¿Está cumpliendo América Latina con el Acuerdo de París?

Desde que el Acuerdo de París entró en vigencia, México avanza en la lucha contra el calentamiento global. Pero también Chile sobresale con el uso de energía solar. ¿Quién cumple con el acuerdo y quién no?

El Acuerdo de París ha pasado por pruebas difíciles. Desde que entró en vigor el 4 de noviembre de 2016, el pacto global para frenar el calentamiento global perdió a uno de sus principales aliados, Estados Unidos. A pesar de que el 2016 fue el año más cálido de la historia, según la propia NASA.

América Latina empero, sigue cumpliendo la agenda climática, asegura Pablo Vieira, director de la NDC Partnership, quien agrega que “México y Costa Rica la lideran”. Vieira asesora a países signatarios del Acuerdo de París, cuya principal meta es limitar la elevación de la temperatura a 1,5 ° C hasta el final de este siglo. Y para eso solo hay una fórmula: reducir drásticamente los gases invernadero liberados en la atmósfera.

En Colombia, por su parte, tanto el Congreso como el Ejecutivo ratificaron el Acuerdo de París, pero aún se espera un fallo de la Corte Constitucional. El Gobierno de Juan Manuel Santos se comprometió a reducir en un 20 %, antes de 2030, las emisiones de gases de efecto invernadero.

Los más contaminadores

Por otro lado, Brasil, el mayor contaminador de la región, parece no dirigirse hacia un futuro más limpio. América Latina emite cerca del 10% de las emisiones globales. Brasil y México ocupan el séptimo y noveno lugar con más de la mitad de las emisiones de la región.

“Brasil se mueve contra la corriente”, dice Eduardo Viola, investigador de la Universidad de Brasilia y autor del libro “Brasil and Climate Change, Beyond the Amazon”.

“El Congreso ha aprobado leyes que contribuyen al aumento de emisiones”, afirma Rachel Biderman, directora ejecutiva del WRI Brasil (World Resources Initiative), citando normas que reducen las áreas de conservación, estimulan la ocupación ilegal de áreas en la Amazonia y flexibilizan el licenciamiento ambiental. “El nivel de deforestación en Brasil es de un 70%,  muy por encima de la meta de 2020”, señala Carlos Rittl, secretario ejecutivo del Observatorio del Clima.

México, gran ejecutor del Acuerdo de París

México, por su parte, “trabajó años en la implementación de una política nacional para impulsar la economía de bajo carbono, la más avanzada en América Latina”, puntualiza Viola.

México cobra impuestos a aquellos que contaminan más, “y tiene todo para convertirse en un ejemplo mundial de buenas prácticas”, afirma Vieira. Ya antes de firmar el Acuerdo de París, los mexicanos sabían que disminuir sus emisiones costaría unos 1.300 millones de dólares. “Una cuenta que ningún otro país de América Latina ha hecho”, afirma Vieira, de NDC Partnership.

Entre los ejemplos mexicanos citados por Vieira hay medidas de adaptación a eventos extremos, que se vuelven más comunes con el avance del cambio climático. “Están implementando un sistema de aviso eficiente por celular, para prevenir muertes y daños en el caso de inundaciones, por ejemplo”.

Deforestación con la ayuda de incendios en el Amazonas brasileño.

 

América Latina tiene muchos recursos codiciados: el 25% de las tierras fértiles del planeta, el 22% del bosque mundial, el 31% del agua potable, según el Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Al mismo tiempo, es una región extremadamente vulnerable a los cambios climáticos. Según el IPCC (Panel Intergubernamental de Cambio Climático), los impactos de la elevación de la temperatura amenazan los corales, los glaciares, la erosión costera con elevación del nivel del mar, eventos extremos y el debilitamiento del Bosque Amazónico.

Chile y Argentina: podría ser mejor

El investigador Eduardo Viola destaca el progreso realizado en Chile y afirma que  “es el país de América Latina con el mayor uso de energía solar”. En Uruguay, por su parte, crece el uso de energía eólica.

Argentina, por su lado, aún revisa sus políticas medioambientales. Los argentinos son responsables de cerca del 10% de las emisiones efecto invernadero en América Latina. La polución en Argentina es incluso más intensa que en México. Según Sérgio Margulis, del Instituto Internacional para la Sustentabilidad (IIS), “cerca de 4,7 toneladas por habitante, frente a 3,9 toneladas de los mexicanos y 2,6 de los brasileños”.

Fuente: www.dw.com

Advertisements

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *