Japón, Alemania, China y Canadá impulsan la energía solar en Centroamérica

La tecnología para generar energía solar experimentará baja en 2015 una baja en sus precios, garantizando mayor acceso a los países en vias de desarrollo. Empresas canadienses, asesorías y finaciamiento de Japón, Alemania y China están contribuyendo al desarrollo de tecnología y proyectos solares grandes y pequeños en Centroamérica.

Advertisements

Alemania quiere tener un millón de coches eléctricos para el año 2020

Alemania quiere un futuro distinto, esto ya es un secreto a voces desde hace bastante tiempo, y la medida que han anunciado viajan en la misma dirección. “Instalaremos estaciones de recarga rápida a lo largo de las autopistas alemanas”, ha anunciado el ministro de Transportes alemán, Alexander Dobrindt, según ha informado el periódico regional ‘Passauer Neue Presse’. Paralelamente, un documento del Ministerio de Transportes asegura que la empresa de mantenimiento de carreteras Tank & Rast GmbH planea añadir 400 estaciones de recarga rápida antes de 2017.

El Gobierno de la canciller Angela Merkel pretende colocar un millón de coches eléctricos en las carreteras alemanas antes de 2020. Sin embargo, los altos costes y el limitado alcance de las baterías eléctricas ha ralentizado el ritmo de ventas en Alemania a tan solo 24.000 coches eléctricos este año.
En la actualidad, la red de carreteras del país germano solo cuenta con 100 estaciones de recarga rápida, que permiten repostar en menos de una hora. A estas hay que añadirles otras 4.800 estaciones convencionales de corriente alterna, que exigen bastante más tiempo para recargar del todo los modelos existentes de coches eléctricos. 
Alemania intenta incentivar el coche eléctrico para abandonar paulatinamente el uso de la gasolina. No se trata solo de un modelo de transporte más ecológico y que puede llegar a ser mucho más barato, sino que también evitaría que Alemania dependa de los países exportadores de petróleo.

Fuente: www.ecoticias.com

En Alemania nace un proyecto de investigación para acoplar distintas fuentes renovables

SMA Solar Technology AG (SMA), Vaillant y la universidad RWTH Aachen de Alemania están investigando cómo acoplar de manera inteligente plantas fotovoltaicas a plantas de cogeneración y bombas de calor. El objetivo principal de este proyecto de investigación consiste en desarrollar soluciones óptimas que combinen la energía fotovoltaica con la cogeneración y las bombas de calor y así crear sistemas óptimos para una gran variedad de aplicaciones. 

El segundo objetivo consiste en optimizar cómo se gestiona la carga de los equipos consumidores y el uso de baterías en sistemas fotovoltaicos incluyendo la integración inteligente de la movilidad eléctrica. SMA coordinará este proyecto que durará hasta noviembre de 2017 y cuyo presupuesto es de 5,5 millones de euros. El Ministerio alemán de Educación e Investigación aportará tres millones de euros en el marco del programa de ayudas para investigar y desarrollar la energía fotovoltaica (“FuE für Photovoltaik“).
“Cada vez hay más hogares y empresas que se encargan directamente de su suministro energético (electricidad y calor) combinando plantas fotovoltaicas y de cogeneración e independizándose así de las frecuentes subidas en la tarifa eléctrica. Al acoplar de manera inteligente plantas fotovoltaicas y de cogeneración estamos creando un futuro altamente atractivo con tecnologías muy exigentes”, explica Roland Grebe, Director de Innovaciones Técnicas de SMA. Para ello hay que desarrollar un sistema basado en módulos que combine de manera flexible los diferentes elementos necesarios para suministrar y gestionar la energía de los edificios. Este sistema modular deberá contar también con interfaces al mercado energético y gestión de red. Durante el proyecto de investigación se van a tener en cuenta diferentes tipos de bombas de calor y tecnologías de cogeneración, el uso de baterías térmicas y eléctricas así como la gestión de la carga de los equipos consumidores.
Mediante una conexión inteligente las bombas de calor y la planta de cogeneración, cuya tarea primaria es el suministro de calor, pueden realizar otras funciones relacionadas por ejemplo con la fluctuación de potencia fotovoltaica. De la misma manera, la gestión de carga y la batería de la planta fotovoltaica también puede reducir la carga del sistema térmico (bomba de calor o cogeneración) respetando siempre las necesidades del usuario. Este tipo de sistemas combinados pueden funcionar como una “central virtual” o en conexión con otras aplicaciones, para facilitar una optimización del autoconsumo individualizada, una descarga de la red y unos criterios de optimización energéticos.
Durante este proyecto de investigación, SMA va a ampliar y optimizar sus soluciones energéticas. Además, desarrollará junto a sus socios nuevos estándares para las interfaces. Respecto a las comprobaciones sobre el terreno, se van a evaluar varias plantas piloto tanto en casas particulares como en edificios comerciales para demostrar que las soluciones encontradas durante las investigaciones son también aplicables en el día a día.
Con este proyecto de investigación, financiado por el Ministerio alemán de Educación e Investigación, se crearán las bases científicas y técnicas sobre las cuales cualquier fabricante podrá desarrollar nuevas soluciones para el mercado internacional ayudando a la industria alemana a crear productos innovadores. De esta manera se integrarán en el suministro energético de una manera más intensiva y económica los sistemas fotovoltaicos caracterizados por su sostenibilidad y las tecnologías térmicas de elevada eficiencia. Gracias a la propagación activa del uso de la energía fotovoltaica mediante este proyecto, no solo se asegura que Alemania siga fabricando nuevos productos manteniendo su desarrollo económico sino que también contribuye a la sostenibilidad ambiental y a la transición energética mundial. 

 
Fuente: www.solarnews.es
 

La bicicleta del futuro es de Audi

Las bicicletas eléctricas son una opción muy ecológica para el transporte en tramos cortos, además de los ya conocidos beneficios para la salud, andar en bicicleta puede reducir el uso de combustibles fósiles contribuyendo a aliviar el calentamiento global y el cambio climático.
Si tienes un coche del Grupo Volkswagen y te gusta el tuning germano, posiblemente te sonará la Wörthersee. Todos los años miles de fans de Volkswagen, Audi, SEAT y Skoda se reúnen a las orillas del lago austriaco que da nombre al evento para compartir vivencias y pasarlo estupendamente durante unos días. Esta reunión es aprovechada para agasajar a sus fans con toda clase de prototipos con carácter principalmente tunero, pero lo último de Audi se sale un poco por la tangente. Porque ni siquiera tiene cuatro ruedas. Tiene dos.

La e-bike Wörthersee de Audi fue presentada a mediados del 2012 y es una bicicleta eléctrica repleta de innovaciones técnicas y que se suma al creciente número de velocípedos híbridos comercializados por los fabricantes de automóviles. Construida casi íntegramente en fibra de carbono (la bici completa sólo pesa 11 kg), la e-bike Wörthersee monta un pequeño motor con una potencia máxima de 2,3 kW (unos 3 CV) situado en la parte baja del chasis, que también alberga una batería de iones de litio que se carga en 2,5 horas. El punto más llamativo, sin embargo, se encuentra en el sistema de control electrónico, y es que los parámetros de la bici (y son unos cuantos) se regulan desde el teléfono móvil del usuario.
Utilizando un smartphone, el ciclista podría desbloquear el inmovilizador antirrobo de la bici y establecer una conexión a internet para transmitir vídeo en directo o actualizar su página de Facebook con la actividad deportiva del momento. También hace posible la selección de los modos de conducción: puro (a golpe de cuádriceps y femoral, como siempre), Pedelec, que aportaría impulso eléctrico para alcanzar hasta 80 km/h con una autonomía asistida de 50 a 70 km, y eGrip, que básicamente la configura como un ciclomotor eléctrico puro y duro, con una velocidad punta de 50 km/h.
Fuente: www.engadget.com
 

SMA Solar Technology AG es el primer proveedor de inversores en ser autorizado para Net Metering en Chile

En Chile se siguen haciendo las cosas muy bien y hay que aplaudirlos por eso. Considerando todas sus funcionalidades técnicas, dos tipos de inversores de SMA han recibido la autorización de la Superintendencia de Electricidad y Combustibles (SEC), el organismo gubernamental regulatorio local para participar en el sistema Net Metering en el marco de la Ley 20571. El SMA Sunny Boy TL y el SMA Sunny Tripower TL son los primeros inversores en cumplir los requerimientos de Net Metering en instalaciones fotovoltaicas de hasta 100 kWp de capacidad. Con estos productos, SMA es capaz de ofrecer a clientes en Chile un completo portafolio de inversores de 1 a 25kW.

“Estamos felices de que nuestros inversores sean los primeros en el mercado en recibir autorización” afirma Daniel Rosende, Gerente General de SMA South America. “SMA tiene amplia experiencia en países en todas las regiones del mundo y nuestros productos ofrecen la tecnología más avanzada con los estándares de calidad más altos del mercado”.
El Gobierno de Chile publicó el reglamento de Net Metering el pasado mes. Este garantiza remuneración a tarifas fijas por la inyección de excedentes eléctricos generados en instalaciones fotovoltaicas residenciales y comerciales. Todas las instalaciones a ser consideradas para participar en este programa, necesitan una autorización de la SEC.
SMA Solar Technology AG abrió su subsidiaria en Chile en 2012 y ofrece inversores fotovoltaicos y tecnología de sistemas para todo tipo de instalaciones fotovoltaicas, desde residenciales y off-grid hasta híbridas diésel y de generación gran escala. El portafolio de productos es complementado por una completa oferta de servicios y manejo de operaciones para plantas de generación de gran escala proveído por el equipo local de SMA Service. Para el mercado residencial, SMA opera bajo un esquema amplio de provisión de servicios de acuerdo a los altos estándares de calidad por la que SMA es conocida a nivel mundial. Todos estos factores proveen un grado de seguridad técnica y financiera único para las instalaciones fotovoltaicas.  
SMA es el proveedor de más de 160 inversores centrales Sunny Central CP-XT para algunos de los principales proyectos en ejecución en Chile. Aparte de estos, varios proyectos fotovoltaicos ya han sido implementados con productos y soluciones de SMA en Chile y Sudamérica.

 
Fuente: www.solarnews.es
 
Seguinos en Facebook
Seguinos en Twitter
Seguime en Google+

Ya es un hecho: Alemania erradicará petróleo y nuclear por energía sostenible

Alemania vive en estos días una verdadera revolución de energías renovables que está causando un fuerte debate dentro y fuera de su país, ganando defensores y grandes críticos. El país europeo busca abolir el uso de combustibles fósiles y  energía nuclear por fuentes renovables más amigables con el medioambiente, destaca el reporte Energía Limpia XXI.

ENERGIEWEND, transición energética, es la iniciativa que busca alcanzar 80% de su electricidad con fuentes renovables para el año 2050, y a su vez poner punto final a todas sus centrales nucleares en el año 2022. El programa de transición energética aprobado hace cuatro años, tiene como objetivo reemplazar la energía nuclear y de origen fósil por energías renovables (como la eólica, solar y la biomasa) buscando la protección del medio ambiente, costos asequibles para la población alemana y la seguridad energética del país.
Alemania está impulsando un fuerte giro a las energías limpias las que genera 400.000 plazas laborales
El gobierno alemán acordó este miércoles la implementación de un plan para reducir las emisiones de dióxido de carbono (CO2), uno de los principales gases causantes del efecto invernadero.
Berlín se ha fijado un objetivo aún más ambicioso que la UE y busca recortar en un 40% de aquí a 2020 sus emisiones de CO2 con respecto a 1990, lo que significa dejar de emitir 78 millones de toneladas.
Para conseguirlo, el Gobierno confía en reducir entre 25 y 30 millones de toneladas gracias a medidas de eficacia energética, por ejemplo, los incentivos fiscales a la renovación del parque inmobiliario para ahorrar calefacción y agua caliente.
Además ha solicitado la contribución del sector eléctrico, lo que afecta principalmente a las centrales térmicas que funcionan con carbón o lignito, ya que el carbón representa un tercio de las emisiones de gases de efecto invernadero, y cuatro de las cinco centrales más contaminantes de la UE están en Alemania, según el estudio “Europe’s Dirty” del Fondo Mundial para la Naturaleza.

 
Fuente: www.energialimpiaparatodos.com
 

Alemania ya genera energía fotovoltaica por el equivalente a 20 centrales nucleares


Los alemanes anunciaron que sus plantas de energía solar lograron producir 22 gigavatios de electricidad por hora, lo que, además de constituir un verdadero récord mundial, equivale a tener 20 centrales nucleares funcionando a plena capacidad. Cabe recordar que el gobierno alemán tomó la decisión de abandonar la energía nuclear después del desastre de Fukushima, como consecuencia del tsunami que asoló las costas de esta ciudad japonesa.

En términos concretos, una vez tomada la decisión por el gobierno, los alemanes procedieron al cierre inmediato de ocho plantas y las nueve restantes instaladas en el país deberán estar fuera de servicio para el año 2022 y deben ser reemplazadas por fuentes de energía renovables como la eólica, solar y biomasa.
Norbert Allnoch, director del Instituto de la Industria de Energías Renovables (IWR) en Münster, dijo que los 22 gigavatios de energía solar por hora vertida a la red nacional, reunió casi el 50 por ciento de las necesidades de electricidad de la nación en un medio día promedio.
“Nunca antes, en ningún lugar, un país había logrado producir una mayor cantidad de electricidad fotovoltaica”, dijo Allnoch, quien agregó que “Alemania se acercó a los 20 gigavatios (GW) un par de veces en las últimas semanas, pero ésta era la primera vez que logra llegar a esta medida”.
Este hecho no solo es un récord de energía solar, sino que demuestra que una de las principales naciones industriales del mundo fue capaz de suplir un tercio de sus necesidades de electricidad en un día de trabajo, el viernes, y casi la mitad el sábado, cuando las fábricas y las oficinas estaban cerradas. El gobierno  ha dado un total respaldo a los proyectos sobre energías renovables y las cifras muestran ahora que esto ha ayudado a Alemania ha llevarla a una posición de liderazgo mundial en este tema, con una cifra estable de 20 por ciento de la demanda de electricidad del país que ya está resolviéndose que estas fuentes alternativas.
En otras palabras, esto significa que Alemania tiene tanta capacidad instalada de generación de energía solar como el resto del mundo sumado y su objetivo es reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero en un 40 por ciento desde los niveles de 1990 para el año 2020.
Realmente para imitar, cuanto antes.

 
Fuente: www.ecoportal.net

Alemania y una ambiciosa reforma de su sistema eléctrico


De todas las naciones desarrolladas, pocas han presionado más duramente que Alemania para encontrar una solución para el calentamiento global. Y elevados símbolos de esa campaña están apareciendo en medio del Mar del Norte.

Son turbinas eólicas, que están situadas hasta a 100 kilómetros de tierra firme, se elevan a la altura de edificios de 60 pisos y cuestan hasta 30 millones de dólares cada una. Para fin de año, veintenas de nuevas turbinas estarán enviando electricidad de baja emisión a ciudades alemanas a cientos de kilómetros al sur.
Será otro hito en el costoso intento de Alemania por reformar su sistema eléctrico, un proyecto ambicioso que ya ha producido resultados asombrosos: Los alemanes pronto estarán recibiendo 30 por ciento de su energía de fuentes energéticas renovables. Muchos países más pequeños están superando eso, pero Alemania es por mucho la potencia industrial más grande en alcanzar ese nivel en la era moderna.

MAS DEL DOBLE QUE LOS ESTADOS UNIDOS
El incesante avance de Alemania hacia la energía renovable tiene implicaciones mucho más allá de sus costas. Al crear una enorme demanda para las turbinas eólicas y especialmente para los paneles solares, ha ayudado a atraer a grandes fabricantes chinos al mercado, y esa combinación está haciendo bajar los costos más rápidamente de lo que casi cualquiera consideraba posible hace apenas unos años.
Los ejecutivos de empresas eléctricas en todo el mundo están viendo con nerviosismo como las tecnologías que alguna vez descartaron como irrelevantes empiezan a amenazar a sus planes de negocios largo tiempo establecidos.
Están estallando peleas en todo Estados Unidos en torno de las reglas futuras para la energía renovable. Muchos países pobres, alguna vez decididos a construir plantas eléctricas alimentadas con carbón para llegar electricidad a su gente, están discutiendo si podrían saltarse la era fósil y construir redes limpias desde el principio.

PERIODO DE TURBULENCIA
La hora de la verdad se acerca, y en ningún lugar es más evidente que en Alemania. Aun cuando el país establece récords casi cada mes para la producción de energía renovable, los cambios han devastado a sus compañías eléctricas, cuyas utilidades por la generación de energía han colapsado.
Un patrón similar bien podría estarse desarrollando en otros países que están siguiendo planes ambiciosos de energía renovable. Algunos estados de Estados Unidos, impacientes con el estancamiento legislativo en Washington, han establecido metas agresivas propias, que apuntan a entre 20 y 30 por ciento de energía renovable tan pronto como en 2020.
La palabra que los alemanes usan para su plan está empezando a abrirse camino en las conversaciones en todas partes: energiewende, la transición energética. En el mundo, Alemania es puesto como ejemplo, citado por activistas ambientales como prueba de que una transformación del sistema energético mundial es posible.
Pero está volviéndose evidente que la transformación, aunque factible, será difícil. Algunos expertos dicen que la industria eléctrica está entrando en un periodo de turbulencia más allá de cualquier cosa que haya experimentado en sus 130 años de historia.
Aprovechar por completo las posibilidades podría requerir eliminar las viejas reglas de los mercados de electricidad y empezar de nuevo, dicen observadores de la industria; quizá con técnicas como pagar extra a las empresas de servicios públicos para mantener en suspenso las plantas energéticas convencionales para los periodos en que no sople el viento o no brille el sol. El gobierno alemán ha reconocido la necesidad de nuevas reglas, aunque aún no determina cuáles deberían ser.
“Es bastante asombroso lo que está ocurriendo, realmente”, dijo Gerard Reid, un financiero irlandés que trabaja en Berlín en proyectos energéticos alemanes. “Los alemanes pueden llamarle transformación, pero para mí es una revolución”.
La recompensa potencial de elaborar las nuevas reglas correctas es enorme: un sistema de electricidad mucho más verde que no emita tantos gases de invernadero y otros contaminantes a la atmósfera. Sin embargo, como demuestra la experiencia alemana, las dificultades de la transición probablemente también serán enormes, y sigue siendo poco claro si el sistema puede transformarse con suficiente rapidez para desactivar los peligrosos niveles del calentamiento global.
“Estoy convencido de que el viento y el sol serán las fuentes centrales de la energía, no solo en Alemania sino en todo el mundo”, dijo Patrick Graichen, quien encabeza un grupo de análisis en Berlín, Agora Energiewende, dedicado a estudiar el cambio. “La pregunta es: ¿Cómo podemos convertir la transición energética en una historia de éxito?”.

BAJAN COSTOS PARA VOLVERSE “VERDES”
En un día reciente, bajo un brillante sol californiano, las sierras zumbaban mientras los trabajadores daban los toques finales a espaciosas casas nuevas. Parecían como muchas otras del Condado de Orange, al sur de Los Ángeles, pero con un elemento extra: Lennar Corp. estaba poniendo paneles solares en cada casa que estaba construyendo.
Los precios de los paneles han descendido 70 por ciento en los últimos cinco años. Esa enorme declinación significa que la energía solar está empezado a tener más sentido económico, especialmente en partes de Estados Unidos con altos precios de electricidad.
La economía cambiante puede rastrearse en gran medida a China, vía Alemania. En la última década, los alemanes se propusieron bajar el costo de volverse verde creando un rápido crecimiento en el mercado alguna vez diminuto de la energía renovable.
Alemania ha gastado más de 140 mil millones de dólares en su programa, distribuyendo reembolsos garantizados a agricultores, dueños de casas, empresas y cooperativas locales dispuestos a instalar paneles solares, turbinas eólicas, plantas de biogás y otras fuentes de energía renovable. El plan es pagado a través de sobrecargos en las facturas de electricidad que cuestan a la familia alemana típica aproximadamente 280 dólares al año, aunque parte de eso ha sido compensado conforme las fuentes renovables han hecho bajar los precios de la electricidad al mayoreo.
El programa ha ampliado el mercado de las fuentes renovables y creado enormes economías a escala, con la duplicación de las ventas mundiales de paneles solares aproximadamente cada 21 meses en la última década, y una caída de aproximadamente 20 por ciento en los precios con cada duplicación. “Los alemanes realmente no estaban comprando energía, estaban comprando declinación de precios”, dijo Hal Harvey, quien encabeza un grupo de análisis sobre energía en San Francisco.
Los efectos de dominó sacaron del negocio a algunos fabricantes estadounidenses de paneles, provocando quejas sobre los subsidios del gobierno chino a los fabricantes que se apoderaron de gran parte del mercado. Pero la declinación también creó una oportunidad para los dueños de casas en Estados Unidos y para compañías como Lennar.
La declinación en el costo de la energía renovable significa potenciales problemas para las compañías que generan electricidad. Generan mucho de su dinero en horas del día en que la demanda de energía y, por tanto, los precios de la energía son altos. La energía solar, incluso en pequeña cantidad, pudiera ser especialmente perturbadora, reduciendo los precios al mayoreo durante esos periodos pico.
En Alemania, donde los paneles solares suministran 7 por ciento de la energía y las turbinas eólicas alrededor de 10 por ciento, los precios de la electricidad al mayoreo se han desplomado durante lo que alguna vez eran los horarios del día más rentables.
Las grandes empresas de servicios públicos alemanas están advirtiendo – o rogando, más bien – que no se permita que la revolución siga adelante sin ellas. Y expertos externos dicen que quizá tengan un argumento válido.

ENERGIA INTERMITENTE
El talón de Aquiles de la energía renovable es que es intermitente, así que las empresas de servicios públicos alemanas han tenido que subir y bajar la producción de sus plantas rápidamente para compensar. Las plantas no son necesariamente rentables cuando operan de esta manera, y las empresas de servicios públicos han estado amenazando con cerrar instalaciones que algunos analistas dicen que el país necesita como respaldo.
De hecho, los problemas con la energiewende se han multiplicado tan rápidamente en los últimos dos años que el gobierno está tratando ahora de desacelerar la transición. “Pienso que necesitamos un poco de tiempo”, dijo Jochen Flasbarth, un viceministro del medio ambiente.
Conforme las fuentes de energía renovable comienzan a causar giros en los suministros de energía y los precios, los expertos afirman que nuevas reglas de mercado inteligentes pudieran mantener los costos en un nivel razonable.
Algunas de las innovaciones que recomiendan ya están en uso en cierta medida; con precursores en Estados Unidos a los cuales Alemania está estudiando ávidamente. Incluyen pagos regulares para convencer a las empresas de servicios públicos de conservar en suspenso a algunas plantas de energía alimentadas con combustibles fósiles para los periodos en que haya un rezago en las fuentes renovables.
“Es como una cuota que pagas a tu abogado para tenerlo cerca en caso de que lo necesites”, dijo Jay Apt, un experto en electricidad en la Universidad Carnegie Mellon.

Fuente: www.am.com.mx

Mercedes desarrolla un concept-car en el que la pintura convierte la luz solar en electricidad

El vehículo es de pequeñas dimensiones y lo bautizaron como “G-Code” es un prototipo conceptual construido con el fin de servir como plataforma para la presentación de tecnologías nuevas de propulsión. Todavía no tiene fecha de producción masiva ya que sobre él se estan haciendo pruebas de rendimiento exhaustivas.


El G-Code es un vehículo híbrido del que el fabricante de coches Mercedes ha dado a conocer algunos detalles recientemente y combina un motor de combustión de hidrógeno y motores eléctricos. El hidrógeno funciona como sustituto de la gasolina. A diferencia de otros coches que utilizan hidrógeno como combustible, caso del Honda Clarity FCX, este de Mercedes no lo utiliza para producir electricidad a través de una célula de combustible, sino que utiliza el hidrógeno como combustible para su motor de combustión con turbo, como sustituto a la gasolina.

Este motor más convencional se emplea para mover las ruedas del eje delantero. Por su parte, en el eje posterior emplea propulsión eléctrica, de modo que cuando funcionan ambos sistemas el vehículo es de tracción integral o 4×4. Lo más destacado del G-Code es, sin embargo, la fuente de electricidad a la que recurre para proporcionar energía al motor eléctrico del eje posterior, ya que consiste en energía solar.

publi1

La pintura ‘multivoltaica’ (‘Multi-Voltaic’ en el lenguaje comercial de Mercedes) que recubre la carrocería del vehículo es la que convierte al coche en un panel solar y en un aerogenerador rodante, ya que también convierte la fricción del aire en la carrocería en energía eléctrica.

Otros dos elementos del vehículo participan en la generación de electricidad: la más convencional y conocida frenada regenerativa (que convierte en electricidad parte de la energía en forma de calor disipada al frenar el vehículo) y otras más inusual que convierte también en electricidad los movimientos de compresión y extensión de los amortiguadores de la suspensión.

Aunque el G-Code se presentará formalmente en el próximo salón del automóvil de Los Angeles -si bien se ha dejado ver con ocasión de la inauguración del centro Mercedes de investigación y desarrollo en China-, de momento no hay pistas respecto a cuánto tardará esta tecnología en estar disponible.

Fuente: www.rtve.es

Energías renovables: En el pueblo de Wildpoldsried se produce tres veces más energía de la que se consume

La energía “verde” avanza en Alemania a pasos agigantados. En el primer semestre de 2011, el suministro de electricidad a partir de energías renovables superó por primera vez la marca del 20 por ciento. Pero aún queda un largo camino por recorrer hasta conseguir que el suministro de electricidad proceda íntegramente de energías neutrales con el medio ambiente. 

Un objetivo aún lejano para el conjunto de un país, pero no para un pequeño pueblo situado en los Alpes de Bavaria: Wildpoldsried. Allí, las energías renovables (solar, eólica e hidráulica, entre otras) ya son las responsables del 100 por ciento del suministro eléctrico. Más aún: la localidad genera tres veces más energía de la que consumen sus 2.500 habitantes. La denominada “Dorfheizung” –”calefacción del pueblo”-, alimentada con pellets de madera, garantiza el calor en invierno en todas las casas de Wildpoldsried.
Pero el compromiso de los habitantes del pequeño pueblo alemán va más allá de la producción de energía “verde”. También reducen el consumo de energía a través de medidas más diversas, como aislando térmicamente los tejados de las casas, colocando lámparas de bajo consumo para la iluminación de las calles o gracias al uso de bombas de calor altamente eficientes en la mayoría de los edificios del lugar. Incluso los lodos residuales procedentes de las aguas residuales son procesados para convertirlos en una valiosa materia prima: humus que utilizar en explotaciones agrícolas sostenibles o para la renaturalización de zonas de la ribera de los ríos.
Los habitantes de Wildpoldsried están convencidos de lo rentable que es invertir en proyectos respetuosos del medio ambiente. Pero la convicción de apostar por el suministro de energía renovable no surge de la noche a la mañana. En Wildpoldsried se trabaja desde 1998 en la creación de un perfil “ecológico” propio. Desde entonces, son incontables los premios acumulados, entre los cuales también lograron el “European Energy Award”.
En este tiempo, incluso multinacionales como Siemens han descubierto el pueblo. La compañía prueba allí, junto con científicos de diferentes universidades, los conocidos como “smart grids” o redes eléctricas inteligentes, que deben garantizar la distribución eficiente de la electricidad. En el futuro, los resultados podrían ser volcados a nivel masivo en todo el país.

Fuente: www.dw.de