Prueba superada para el auto eléctrico gestado en la Universidad Nacional de La Plata

La exitosa prueba concretada por el automóvil eléctrico promovido por universitarios platenses –el primer modelo a batería de litio construido por investigadores de la facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de La Plata- implica el desarrollo de una experiencia de enorme valor que podría aportar una variante limpia, económica y más acorde a las demandas que plantea la necesidad de una mejor calidad de vida

El denominado EcoAuto fue probado en la ruta provincial 54 y transitó a 70 kilómetros por hora con cuatro personas a bordo, consignándose que la velocidad del vehículo se encuentra limitada por cuestiones de seguridad. El auto eléctrico, que cuenta con una autonomía de 90 kilómetros coronó con esa prueba un proyecto que se inició en 2003. Como se sabe, el proceso se inició con la fabricación de una moto y luego de un pequeño micro, proyectándose ahora un avión que también se impulsará con electricidad.

Al detallar las características técnicas del vehículo, los investigadores subrayaron que se utilizaron pilas de origen chino, con cargas de litio que probablemente tenga origen argentino, para señalar que nuestro país tiene una de las mayores reservas de litio del mundo. Por ello, dijeron, es hora de que se empiecen a hacer las pilas acá, porque está todo dado. Ello generaría trabajo de calidad, con valor agregado, de modo de poder construir las pilas aquí y dejar de importarlas.

Lo cierto es que luego de muchos años de trabajo, se ha materializado el sueño de fabricar un auto eléctrico en el país. En numerosas oportunidades esta columna se ha referido a la importancia que reviste el desarrollo de las energías y combustibles alternativos que, a sus naturales condiciones de no contaminantes y a su capacidad de funcionar con una mínima alteración del medio, unen otras ventajas como las de su bajo costo.

Así se han venido alcanzando avances concretos en la utilización de un sistema de alumbrado público por energía solar en La Plata, realizándose pruebas pilotos y previéndose para el futuro la inclusión de los semáforos, en lo que podría redundar en sensibles economías para el erario.

Cabría reseñar que en las principales ciudades del mundo las líneas de transporte colectivo de pasajeros que las asisten se encuentran impulsadas por energía eléctrica. Además de evitarse las consecuencias nocivas propias del monóxido de carbono, los vehículos eléctricos se caracterizan también por el escaso ruido con el que se desplazan.

Debe también consignarse que en el país se registran lentos pero progresivos avances en el empleo de las energías eólica y solar, en lo que se traduce también en sustanciales mejoras para la calidad de vida de la población, además del menor costo que ellas implican.

Es evidente que en el mundo entero se comprueba un sostenido crecimiento en el uso de fuentes alternativas, que no conspiran contra el medio. De allí que, la decisión de la Universidad platense de presentar el automóvil eléctrico, se inscribe en esa tendencia de vanguardia. Sin duda que la comprobada excelencia científica de las instituciones académicas y de los profesionales actuantes garantiza la seriedad y consistencia de la iniciativa.

Fuente: www.eldia.com

Advertisements

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *