La coherencia cuántica plantea una revolución en la eficiencia de los paneles solares

La eficiencia energética de los paneles solares es por ahora muy limitada, y aunque en el caso de los grandes concentradores se logran eficiencias de cerca del 50%, los paneles solares no superan el 23% de eficiencia de forma sostenida. Buena parte de la energía solar se pierde en forma de calor debido a las ineficiencias termodinámicas inherentes al proceso de conversión de energía de un tipo al otro.

Advertisements

De lingotes de silicio a moldes: así quieren conseguir que la energía solar sea más barata que el carbón

El silicio es un material fundamental en los paneles solares. Después de ser tratado, presenta forma de lingote. Para obtener las celdas solares, dicho lingote se corta en finas láminas u obleas que, después de ser tratadas de nuevo, forman los paneles solares que conocemos hoy en día. ¿Y si un cambio en el proceso consiguiese abaratarlo un 20%?

Por el momento las celdas solares transparentes muy lejos de ser una opción

La fluctuación científica es muy variable en cuanto a nuevos materiales se refiere. Pues bien, en la energía solar fotovoltaica pareciera que nunca cesan las noticias al respecto. Esta vez, es para comentar los avances que se están sucediendo en lo que respecta a las celdas solares transparentes que según parece, representan más un relato de ciencia ficción, que una realidad cercana.


Se pueden aplicar en las ventanas de los edificios y de los vehículos. Últimamente se filtró la noticia que la empresa norteamericana Apple patentó un diseño en el que la pantalla del teléfono móvil proporcionaría carga eléctrica a la batería.
Varias instituciones y compañías trabajan incansablemente en el desarrollo de paneles solares transparentes capaces de producir electricidad a partir de la energía solar, pero sin bloquear el paso de la luz visible.
Las ventajas de disponer de paneles solares transparentes son evidentes: por ejemplo, permiten que todo el vidrio en la fachada de un edificio o las ventanillas de un vehículo se conviertan en una fuente de electricidad limpia.
También su aplicación en teléfonos y dispositivos móviles contribuye al suministro de energía necesario para que las baterías de estos se mantengan cargadas.
Según afirma la compañía francesa SunPartner, colocando una de estas láminas transparente entre las capas de vidrio que forman la pantalla de un teléfono móvil, proporcionaría un 50 por ciento más de carga de batería siendo un añadido invisible para el usuario.
De momento, sin embargo, la eficiencia de este tipo de paneles solares es muy limitado y su costo es alto, aunque en este sentido se producen mejoras constantes. Básicamente un dispositivo móvil provisto de este tipo de panel estaría en carga permanentemente, siempre y cuando esté expuesto a la luz, por ejemplo durante su uso o cuando se deja sobre la mesa.
El planteamiento que desarrollan investigadores de la Universidad de Michigan es similar al anterior pero aplicado a una escala mucho mayor, que ambiciona convertir las fachadas de los edificios -y las ventanas de las viviendas- en fuentes de electricidad generada a partir de la energía recibida del sol.
El aspecto y las propiedades de estas ventanas son iguales a las convencionales que se utilizan actualmente en los recubrimientos de los edificios y a las de los cristales instalados en los vehículos. En ambos ejemplos los cristales disponen de un tratamiento que reduce la cantidad de rayos que lo atraviesan para reducir la temperatura del interior.
En el caso de estos vidrios su tratamiento no bloquea la luz visible, haciendo que resulten transparente a simple vista. Pero en realidad funcionan como un concentrador que capta parte de la energía recibida, las correspondientes a las frecuencias más próximas al espectro infrarrojo, y la redirije hacia lo laterales de la ventana.
Unas tiras de células fotovoltaicas situadas en los laterales, ocultas en el marco de la ventana, son las que producen las electricidad.
Por ahora este tipo de desarrollos tienen dos grandes desafíos: la eficiencia asociada, la capacidad de producir electricidad en proporción a la cantidad de energía solar recibida, y el costo.
Y aquí viene lo malo de todo este tema: es que la eficiencia de estos paneles transparentes es actualmente del 1 por ciento. En un panel solar convencional la eficiencia ronda el 20 por ciento. Por eso los esfuerzos se encuentran muy lejos de obtener resultados prometedores. Dicho de otro modo, por el costo de una celda de este tipo, no se justifica la inversión si sólo se puede obtener un porcentaje tan bajo de rendimiento.
Sin embargo los investigadores confían de que es posible alcanzar una eficiencia del 5 por ciento optimizando el desarrollo final. También aseguran que el costo final se reducirá cuando los paneles transparentes se empiecen a producir de forma masiva. Aunque igual, siguen siendo cifras despreciables.

 
Fuente: www.rtve.es