La final de la Super Bowl fue la más eficiente energéticamente de la historia

Días atrás se jugó la final de la Super Bowl, uno de los eventos deportivos más importantes -si no el más- del país. De hecho, es tal el seguimiento de su trasmisión televisiva que cada segundo de publicidad es el más caro con diferencia respecto de otros espacios. También es un acontecimiento que atrae por su tirón musical, con grandes nombres actuando en el entretiempo, honor que esta vez le cayó a la cantante británica Katy Perry.

Todo esto es bastante sabido, lo que es menos conocido es que la final jugada entre los New England Patriots -campeones a la sazón- y los Seattle Seahawks no sólo enfrentó a dos de los equipos más “verdes” del futbol norteamericano, sino que el estadio que sirvió de marco, el de la Universidad de Phoenix (imagen), es considerado uno de los más eficientes en energía.

Por un lado, los estadios de ambos equipos finalistas tienen instalados sistemas fotovoltaicos para suplir sus necesidades de electricidad. Así, el estadio de los New England Patriots, con su sistema solar de 1 MW, ocupa el 5º lugar por capacidad instalada entre los energizados de ese modo; en tanto, el estadio de los Seattle Seahawks ocupa el lugar 6º, con un sistema fotovoltaico de 800 kW de potencia.

Respecto al Phoenix Stadium, como se lo conoce, puede decirse que aunque no cuenta con alimentación propia de energía eléctrica renovable, durante la disputa del partido, las celebraciones del campeón y en todos los eventos realizados allí en la semana previa, fue abastecido por la compañía de electricidad local Salt River Project (SRP). Para la ocasión, SRP anunció la compra de créditos de energía procedente de parques eólicos por una cantidad de 300.000 mil dólares, igual a la estimada en el gasto eléctrico total.

Eso no es todo, el Phoenix Stadium, además de contar con equipos de reciclaje de botellas de plástico, cartón y papel, tiene un sistema de iluminación de bajo consumo, que ha reducido el gasto de energía eléctrica un 75% en relación a la mayoría de los estadios profesionales del país. Por ejemplo, cuenta con 312 LED de nueva tecnología, que consumen solamente 310 kW. También está provisto de 500 sensores de movimiento, además de acondicionadores de aire de carga reducida.

Según la Asociación de Industrias de la Energía Solar (SEIA), existen en Estados Unidos 25 estadios con sistema fotovoltaicos, 10 de ellos pertenecen a la NFL, la liga de fútbol estadounidense. El de los Philadelphia Eagles lidera con 3 MW de capacidad, y es el primer estadio con energía neta cero, seguido del de los Washington Redskins, con 2 MW. Alrededor de 30 millones de aficionados a los deportes asistieron el año pasado a eventos parcialmente energizados por el sol.

Fuente: www.energias-renovables.com

Advertisements

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *