En el Chaco instalarían una planta de biomasa

El proyecto -de la privada Runh Power- prevé construir una central generadora de energía a partir de materia forestal. La inversión alcanzaría los 50 millones de dólares. Autoridades municipales y nacionales se mostraron confiadas en que la obra comience este año.

En la provincia del Chaco, más precisamente en Villa Guillermina está por producirse un hecho histórico ya que esta pequeña ciudad está a un paso de refundarse a sí misma. El legendario pueblo forestal, cuna de la fiebre del tanino durante la primera mitad del siglo pasado, tracciona sus esfuerzos en dirección a convertirse en sede de la primera usina energética que funcione en base a biomasa forestal.

Desde 2012, año en que el actual presidente comunal Roque Chávez instaló el proyecto, siempre pareció sonar a utopía. ¿Cómo entender que desde el extremo norte pueda producirse y proveerse la energía para todos y cada uno de los distritos ubicados desde San Justo hasta el límite con el Chaco? Y ni hablar de la inversión millonaria necesaria para hacer realidad la idea: casi 500 millones de pesos.

Pero Villa Guillermina ya proveyó de tanino a la industria mundial durante medio siglo, y sobrevivió —como pudo— al rigor del cierre de la industria que le dio vida. Por esos lares, los emprendimientos, son siempre posibles. La perseverancia está en los genes de los hijos de esta tierra.

Fiel exponente de esa idiosincrasia, Chávez deambuló casi tres años por despachos oficiales para explicar el proyecto consistente en instalar una central generadora de energía a partir de la biomasa forestal, la cual funcionaría en esta localidad del norte santafesino.

“Lo consideramos de gran importancia estratégica, ya que implica generar electricidad con recursos genuinos de modo sustentable”, indicó el titular comunal, ya que involucra no sólo a nuestra localidad (en la que provocaría un impacto social-laboral muy importante) sino que además esta central “generaría energía que estaría adherida al Sadi (Sistema Argentino de Interconexión) con un aporte de más de 15 MW, con lo cual se convierte en un proyecto de interés provincial y nacional”.

EL CONTACTO CHINO

El funcionario ostenta un alto grado de conocimientos en el manejo del bosque y de los recursos naturales basados en residuos de la biomasa forestal. Fue clave para potenciar la iniciativa su relación con la funcionaria nacional María del Carmen Alarcón, quien luego de evaluar que la construcción de la central energética requería de la inversión de capitales nacionales y extranjeros, tentó al empresario Sean Guo, presidente de la compañía china Runh Power, a financiar el proyecto con 50 millones de dólares.

Fue así que a mediados de diciembre, Guo fue recibido en un acto oficial por las autoridades locales y nacionales en el pueblo, luego mantuvo una reunión con técnicos y empresarios, en la comuna, para más tarde participar de una conferencia de prensa en la cual se informó sobre los adelantos del proyecto y la intencionalidad de invertir en la futura planta.

Una vez finalizada la rueda de prensa, se sirvió un almuerzo de camaradería en el Centro Recreativo de Villa Guillermina. Allí se proyectó un video institucional, se escucharon discursos de autoridades, y además la comitiva asiática fue agasajada por artistas locales.

Roque Chávez dijo que la visita de los empresarios chinos significaba un escalón arriba en este proyecto en el que “tenemos mucha expectativa, pero somos cautos. La presencia de la empresa da constancia de esto; el mismo presidente de la compañía dijo que en 2015 se comienza con la construcción y que ese mismo día vamos a festejar todos juntos acá”.

LAS ALTERNATIVAS ENERGÉTICAS

Para hablar de energía debe aclararse que las fuentes se dividen en dos grandes grupos:

  • Convencionales: energías no renovables, no se regeneran a escala humana, la naturaleza tarda millones de años para generarlas. Ej: petróleo, carbón, gas natural, uranio. Producen un gran impacto ambiental.
  • No convencionales o alternativas: son renovables y causan menor o ningún impacto ambiental. Ej: solar, eólica, hidroeléctrica, biomasa.

El proyecto pensado para Villa Guillermina habla de la biomasa como fuente de energía. La biomasa se clasifica en dos tipos:

  • Húmeda: residuos agro-ganaderos, residuos de la industria de la alimentación y aguas negras (cloacas).
  • Seca: cultivos energéticos, cultivos agrícolas y residuos foresto- industrial.

La biomasa que es a la cual se refiere este tema, está constituida por residuos biodegradables procedentes de la vegetación de las áreas boscosas, de la cual existe un importante potencial en nuestra provincia.

También se dice que este proyecto tiene en cuenta el desarrollo sustentable, que es aquel donde los recursos naturales se aprovechan para satisfacer las necesidades actuales de la población sin perjudicar a las de las generaciones venideras (los recursos no se agotan).

UN POTENCIAL EXTRAORDINARIO

En una entrevista realizada en abril del año pasado, el jefe político de Villa Guillermina, Roque Chávez, consignaba que “una vez que se entiende que en este norte santafesino hay 1.100.000 hectáreas, cualquier ingeniero forestal sabe que incluso la especie más dura, llámese quebracho, tiene un crecimiento aproximado de 3 toneladas/año de carga. El vinal (especie arbórea) puede estar en las 20/25 toneladas/hectárea/año de crecimiento. Entonces, hay un potencial extraordinario”.

El consumo que hoy tienen nuestras industrias del norte santafesino, desde San Justo hasta Florencia, “no llega a cubrir el 40 por ciento del crecimiento anual que tiene el bosque nativo. ¿Y qué sucede con ese crecimiento anual que tiene el bosque? Se lo destruye. Porque en nuestra zona compite el espacio geográfico del bosque nativo con la producción ganadera. En la medida en que el bosque nativo va ocupando espacio geográfico expulsa a la ganadería. ¿Qué es lo que hace el productor?: lo limpia, de una u otra forma: vendiéndole a la industria, quemándolo, metiéndole algún producto químico”, puntualizó Chávez en aquella ocasión.

El proyecto ejecutivo “Biomasa Forestal” fue desarrollado por técnicos del programa “Desarrollo de Procesos para la Transformación de Biomasa en Bioenergía”, perteneciente al Programa Nacional de Agroindustrias y Agregado de Valor del Inta.

Fuente: www.ellitoral.com

Advertisements

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *