacer para inscribirse ? Pueden hacerlo enviando un mensaje privado desde su página web en facebook desde este LINK

Fuente: Eco-iD

Advertisements

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *