En busca del mapa de la Radiación Solar de Santa Fe

Especialistas de la UNL medirán el recurso en cinco puntos de la provincia para saber si se puede aprovechar para producir energía. Lo harán por medio de la instalación de equipos que transmitirán los datos recolectados a una central de procesamiento. 

El Grupo de Energías No Convencionales (Genoc), dependiente de la Universidad Nacional del Litoral (UNL) y del Conicet, medirá el potencial de radiación solar que posee la provincia. Con los datos obtenidos, el Gobierno de Santa Fe podrá saber qué zonas son ideales para la generación de energía.

Según indicó Javier Schmidt, que forma parte del equipo que realizará la medición, el Gobierno de Santa Fe tiene un gran interés en las energías renovables que potencialmente podrían componer la matriz energética provincial. En este sentido, la Secretaría de Energía provincial busca conocer qué potencia de radiación solar llega a las distintas zonas del territorio santafesino, para con esos datos analizar si es aprovechable para generar electricidad en forma directa, por medio de paneles solares (energía fotovoltaica), o para calentar algún fluido (energía solar térmica). Esta energía térmica a su vez puede emplearse para calefacción o para generar también electricidad moviendo turbinas por medio de vapor.


“Instalaremos una red de cinco estaciones que medirán la radiación solar y otros parámetros climáticos que tienen influencia luego sobre el rendimiento de los sistemas que se usen para capturar la energía solar. Esos equipos estarán instalados en Tostado y Reconquista (norte de Santa Fe), uno en Elisa (centro), otro en Cañada Rosquín (centro-sur) y el último en Firmat (sur). De este modo, se cubrirá todo el territorio para evaluar cuál es la densidad de potencia que llega en kilovatios por metro cuadrado (kW/m2)”, indicó Schmidt.


De acuerdo con el especialista, conocer esos datos posibilitará que cualquier empresa que quiera producir energía solar en Santa Fe sepa anticipadamente con qué recursos cuenta, ya que el tiempo de repago de la inversión dependerá de cuánta energía pueda producir. Incluso los organismos de financiamiento de proyectos requieren conocer esa información para otorgar créditos, por ejemplo.


“Por medio de una licitación pública, ya se adquirieron todos los equipos y nos fueron entregados para instalarlos y mantenerlos. La idea es colocarlos durante diciembre-enero en estaciones transformadoras de la EPE (Empresa Provincial de Energía). Luego comenzaremos a colectar los datos. Lo ideal sería hacerlo por varios años para promediar las fluctuaciones del clima”, manifestó.

LOS DATOS

“Nuestra tarea será instalar los equipos, operarlos, colectar los datos, analizarlos y luego presentarle informes a la Provincia sobre los promedios diarios y mensuales de la potencia que llega en kW/m2, además de información climática como temperatura, velocidad y dirección del viento, humedad relativa ambiente y presión atmosférica, todos factores que pueden influir sobre el rendimiento de un sistema fotovoltaico o térmico que se instale”, explicó Schmidt.


A la vez, destacó que cuantos más días de sol al año tenga una región y cuanto más grande sea la insolación, más apto es un lugar para instalar un sistema. “No es la misma radiación la del norte, que tiene un clima subtropical con estación seca, que la del sur, con clima templado pampeano. Seguramente habrá diferencias en las mediciones. Cubriremos todo el territorio para hacer un mapa de la radiación solar de la provincia”, continuó.

LOS INSTRUMENTOS

Schmidt añadió que el equipamiento, que trabajará en forma autónoma, acumulará los diferentes datos y luego los transmitirá a un centro de procesamiento ubicado en la ciudad de Santa Fe. “Poseerá un sistema de comunicación basado en telefonía celular que enviará la información, además de un panel solar que alimentará la batería del equipo”, contó.


Además, cada equipo contará con un solarímetro, que medirá la radiación solar; una veleta y un anemómetro, que tomarán la dirección y la velocidad del viento; un medidor de temperatura, de presión y de humedad. Todos los datos irán a un registrador (data logger), que los transmitirá al centro de procesamiento.

TOMAR CONCIENCIA

Schmidt destacó también que las mediciones se hacen en un momento en que se está tomando conciencia sobre la necesidad de cambiar la matriz energética mundial. “Se notan los efectos sobre el clima de la emisión de gases que causan el efecto invernadero. Las fuentes convencionales de energía son las principales causantes de este problema. Sin embargo, hay energías renovables que están disponibles y hay que aprovecharlas”, reflexionó.

Al mismo tiempo, apuntó que en países como Alemania la energía fotovoltaica ya provee el 6,5% del consumo de electricidad, a pesar de ser un país que no tiene un buen recurso solar. “En Argentina es prácticamente nulo el porcentaje de energías renovables usadas. Sin embargo, con una visión de futuro, se sabe que en algún momento habrá que recurrir a ellas. Santa Fe ha tomado la decisión de comenzar”, finalizó.

El Genoc, que depende de la Facultad de Ingeniería Química (FIQ) y del Instituto de Física del Litoral (IFIS-Litoral), está compuesto por Román Buitrago, Roberto Arce, Miriam Cutrera, Mario Battioni, Gustavo Risso y Javier Schmidt.

Fuente: www.lt10digital.com.ar

Advertisements

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *