Las energías renovables también llegan a Colombia

El 5 de agosto se lanzó la ley para la integración de las energías renovables no convencionales al Sistema Energético Nacional colombiano. El autor, José David Name, que también es presidente del Senado sostiene que “Colombia como país cuyas exportaciones dependen principalmente de sus riquezas naturales, entre ellas el petróleo, tiene la necesidad de evaluar nuevas fuentes de energía para enfrentar la crisis energética que los expertos pronostican a corto y mediano plazo”.

La ley, además de incentivar el uso de energías renovables no convencionales y de minimizar los conflictos ambientales causados por la dependencia actual del país de las fuentes de energía a base carbón y petróleo, generará también incentivos arancelarios, contables y tributarios que abrirán la importación de nuevas tecnologías al país y fomentaran la investigación en este campo.
La ley lleva dos años esperando ser sancionada y busca encontrar un nuevo modo de aportar al desarrollo sostenible del país al salirse de los sistemas de generación y transmisión nacionales que priorizan las matrices energéticas basadas en hidroeléctricas o combustibles fósiles con el objeto de abastecer a los grandes emprendimientos productivos y a los centros urbanos de pequeña a gran escala.
En Colombia la  abundancia del recurso hídrico ha hecho que la generación eléctrica se centre en esta fuente  lo que ha traído consecuencias adversas para el medio ambiente que se ven reflejadas en las externalidades  de estos proyectos. Para dar un ejemplo de estos casos Name citó  la situación del embalse del Muña, que ha afectado negativamente a la población de Sibaté y les ha impedido volver a frecuentar los ríos Aguas Claras y Muña.
Algo importante de esta nueva ley es que le permite a cualquier ciudadano que lo desee y que esté en capacidad de hacerlo volverse un participante activo de la oferta de generación eléctrica a pequeña y mediana escala. 
Ahora el Gobierno colombiano tiene 9 meses para reglamentar lo consignado en esta ley. Queda por ver  cómo o si se adaptará el sector energético a esta nueva forma de generar energías más limpias y democratizadas.

 
Fuente: www.sostenibilidad.semana.com
Advertisements

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *