En España, piden al Ejecutivo que deje de buscar petróleo y apueste por las energías renovables

Por estas razones, la Fundación Renovables reitera su petición al Gobierno para que no cierre los ojos ante los beneficios comparativos de las energías renovables, la racionalización del consumo de energía y el ahorro y deje de poner trabas regulatorias a su aprovechamiento.

Ante el fracaso de la exploración petrolífera de Repsol en Canarias, la Fundación Renovables pide al Gobierno que deje de buscar la solución a las necesidades energéticas de España en el descubrimiento, con pocas probabilidades de éxito y altos riesgos ambientales, de hidrocarburos contaminantes.

Hoy más que nunca se hace evidente el contraste con las energías renovables: recurso 100% disponible, 100% seguro y 100% autóctono. Por estas razones, la Fundación Renovables reitera su petición al Gobierno para que no cierre los ojos ante los beneficios comparativos de las energías renovables, la racionalización del consumo de energía y el ahorro y deje de poner trabas regulatorias a su aprovechamiento.

En todo el mundo se están desplazando inversiones desde los fósiles a las renovables y España no debería ir contracorriente. En su documento Ciudades con Futuro, la Fundación ya había calculado que España podría reducir su consumo de petróleo para 2030 en una cantidad tres veces superior a lo que supuestamente Repsol prometía que encontraría en los pozos que iba a explotar.

A diferencia de las especulaciones sobre las estimaciones (muy a menudo irreales) de recursos fósiles, el potencial de renovables, ahorro y eficiencia energética es seguro y disponible hoy mismo. Basta con querer aprovecharlo. El impacto ambiental catastrófico y crónico de la explotación que Repsol pretendía llevar a cabo en un entorno de máxima importancia ambiental, no ha tenido nunca ninguna justificación energética real. Y además, los daños sobre el medio marino que han ocasionado las prospecciones ni los ha pagado ni los pagará Repsol.

En Canarias la explotación no se llevará a cabo por falta de recurso fósil pero la amenaza sigue sobre muchas otras áreas del Estado.

El Gobierno español debería aprender de esta experiencia y abandonar los demás proyectos de exploración y explotación de hidrocarburos en cuanto a inversión arriesgada desde un punto de vista ambiental, social y económico.

No es aceptable que mientras se intentan buscar las últimas gotas de hidrocarburos, se ponga en riesgo el cumplimiento de las obligaciones internacionales en materia de Cambio Climático, renovables y eficiencia energética.

Fuente: www.ecoticias.com

Advertisements

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *