Investigadores suecos logran almacenar la energía solar en un fluido líquido

Un equipo de investigadores de la Universidad Tecnológica de Chalmers, en Gotemburgo (Suecia) ha demostrado que es posible almacenar directamente la energía solar en un fluido químico, denominado sistema solar térmico molecular. ¿Cómo funciona exactamente?

Almacenar la energía solar que producimos para su posterior consumo es algo que es difícil y ha sido fruto de una investigación que pueda solventarlo. Esta técnica de uso de un fluido químico para almacenar la energía solar demuestra que se puede conseguir gracias a los enlaces químicos. También permite liberarla cuando la necesitemos según nuestra demanda de energía solar.

El que dirige al equipo de investigación de este fluido es el profesor Kasper Moth-Poulsen y ha explicado que combinando el almacenamiento químico de energía con paneles solares térmicos permite una conversión de más del 80 por ciento de la luz solar entrante.

¿Cómo funciona?

Cuando la molécula del fluido es golpeada por los fotones de luz provenientes de la radiación solar, son capaces de cambiar de forma y almacenar la energía. Este sistema de almacenamiento es capaz de soportar 140 ciclos de almacenamiento a modo de una batería convencional. También es capaz de liberar la energía con una degradación insignificante.

El proyecto de investigación del líquido comenzó hace 6 años y ha sido publicado en la revista científica Energy & Environmental, gracias a la Universidad de Chalmers. Al principio de la investigación, la eficiencia de conversión de energía solar era del 0,01% y el rutenio, un elemento caro, jugaba el papel más importante en el proceso.

Con la mejora y el desarrollo del proyecto, cada vez se ha logrado acceder a un sistema que consigue almacenar el 1,1% de la luz solar que incide como energía química que permanece latente hasta el momento de la demanda, que es cuando se libera. Esto supone una mejora de un factor de 100. Además, el rutenio ha sido reemplazado por elementos mucho más baratos a base de carbono.

Fuente: www.ambientum.com

Advertisements

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *