Energías renovables: En el pueblo de Wildpoldsried se produce tres veces más energía de la que se consume

La energía “verde” avanza en Alemania a pasos agigantados. En el primer semestre de 2011, el suministro de electricidad a partir de energías renovables superó por primera vez la marca del 20 por ciento. Pero aún queda un largo camino por recorrer hasta conseguir que el suministro de electricidad proceda íntegramente de energías neutrales con el medio ambiente. 

Un objetivo aún lejano para el conjunto de un país, pero no para un pequeño pueblo situado en los Alpes de Bavaria: Wildpoldsried. Allí, las energías renovables (solar, eólica e hidráulica, entre otras) ya son las responsables del 100 por ciento del suministro eléctrico. Más aún: la localidad genera tres veces más energía de la que consumen sus 2.500 habitantes. La denominada “Dorfheizung” –”calefacción del pueblo”-, alimentada con pellets de madera, garantiza el calor en invierno en todas las casas de Wildpoldsried.
Pero el compromiso de los habitantes del pequeño pueblo alemán va más allá de la producción de energía “verde”. También reducen el consumo de energía a través de medidas más diversas, como aislando térmicamente los tejados de las casas, colocando lámparas de bajo consumo para la iluminación de las calles o gracias al uso de bombas de calor altamente eficientes en la mayoría de los edificios del lugar. Incluso los lodos residuales procedentes de las aguas residuales son procesados para convertirlos en una valiosa materia prima: humus que utilizar en explotaciones agrícolas sostenibles o para la renaturalización de zonas de la ribera de los ríos.
Los habitantes de Wildpoldsried están convencidos de lo rentable que es invertir en proyectos respetuosos del medio ambiente. Pero la convicción de apostar por el suministro de energía renovable no surge de la noche a la mañana. En Wildpoldsried se trabaja desde 1998 en la creación de un perfil “ecológico” propio. Desde entonces, son incontables los premios acumulados, entre los cuales también lograron el “European Energy Award”.
En este tiempo, incluso multinacionales como Siemens han descubierto el pueblo. La compañía prueba allí, junto con científicos de diferentes universidades, los conocidos como “smart grids” o redes eléctricas inteligentes, que deben garantizar la distribución eficiente de la electricidad. En el futuro, los resultados podrían ser volcados a nivel masivo en todo el país.

Fuente: www.dw.de
 
Advertisements

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *