Prueban impresora 3D alimentada con paneles solares

Hay un gran consenso en torno a la idea de que la impresión 3D es una tecnología con un enorme potencial para ayudar en una amplia variedad de contextos. Continuamente se están realizando esfuerzos para crear estructuras y sistemas que permiten a cada vez más personas tengan acceso a la tecnología. Las máquinas se han vuelto más pequeñas, han bajado los costos, y los mecanismos para la creación de materia prima reciclada se está desarrollando a pasos agigantados. Otra área en el que muchas personas están trabajando, es para hacer frente a la necesidad de suministro eléctrico y si es por energía solar, mejor todavía.

Muchas personas pueden optar por conectar una impresora 3D a una fuente de electricidad fiable. Para muchos otros, sin embargo, la disponibilidad de tales fuentes de poder los deja fuera de la revolución de la imprenta 3D, quedando fuera de su alcance. A partir de ese “problema” eso era inaceptable para la gente de re3D (www.re3d.org) que han estado trabajando para crear una alternativa que se encuentre fuera de la red eléctrica normal, para conectar la impresora 3D.

La empresa, re3D, no es nueva en el mundo de la impresión 3D. El Gigabot, su tecnología insignia, es una impresora 3D diseñada con un volumen de construcción de 0.3 metros cúbicos, lo que le permite crear objetos hasta 30 veces más grandes que otras impresoras 3D de escritorio de la competencia. Por desgracia, tiene un enchufe y que a veces puede presentar un problema y esto es lo que el cofundador de re3D Chris Gerty se propuso remediar.

El Gigabot toma ya sea 110 o 220 voltios de energía de red, pero luego la envía a través de alimentación de 24V. La única parte de la máquina que depende de la tensión de red directamente es la cama caliente de la impresora; los otros componentes como motores, el extremo caliente, los sensores y pantalla de ejecución, utilizan una alimentación de 24V. Atender las necesidades de consumo de energía de los aspectos basados en 24V de la impresora fue el primer enfoque priorizado por los investigadores de la empresa re3D.

Después de hacer esa determinación, Gerty conectó placa del controlador de la máquina y el ventilador de refrigeración interno a una batería de ciclo profundo. La siguiente pregunta que tenía que responder era: ¿cuánto tiempo va a imprimir con esta configuración?. Gerty resumió el problema que tuvo que hacer frente a la hora de trabajar con el Gigabot fuera de la energía de la red:

“Me gusta equiparar la electricidad con el agua que sale de una casa… así que siguiendo esa analogía, tuve que averiguar si podía almacenar suficiente presión del agua(voltaje) para mantener vivo el controlador. Para eso necesitaba un gran tanque de retención (baterías de ciclo profundo) que durara toda la impresión, mientras que el uso de los paneles solares garantizaban que pudiera agregar suficiente agua(energía) para el sistema durante la impresión”.

La idea de Gerty era utilizar un panel solar, pero se enfrentó a problemas de suministro de energía suficiente y la capacidad de la energía solar para proveer de energía lo suficientemente consistentes para la impresión continúe ininterrumpidamente de principio a fin. Sin embargo, después de una serie de modificaciones y algunos buenos retoques a la antigua, Gerty fue capaz de completar con éxito una impresión continua de 13 horas. El producto final fue un florero de 12 pulgadas de alto.

El proceso que él describe representa una forma segura de crear un Gigabot basado en energía solar y Gerty es la esperanza de que sus compañeros de ‘expertos’ de impresión 3D solares ofrecerán aportes y sugerencias para ayudar a mejorar el diseño. Es importante destacar que esto sirvió como una prueba de concepto; es posible imaginar que la impresión 3D podría convertirse en algo realmente popular en un futuro razonablemente próximo. Gerty resumió las lecciones de su experimento: “Es evidente que hay mucho trabajo por hacer antes de que tengamos una Gigabot completamente funcionando con energía solar, pero creo que estos experimentos demuestran que es totalmente posible crear objetos 3D en cualquier lugar, dada la necesidad, con una impresora robusta, y con el valor agregado de utilizar una energía tan noble como la energía solar. Lo mejor, está por venir” concluyó.

Fuente: www.3dprint.com

Advertisements

1 thought on “Prueban impresora 3D alimentada con paneles solares”

  1. El Sistema fotovoltaico tridimensional ya está a la venta, es hasta 20 veces más eficiente que un panel solar convencional. Una gran revolución en la producción de energía solar, principalmente para los que no tienen mucha superficie disponible.
    El primer fabricante en vender este sistema se llama Sun-Säule.
    Más información en http://www.sunsaule.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *