Expertos australianos baten el récord de eficiencia de la energía solar

El equipo liderado por Martin Green diseña un sistema que consigue convertir en electricidad el 40% de la luz solar, superando el rendimiento actual de las placas fotovoltáicas.
Un equipo de científicos del Centro Australiano para la Energía Fotovoltaica Avanzada, de la Universidad de Nueva Gales del Sur (Australia), ha establecido un nuevo récord de eficiencia en la conversión de los rayos de sol en electricidad con el uso de placas solares fotovoltáicas.

El nuevo sistema diseñado por el grupo que lidera el profesor Martin Green ha conseguido una eficiencia de conversión del 40,4% mediante el uso de células solares disponibles en el mercado junto con un espejo y filtros que reducen el desperdicio de energía. Los resultados de esta investigación se presentan esta semana en el marco de la Conferencia Solar Asia-Pacífico, que se celebra en la Universidad de Nueva Gales del Sur, y serán publicados próximamente en la revista Progress in Photovoltaics.
Martin Green ha destacado que los resultados de su equipo han sido verificados por investigardores independientes y suponen un avance notable en el rendimiento de las placas solares que se encuentran ya en el mercado. Algunas placas fotovoltáicas en fase de desarrollo han alcanzado hasta un 38% de eficiencia pero en la mayoria de los casos, las placas utilizadas en la actualidad no alcanzan el 30% de rendimiento.
“Los nuevos resultados se basan en el uso de la luz solar enfocada, y son particularmente relevantes para torres de energía fotovoltaica están desarrollando en Australia,” dijo el profesor Green.
Las torres de energía con las que se ha conseguido el nuevo récord están siendo desarrolladas por la compañía australiana, RayGen Resources, que proporcionó el diseño y el apoyo técnico para el prototipo de alta eficiencia. Otro socio en la investigación fue Spectrolab, una empresa con sede en Estados Unidos que proporciona algunas de las células utilizadas en el proyecto.
Una parte clave del diseño del prototipo es el uso de un filtro para capturar la luz solar que normalmente se desperdicia por las células solares comerciales en torres y convertirla en electricidad con una eficiencia mayor de la que podrían conseguir las células solares por sí mismas.
Ivor Frischknecht, director general de la Agencia Australiana de Energia Renovable -patrocinadora de esta investigación-, ha destacado que estos resultados son una primicia mundial para la investigación y demuestran el valor de las inversiones en energías renovables de Australia.

 
Fuente: www.lavanguardia.com
Advertisements

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *