En Tucumán procesan residuos de caña de azúcar para producir pellets

Es parte de la investigación que están desarrollando especialistas de la Red de Biomasa del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI), durante la cual ya se ha realizado el primer ensayo a escala industrial en el país.

La idea es producir pellets a partir de residuos del sector azucarero, especialmente en el noroeste argentino, donde el cultivo de la caña de azúcar es la base de la economía regional, con la generación de 45 mil puestos de trabajo directos a partir de 365 mil hectáreas cultivadas y una producción anual de 20 millones de toneladas por molienda. Los residuos de esa actividad no son aprovechados, “lo que implica un problema ambiental que se acentúa a medida que la producción crece”, se explica en un comunicado del INTI.

Las pruebas realizadas con desechos de la cosecha de la caña para conformar pellets fueron realizadas en la ciudad de Rafaela, provincia de Santa Fe, por especialistas de la Unidad Técnica Valorización de Recursos Biomásicos de INTI-Tucumán. Según Guillermo Martínez Pulido, integrante de ese equipo, “el trabajo contribuirá al desarrollo regional porque apunta a resolver un gran problema de contaminación ambiental, diversificar la matriz energética, agregar valor a un residuo agrícola y mejorar la competitividad de los productores cañeros”.

Participan también del proyecto de investigación el municipio de Simoca, provincia de Tucumán, productores cañeros, una empresa fabricante de máquinas pelletizadoras y el INTI, a través de los centros de Tucumán y Energías Renovables.

Es interesante el dato que se resalta de que “si bien estudios estadísticos acuerdan sobre el potencial de estos residuos azucareros, las tecnologías para su aprovechamiento aún no han sido validadas por la propia industria azucarera”. Y se agrega: “Actualmente el único antecedente es el uso parcial en su estado natural en calderas bagaceras de ingenios azucareros —que buscan complementar al bagazo que escasea debido a la demanda energética de la producción de etanol—”.

“Es una alternativa no solo para darle valor agregado y diversificar la actividad cañera sino para suplir la demanda energética creciente en todo el país”, agrega Martínez Pulido.

Fuente: www.america.energias-renovables.com

Advertisements

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *