Las primeras baterías competitivas para solar y eólica se conectan a la red de Estados Unidos

La tecnología permitiría que una pequeña red eléctrica de Hawái funcione las 24 horas con energía solar

Por fin se están enganchando a la red eléctrica varios tipos distintos de nuevas baterías capaces de almacenar la producción energética de una central eólica o solar de forma eficaz en términos de costes. Estas baterías de red podrían abaratar el coste de las energías renovables al eliminar el problema de la intermitencia, que surge cuando el Sol no brilla o el viento no sopla.

El miércoles pasado, Aquion Energy, una start-up con sede en Pittsburgh (EEUU) que fabrica una de estas baterías, anunció que la tecnología permitirá que una pequeña red eléctrica de Hawái (EEUU) funcione las 24 horas con energía solar.

Las baterías convencionales serían demasiado caras o poco fiables para usarse para almacenar energía a escala de red eléctrica. Las nuevas baterías que están saliendo al mercado usan materiales y procesos de fabricación que no sólo abaratan los costes, sino que deberían permitir que duren décadas (ver ¿Se puede almacenar el Sol? y Llega la batería más barata para almacenar energía renovable)

Hay proyectos de baterías de red parecidos despegando en California (EEUU), impulsados por una nueva legislación diseñada para acomodar los cambios en las energías renovables (ver Viejos materiales permiten nuevas baterías de gran capacidad). El mes pasado Ambri, una start-up con sede en Cambridge (EEUU) que fabrica baterías de metal fundido, anunció que conectaría sus baterías con la red por primera vez a finales de este año en una serie de proyectos piloto en Massachusetts, Nueva York, Hawái y Alaska (ver Baterías gigantes para un nuevo tipo de red eléctrica).

Las nuevas tecnologías de baterías aún no son más baratas que las centrales de gas natural, que es lo que se usa ahora mismo preferentemente para apoyar las renovables. Pero tiene que ver principalmente con que las baterías se están produciendo aún a pequeña escala.

Aquion y Ambri tienen como objetivo mercados especializados. Los precios de la electricidad son especialmente altos en Hawái, con lo que el valor de las baterías para almacenar energía eólica y solar aumenta. La microrred de Hawái servirá de apoyo a una central de paneles solares de 176 kilovatios lo suficientemente grande para 40 hogares de tamaño medio, y almacenará 1.000 kilovatios hora de electricidad, lo suficiente como para dar energía a un hogar típico estadounidense durante más de un mes. La fábrica de Aquion podría instalar 200 proyectos de este tipo cada año.

Los proyectos piloto de Ambri tienen como objetivo una situación ligeramente distinta en la que lo importante es reducir la demanda pico de energía en la red. Si los clientes pueden almacenar electricidad en sus propias casas, reducirán la exigencia a la red en momentos clave y por lo tanto recortar mucho su factura eléctrica.

Uno de los proyectos piloto de Ambri también podría servir para abordar un problema clave en la ciudad de Nueva York (EEUU) donde las líneas eléctricas que importan energía a la ciudad a veces están tan forzadas que están a punto de estropearse. Las baterías de la empresa podrían servir para reducir la demanda y la necesidad de construir más líneas eléctricas. También podrían servir de refuerzo en el caso de apagones, según explica el director ejecutivo de Ambri, Philip Giudice. Esto último es una preocupación importante de la ciudad, que se ha visto vapuleada por potentes fenómenos meteorológicos en los últimos años, como la supertormenta Sandy.

Fuente: www.technologyreview.es

Advertisements

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *