Los coches eléctricos ya son más baratos que los diésel si sumamos su costo total de mantenimiento

A día de hoy, un coche eléctrico es mucho más caro que un modelo equivalente de combustión. Sin ir más lejos, un Renault ZOE o un Nissan LEAF cuestan con baterías en propiedad el doble que sus hermanos de gama Clio y Pulsar a igualdad de equipamiento y potencia. Sin embargo, el panorama cambia enormemente si sumamos los costes de uso: el precio de la gasolina, averías, seguro… ¿Merece la pena un coche eléctrico por su economía de uso?

Advertisements