La central solar más potente del mundo es China y está “vigilada” por un satélite de la NASA

La planta fotovoltaica de Longyangxia, en China, tiene cuatro millones de placas solares y ocupa 27 km2

China se consolida como líder mundial en energía solar fotovoltaica. Además de mantenerse en cabeza en la fabricación de placas solares para la generación de electricidad y en la potencia instalada en centrales con esta tecnología, el país asiático posee el mayor parque o central solar fotovoltaica del mundo.

La primera posición en el ranking mundial en este sector lo ocupa desde principios de este año el parque solar de la presa de Longyangxia, con una potencia instalada de 850 megavatios (Mw), capaz de abastecer a uns 220.000 personas.

Durante los dos últimos años, esta posición privilegiada había sido ocupada por el parque solar de Topaz (California, EE.UU.), con 550 Mw y el parque solar de Kamuthi (India), 648 MW.

El “antes” y el “después” de la planta solar China

La central de Longyangxia es una instalación fotovoltaica que, además de producir electricidad aprovechando la energía del sol, está conectada con el embalse del mismo nombre, lo que permite aprovechar la electricidad para bombear agua (para volver a recargar el embalse) en momentos de baja demanda de electricidad.

El rápido crecimiento del número de placas solares en Longyangxia ha sido documentado este mes de febrero con imágenes captadas por el dispositivo Operational Land Imager (OLI) del satélite Landsat 8 de la NASA. La comparación del estado actual de esta central se puede comparar con la imagen captada años antes por el mismo satélite. En la actualidad en este parque solar chino hay en funcionamiento cuatro millones de placas solares, que ocupan una superficie total de 27 kilómetros cuadrados.

Longyangxia crecerá un poco más en los próximos años pero es muy probable que antes del 2020 deje de ocupar la primera posición mundial en este sector de la energía renovable. El proyecto más ambicioso que se conoce en la actualidad, a completar en los próximos tres años, es una central que se ubicará en la región china de Ningxia, en el noroeste de China, con una potencia instalada de 2.000 MW.

Fuente: www.lavanguardia.com

Advertisements

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *