Kits solares fotovoltaicos: Son una buena inversión ?

Sabido es que la demanda solar fotovoltaica está aumentando paulatinamente, lo que hace que el mercado reaccione en ese sentido. Es así como se encuentran diferentes “combos” en los que se incluyen todos los componentes que se necesitan para montar un sistema rápidamente. Esto es, un panel solar, un regulador de carga, una batería y en algunos casos, un inversor. 


En algunas publicaciones se ofrece el servicio de instalación que se cobra por separado, pero la mayoría de ellos sólo envían el paquete para que el usuario se encargue de instalarlo. Ahora bien, la pregunta que surge para alguien que no sabe del tema es: ¿Estos “kits fotovoltaicos” realmente resuelven las necesidades de los clientes?. 

Primeramente tenemos que decir que los sistemas fotovoltaicos se calculan con valores muy específicos de consumos y comportamientos del usuario, pero muchas veces estos kits pueden resolver aplicaciones puntuales, pero no más para lo que fueron prearmados. 

Las dos caras de una misma moneda
Gustavo no tuvo una buena experiencia con estos kits: “Cuando tuve todo conectado me di cuenta que no se cumplía lo que el vendedor me había dicho. El rendimiento era muy inferior de lo prometido y termine utilizándolo pero con prestaciones por debajo para lo que se suponía debía cubrir”. Pero Gustavo reconoce amargamente que quizás se equivocó en el lugar elegido en donde compró el kit: “lo compré por internet en un lugar que no tenía ni local a la calle y asesoramiento nulo. Busqué el precio y no la calidad de servicio”.


Mientras tanto, Miguel vivió la contracara de la experiencia de Gustavo “Compré un kit fotovoltaico y sirvió para lo que lo necesitaba. Buscaba cubrir mis necesidades de iluminación exterior en un patio que tengo y el kit funcionó a la perfección”. Hoy en día Miguel planea instalar un sistema más completo: “hoy pienso invertir en un sistema más ambicioso. Quiero alimentar el consumo de iluminación de toda la casa y quizás algún que otro electrodoméstico”.

La empresa e-Concept Home dentro de su espectro de negocio provee de sistemas fotovoltaicos y Sabrina que trabaja allí, no se anda con vueltas al afirmar que si recien se empieza a experimentar con la energía solar, un kit prearmado es una buena opción. “Es que no todo el mundo dispone de un monto importante para invertir”. En su empresa, suelen hacer una explicación detallada de los consumos que el kit cubre “sería una irresponsabilidad vender un paquete cerrado y no detallarle específicamente qué puede usar y qué no, porque eso no solo nos afecta como empresa sino que también al rubro en general. También lo asesoramos en los cuidados que necesita el kit en cuestión, algo que también es importante que tenga en cuenta”.

Hay que adaptarse al cambio
En general, los consumos actuales de cualquier usuario que está conectado a la red, son demasiado altos y no se tiene real conciencia de ellos. Sabrina sostiene que “Lo que el cliente tiene que entender es que ésto no es energia eléctrica. Si gasta más en energía eléctrica, a fin del bimestre le llegará la factura con más dinero para pagar”. En energía solar, las cosas son bastante distintas “ya sea en un kit prearmado o un sistema a medida, el consumo excesivo puede dañar en el corto plazo el sistema de baterías” señala Sabrina y sin dudas esto es una mala noticia para el cliente. “Es que el sistema de baterías representa alrededor del 40 por ciento de la inversión”, sostiene.

Si hablamos de aplicaciones puntuales, las soluciones mágicas no existen en la energía fotovoltaica. Todo se resume al cálculo, por lo tanto se sugiere que el comprador se asesore, pregunte, y se saque todas las dudas antes de llevar adelante la inversión, que no es chica. Por eso es válido hacer las primeras experiencias con un kit fotovoltaico y luego, cuando vea los resultados seguramente se sentirá orgulloso de haber optado por la energía solar. 

Advertisements

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *