Tejas solares de vidrio para generar energía solar térmica

Hablamos del sistema SolTech Energy para generar energía limpia y sostenible, tejas solares de vidrio. Una innovación sueca con la que se puede reducir los costos en calefacción. Un sistema único de calefacción con tejas fabricadas con vidrio transparente. Además visualmente son bonitas y le darán aspecto único a tu tejado.

Advertisements

Investigador de la Universidad Católica de Chile crea un dispositivo para optimizar uso de calefactores solares

Carl Lüders, investigador de la Universidad Católica de Chile es el autor de un dispositivo que optimiza recursos energéticos en el calentamiento de agua. Desde hace cinco años, Carl Lüders, académico del Departamento de Ingeniería Estructural y Geotécnica de la Escuela de Ingeniería de la Universidad Católica (UC), está desarrollando una tecnología que optimiza el uso de agua caliente proveniente de calefactores solares, de uno de los techos de la Escuela de Ingeniería UC.

Se trata de un dispositivo que “optimiza el uso energético mezclando selectiva y gradualmente el fluido proveniente de un calefactor solar, un calefactor convencional (calderas, termos o calefón que usen energías tradicionales o combustibles fósiles) y agua fría de la red, entregando en forma continua el fluido a una temperatura y caudal regulado por el usuario” explica el investigador.

Motivado por facilitar y optimizar el uso del sistema de calefacción solar en períodos de baja radiación solar, diseñó un dispositivo consistente en una llave de paso de cuatro vías -tres de entrada y una de salida- que de manera fácil e intuitiva regula la temperatura a medida que se gira en el sentido de los punteros del reloj, reduciendo a una cantidad mínima el agua necesaria proveniente del calefactor convencional.

Lüders comenta que la tecnología fue ideada para uso domiciliario, no obstante, la Escuela de Ingeniería de la UC está evaluando cómo extenderla al área industrial.
Destaca que el sistema permitiría a los usuarios no depender totalmente de los calefactores convencionales en épocas del año en que la energía solar no es capaz de aumentar lo suficiente la temperatura del agua, lo que provoca que sean reemplazados por los convencionales.

A mediados de 2009, el investigador se adjudicó el “Concurso de Patentamiento” de la Vicerrectoría de Investigación Académica de la UC, que busca apoyar a los académicos en la protección de los derechos de propiedad industrial de sus invenciones, beneficiando a la sociedad con estos avances al incentivar su transferencia hacia el sector productivo.

Por ello, en mayo de 2014, comenzó el proceso para formalizar la patente del dispositivo en el país. En tanto, entre octubre y noviembre de este año inició la gestión para patentar esta invención en el extranjero, a través del Tratado de Cooperación en materia de Patentes (PCT).

Fuente: www.df.cl

Con la ayuda del sol: en busca de energía más barata y ecológica

Karina López Vargas vive en Flores y, parada junto a paneles solares instalados en el techo de su casa, sonríe satisfecha. Tiene un motivo: la generación de su propia electricidad representa un considerable alivio económico. Dice que ahora paga cuatro veces menos de luz y de gas que antes de usar energía solar.

Algo similar pasa en el club de campo Las Cañuelas, en el partido bonaerense de Cañuelas, donde Carlos Karamanian construyó una casa que pretende ser autosustentable. Cuenta con paneles solares que le permiten calentar agua y ahorrar hasta un 85 por ciento de consumo de gas, combinados con paneles fotovoltaicos que le proveen algo más del 60 por ciento de la energía eléctrica que utiliza su casa.
Son dos casos de una tendencia de generación de energías renovables que crece en el área metropolitana, a paso lento pero sin pausa.
El fenómeno, cuentan los especialistas, está arraigado en el interior, donde, en áreas rurales, los paneles solares aparecen junto a las antenas satelitales de televisión y de Internet.
La explicación es que hay mayores incentivos para el uso de este tipo de energía -Santa Fe es un ejemplo- y su regulación está más avanzada que en la ciudad y que en la provincia de Buenos Aires.
El avance de la tecnología, además, permitió bajar los costos de instalación de estos sistemas. Así es que, mientras en la década de los 80 el costo era de aproximadamente 30 dólares por cada vatio generado, ahora esa ecuación es de 0,37 centavo de dólar por cada vatio.
Proyectos institucionales, de empresas y de vecinos particulares empiezan a experimentar con la utilización de tecnologías renovables que sólo necesitan de la luz del sol para generar corriente eléctrica.
A pesar de que todavía no es económicamente rentable por la legislación en vigor, algunos vecinos se animan y han instalado equipos que proveen energía eléctrica en sus casas para la iluminación interna y externa, el funcionamiento de las heladeras y de las bombas de agua por si se corta la luz.

“Estoy feliz con el cambio. Yo elegí una fase de la casa que es la que necesito que siga funcionando si hay algún corte. Mientras tanto, cuando funciona todo bien, achiqué el costo cuatro veces”, contó Karina López Vargas, que vive en una casa en Flores.
Según sus cálculos, ahorra por mes unos 1800 pesos en consumo. “Antes me llegaba una factura de 2500 pesos, ahora estoy pagando 600”, detalló. Aunque todavía la ecuación económica con la inversión que tuvo que hacer no cierra, no se arrepiente: “Yo creo que todos tenemos que empezar con algo. Todavía resta que el Estado compense por la electricidad que yo genero y va a la red. Pero creo que tarde o temprano eso va a suceder”.
López Vargas explicó que no sólo se debe tener en cuenta el costo de los paneles solares y de la instalación, sino que hay que adaptar los artefactos eléctricos y las luminarias de la casa. Todos deben ser eficientes y de bajo consumo.
Según el Instituto Nacional de Tecnología Industrial, en la Argentina son 74 los proveedores autorizados de equipos y servicios de energía solar en todo el país.
Andrés Navarro, director ejecutivo de Opción Renovable, una de las empresas que se dedican a vender e instalar este tipo de equipos, indicó: “Creo que hay mucha gente que está haciendo una apuesta a futuro. Y el último año y medio, la demanda de consultas creció muchísimo. Hay algunos que lo hacen por una cuestión económica, como con la energía solar térmica, y otros porque entienden que es lo que se viene”.
La energía solar puede utilizarse con dos tecnologías: la solar térmica y la solar fotovoltaica. La primera, en general, es mucho más accesible y rentable, ya que permite calentar el agua previamente a que pase al termotanque y, de este modo, evitar que éste trabaje. El ahorro en gas natural es casi inmediato.
En tanto la solar fotovoltaica es un poco más costosa porque además necesita de un conversor y algunos equipos usan baterías para poder almacenar y equilibrar la energía que se genera.
“Para que una instalación para una casa tenga un efecto en la factura tenemos que hablar de unos 20.000 pesos. Mientras que los equipos de térmica arrancan en 4000 pesos. Dos personas pueden ahorrar hasta un 80% en la factura de gas”, indicó Rodrigo Herrera Vegas, de Sustentator, un emprendimiento que comercializa estos equipos.
A pesar de que existen más consultas y mayor demanda de esta tecnología, las restricciones a la importación dificultan un poco las transacciones. “No me parece lógico que el Gobierno ponga tantos palos en la rueda para poder importar estos equipos mientras se pagan miles de millones de dólares para importar combustibles fósiles”, sostuvo Herrera Vegas.

OTRO CASO EN CAÑUELAS
Carlos Karamanian vive en Cañuelas, en una casa construida con una visión sustentable. Cuenta con cuatro colectores solares para calentar el agua, que le permiten ahorrar el 85%. Y con 12 paneles fotovoltaicos que aportan entre 60 y 80% del consumo eléctrico. Además funciona como un sistema de emergencias para los casos de cortes en el suministro eléctrico.
“Existe el preconcepto de que las casas ecológicas se construyen con adobe y paja, o bien son aquellas cuyo diseño futurista parece propio de una película de ciencia ficción más que una casa real. Para romper este mito hemos utilizado técnicas y materiales tradicionales, ejecutando la obra de manera racional y con la incorporación de algunos materiales y tecnologías avanzadas”, dijo el vecino de Las Cañuelas Club de Campo.
Por el momento, sin embargo, cada una de las personas que genera electricidad y la inyecta en la red no obtiene su compensación. Es que no h
“La legislación que está faltando es algo básico: que se permita que uno sea un generador. La Secretaría de Energía o el Ente Regulador podrían permitir este tipo de transacción. Hoy día todos somos usuarios / consumidores de electricidad. Deberíamos poder ser generadores”, explicó Juan Carlos Villalonga, presidente de la Agencia de Protección Ambiental porteña.
Este permiso, por ejemplo, rige en la provincia de Santa Fe. Allí la empresa estatal ya permite inyectar energía en la red y descontar de la factura lo que se provee.
Otra cuestión por tener en cuenta respecto de la energía solar es la baja notoria del costo de esa tecnología. Como para darse una idea, en los 80, se pagaban unos 30 dólares por cada vatio que se generaba; hoy ese precio bajó a 0,37 centavos de dólar.
“Todos estos años de evolución dan cuenta de que el gran aporte solar va a ser a través de pequeñas instalaciones y no de grandes parques. Uruguay, Brasil y Chile han avanzado en la materia. Ahora nos falta a nosotros”, agregó Villalonga.
Hay instituciones como la Legislatura y la Defensoría del Pueblo porteña que ya han instalado paneles solares. Próximamente, el Centro de Información y Formación Ambiental inaugurará otro.

 
Fuente: www.lanacion.com

La Universidad Nacional de La Plata lidera desarrollos a partir de concentradores solares

Investigadores de la Facultad de Ciencias Astronómicas y Geofísicas de Universidad Nacional de La Plata (UNLP) lideran innovadores desarrollos científicos a partir del uso de altas concentraciones de energía solar. Los proyectos, que emplean un motor Stirling; vapor por sales fundidas y energía fotovoltaica, permitirán a corto plazo transferir la tecnología a la producción en serie del sector industrial de nuestro país.

Desde la década del ochenta, el mundo globalizado e industrial vive una constante crisis en el abastecimiento de energía eléctrica. El creciente desarrollo tecnológico, sumado a la merma en la explotación de los recursos tradicionales como petróleo, carbón y gas, y la creciente conciencia de aplicar conceptos de energías limpias, ha volcado a los países del primer mundo a la búsqueda de nuevas fuentes energéticas renovables y alternativas.
La energía eólica, mareomotriz, geotérmica y de energía renovable procedente del aprovechamiento de la materia orgánica e inorgánica formada en algún proceso biológico o mecánico, generalmente, de las sustancias que constituyen los seres vivos (plantas, ser humano, animales, entre otros).
La biomasa es un tipo de energía renovable procedente del aprovechamiento de la materia orgánica e inorgánica formada en algún proceso biológico o mecánico, generalmente, de las sustancias que constituyen los seres vivos (plantas, ser humano, animales, entre otros). La biomasa está en desarrollo y con fuertes aplicaciones, pero la que más se utiliza en Europa y EEUU en el campo de la investigación, y en la aplicación industrial rápida, de usos poblacionales urbanos y habitacionales, es sin duda, la energía solar.
A partir de la premisa que indica que la energía solar es de gran alcance y rápida transferencia al medio productivo, expertos de la Universidad Nacional de La Plata llevan adelante una serie de proyectos de Sistemas Ópticos Concentradores en la aplicación de altas y medias temperaturas, para ello utilizan un motor Stirling; vapor por sales fundidas y energía fotovoltaica. La energía solar se divide en temperaturas bajas (80 a 120ºC), medias (150 a 300ºC) y altas (400 a 1.200ºC).
Luis Martorelli, licenciado en Astronomía y a cargo de las tres investigaciones que lleva adelante la Facultad, indicó a Argentina Investiga que “en las últimas décadas, la creciente demanda del sector industrial y de la población de nuestro país ha generado récords de consumo energético ya que ha superado los 40 mil kw/h, de manera que ha evidenciado serios problemas de abastecimiento en el suministro de energía eléctrica”.
El investigador aclaró que los distintos proyectos se encuentran en la etapa de desarrollo y todos tienen como condición prioritaria que deberán realizarse con materiales y tecnología netamente nacional. Y detalló: “El sistema de altas temperaturas con colector óptico parabólico con motor Stirling pretende alcanzar los 800 a 900ºC y generar 4 kw/h”. 
Este proyecto es motorizado por el ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación junto con la UNLP, la Universidad Nacional de Catamarca, el Instituto Universitario Aeronáutico de Córdoba y la empresa Industrial Belgrano SA. En este caso, la radiación solar es concentrada mediante espejos cóncavos y la alta temperatura alcanzada en el foco de concentración se convierte en trabajo mecánico mediante una máquina térmica (una máquina que funciona entre una fuente caliente y una fría). El trabajo efectuado por el motor es luego convertido en energía eléctrica por un generador lineal. Este sistema puede ser utilizado en forma individual para alimentar una vivienda familiar, o en forma de planta solar de módulos para alcanzar en serie valores más elevados de producción eléctrica.
El segundo proyecto que lleva adelante el Laboratorio de Óptica de la Facultad (LOCE) junto con el Centro de Investigación de Metrología y Calidad (CEMECA), perteneciente a la Comisión de Investigaciones Científicas de la provincia (CIC), apunta al desarrollo de un sistema Colector Cilíndrico Parabólico (CCP) para la generación de vapor a través de sales fundidas y aceites calóricos sobre una turbina de vapor con temperaturas de 400ºC. Este desarrollo, si bien requiere de un importante espacio físico para la instalación de los colectores, es el más viable a nivel tecnológico. 
Martorelli ejemplificó: “Para alimentar de energía eléctrica unas mil casas se necesitaría colocar colectores cilíndricos parabólicos en un campo de 12 mil metros cuadrados, es decir, en toda una manzana”. 
La tercera instancia consiste en el desarrollo de un Horno Óptico Solar (HOS) de muy altas temperaturas (1.300 a 2.000ºC) para aplicaciones metalúrgicas y vitrificantes.

 
Fuente: www.argentinainvestiga.edu.ar
 

El INTI promueve la construcción de equipos solares económicos y autoconstruibles


El INTI, mediante el Programa de Energías Renovables, se encuentra trabajando en un concepto de fabricación de equipos solares de bajo costo para el aprovechamiento libre del recurso solar. La simplicidad de su tecnología permitiría la “autoconstrucción” por parte del usuario y/o acceso a un kit económico que agrupa materiales de bajo costo encontrados fácilmente en cualquier ferretería. Se propone industrializar la oferta, transfiriendo la tecnología a organizaciones capaces de mantener las premisas mencionadas.

La idea proyecto, basada en un producto innovador de alto valor agregado, intenta brindar a la comunidad una solución energética y ambiental con el aprovechamiento de recursos naturales”. El producto sobre el que versa el proyecto es un “calefón solar” o equipo solar de bajo costo, el cual permite el calentamiento de agua para uso sanitario, brindando a las familias una importante reducción del consumo energético diario. La tecnología consiste en el calentamiento por radiación solar del agua domiciliaria para uso sanitario (ducha), mediante la circulación de agua de red por una plancha de policarbonato alveolar acumulándose en un tanque montado para tal fin hecho en polietileno de alta densidad y cuyas conexiones entre ambos son con tubos de termofusión de PVC. Todos ellos materiales disponibles en cualquier ferretería o cadena de venta de artículos para la construcción y equipamiento para el hogar.

El prototipo se encuentra en un importante grado de avance. Es un equipo escala 1 en 1 el cual se encuentra en periodo de evaluación para analizar su rendimiento y pérdidas energéticas además de costos financieros aparejados a su construcción y montaje (la premisa básica es no superar los mil pesos en el costo de materiales). Queda resolver detalles para optimizar la aislación térmica manteniendo la relación precio/calidad y redactar un manual de usuario de acceso web libre para la autoconstrucción y montaje.

El diseño está pensado para un usuario dispuesto a poder satisfacer parte de la energía que consume asumiendo una inversión baja en un producto de confianza autoconstruible,  principalmente hogares electrodependientes o con tarifas de gas o electricidad muy altas y que no cuentan con una tarifa subvencionada.

El aspecto innovador de este sencillo equipo, permite la autoconstrucción por parte del usuario a muy bajo costo.  Cuenta con componentes fácilmente sustituibles por el usuario en caso de ruptura o vida útil alcanzada y baja huella de carbono en la fabricación de sus componentes. Es de fácil montaje y tecnología transferible de vecino a vecino.

Fuente: www.inti.gov.ar
 

Desarrollan una nueva tecnología que revolucionaría la energía solar térmica

La clave para crear un material que sería ideal para convertir energía solar en calor es ajustar su espectro de absorción de la manera más idónea: Debería absorber prácticamente todas las longitudes de onda de luz que alcanzan la superficie de la Tierra desde el Sol, pero sin que ello provoque una reirradiación excesiva de calor desde el material, ya que esto implicaría una pérdida excesiva de energía aprovechable para el proceso de conversión.

Ahora, unos científicos del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), en la ciudad estadounidense de Cambridge, han logrado desarrollar un material que se acerca mucho al “ideal” para la absorción solar. El material es un cristal fotónico dieléctrico metálico bidimensional, y tiene el beneficio adicional de absorber la luz del Sol desde una amplia variedad de ángulos y de soportar temperaturas extremadamente elevadas. Y lo que quizá es aún más importante, el material puede ser también fabricado de forma barata y a gran escala.
La creación de este material es obra del equipo de Jeffrey Chou, Marin Soljacic, Nicholas Fang, Evelyn Wang y Sang-Gook Kim. El material trabaja como parte de un dispositivo solar termofotovoltaico: La energía de la luz solar es primero convertida en calor, que entonces hace que el material resplandezca, emitiendo luz que puede, a su vez, ser convertida en corriente eléctrica.
Para poder aprovechar al máximo los sistemas que concentran la luz solar usando espejos, el material debe ser capaz de soportar temperaturas muy altas sin sufrir daños. El nuevo material ya ha demostrado que puede aguantar temperaturas de mil grados centígrados (1.832 grados Fahrenheit) durante un período de 24 horas seguidas sin sufrir una degradación seria en su funcionamiento.
Y dado que el nuevo material puede absorber eficientemente luz solar desde una amplia variedad de ángulos, no se necesita la instalación de dispositivos motorizados que rastreen la posición del Sol en el cielo y vayan moviendo los paneles a lo largo del día. Prescindir de esto supone un notable abaratamiento de costos.
Si bien el equipo ha demostrado prototipos que funcionan usando una fórmula que incluye a un metal relativamente caro como lo es el rutenio, todo apunta a que es factible usar cualquier metal que pueda sobrevivir a estas temperaturas elevadas. El grupo está ahora trabajando para optimizar el sistema con metales alternativos, que sean tan baratos como sea posible. Chou espera que el sistema pueda ser desarrollado en un producto comercialmente viable en al menos unos cinco años.

Fuente: www.noticiasdelaciencia.com
 

Todo lo que tiene saber sobre los sistemas solares térmicos a base de tubos de vacío

Los sistemas solares térmicos basados en tubos de vacío son cada vez más populares a la hora de realizar una instalación en la que se desea obtener agua caliente sanitaria. La explicación de este éxito se debe a que estos equipos tienen uno de los mayores rendimientos térmicos en el rubro. La invitación es dar un paseo por esta clase de sistemas térmicos, para conocer a fondo todos los detalles que se esconden en una instalación estandar.


Si hay algo que se asemeja entre los distintos sistemas solares térmicos es que no poseen demasiada tecnología. Un sistema solar térmico de tubos de vacío es un tipo de colector solar que aprovecha la energía solar para transferirla a un fluido que por lo general es agua. Hacemos esta salvedad, ya que como veremos en otro artículo, los sistemas de concentración a alta escala, no utilizan el agua como fluido caloportador.
Pero bien, si comparamos los sistemas de tubos de vacío con los colectores solares planos vamos a ver que en estos ultimos existen pérdidas por convección. Por su parte, en los tubos, al estar aislados al vacío estas pérdidas se reducen a valores en torno a un 5 por ciento, lo que supone alrededor de un 35 por ciento menos con respecto a los paneles planos. Esto, a la larga, permite incrementar el rendimiento de forma increíble, obteniéndose aumentos cercanos al 196 por ciento frente a los colectores planos.

Los sistemas de tubos de vacío le deben su rendimiento, en gran medida, a la excelente confección del tanque acumulador

El sistema de tubos de vacío se basa fundamentalmente en un tanque contenedor que está formado en realidad por dos tanques. Uno exterior que está en contacto con la atmósfera y dentro encontramos otro más pequeño de acero inoxidable que contiene la capacidad que indica el fabricante. El tanque interior está protegido por una aislación térmica muy importante, realizada en espuma de poliuretano lo que permite garantizar que estos equipos pueden llegar a tener una pérdida térmica de tan solo dos grados centígrados por día, en cualquier condición térmica exterior. Los tanques tienen además una serie de perforaciones alineadas, donde van encajados a presión los tubos de vacío. Una arandela de silicona es la que garantiza que no haya pérdidas de agua de ningún tipo.
Tanto el tanque acumulador como los tubos de vacío se montan sobre una estructura que tiene la versatilidad de poder adaptarse a distintos emplazamientos. Es así como pueden ponerse en una terraza, o en lo alto de un tejado sin ningún tipo de problemas. 
Se podrá ver en todos estos equipos, que por detrás de los tubos de vacío, se suele colocar una superficie reflectante. Esto se debe a que se busca aprovechar su forma cilíndrica para absorber la energía reflejada en la placa. 

Un tubo de vacío al detalle

Los tubos de vacío están compuestos por un doble tubo de vidrio, entre cuyas paredes se hace un vacío muy elevado (en torno a 0,005 pa) y el vidrio interior suele llevar un tratamiento a base de metal pulverizado para aumentar la absorción de radiación. Las dimensiones de los tubos son similares a las de un tubo fluorescente, en torno a los 60mm de diámetro y 180cm de largo.
En la actualidad existen dos esquemas generales de tubos de vacío: los colectores de flujo directo y los de flujo indirecto o heat-pipe.

El tubo de vacío de flujo directo fue el primero en desarrollarse, y su funcionamiento es idéntico al de los colectores solares planos, en donde el agua circula por el tubo expuesto al sol, calentándose a lo largo del recorrido y ascendiendo por el efecto de convección. Es el sistema más eficiente de captación solar.
Los sistemas indirectos o comúnmente llamados “heat-pipe” es una evolución de los colectores solares de tubos al vacío tradicionales. Estos provechan al máximo la radiación solar para el calentamiento de agua. Gracias al vacío de los tubos su perdida de calor es minima, otorgándoles un elevado rendimiento. Una de las ventajas de los sistemas heat-pipe es que gracias a la unión seca del heat pipe de cobre con su compartimiento en el tanque de agua, los tubos pueden ser extraídos o intercambiados sin afectar ni detener el funcionamiento del sistema. Además, su diseño modular permite la combinación de colectores para distintos volúmenes de agua a calentar. Una diferencia con el sistema tradicional de tubos de vacío es que al no fluir agua por los tubos y gracias a sus materiales de construcción anticorrosivos como el borosilicato, estos tubos prestan una máxima protección a los agentes corrosivos.

En los tubos de heat-pipe el agua no circula dentro del mismo.
Se calienta el bulbo de cobre que tiene en el extremo.

Una de las ventajas más importantes, es que los sistemas heat-pipe tienen un mayor rendimiento que los sistemas de tubo de vacío tradicionales. Al punto que son los sistemas con mejor rendimiento tienen en climas fríos a extremadamente fríos. Este sistema de flujo indirecto obliga a una inclinación mínima de los tubos en torno a los 15 grados para permitir la correcta circulación del fluido. Este sistema es 166 por ciento más eficiente que las placas planas.

Ventajas y desventajas. Los tubos de vacío, en comparación con los colectores planos, suponen un avance en la captación de calor en condiciones desfavorables (precisamente cuando más se necesita el calor). Los costos de fabricación son mucho menores que las placas tradicionales planas, ya que son fabricados en cristal borosilicato, al contrario que los colectores planos que al ser fabricados en cobre, son más caros.
Desde otro punto de vista, una ventaja añadida de los tubos es su mayor versatilidad de colocación, tanto desde el punto de vista práctico como estético, pues al ser cilíndricos, toleran variaciones de hasta 25 grados sobre la inclinación idónea sin pérdida de rendimiento, lo que permite adaptarlos a la gran mayoría de las edificaciones existentes. 
A esto hay que añadir la menor superficie necesaria que precisan los tubos, además por su forma cilíndrica reciben los rayos solares perpendicularmente durante todo el día, al contrario que los colectores planos que son más eficientes cuando tienen el sol incide sobre ellos perpendicularmente al mediodía.

Uno de los desprendimientos de la tecnología utilizada en los sistemas solares térmicos de tubos de vacío, se encuentra en una aplicación que por lo menos en Argentina aún no ha llegado. Es la aplicación de esta tecnología en lo conocido como “aire acondicionado solar”. Por el momento, los que mejor rendimiento tienen son los denominados “híbridos” que utilizan el sistema térmico y también utilizan energía eléctrica. 

Como vemos, los sistemas de enfriamiento solar no solamente pueden servir
para un domicilio. Aquí vemos un equipo que alimenta la refrigeración
en un laboratorio en Alemania

El aire acondicionado solar híbrido, son sistemas que utilizan el sol como fuente de calor adicional para ayudar con energía solar térmica el proceso de enfriamiento de un sistema de aire acondicionado típico, reduciendo el consumo de energía eléctrica para el funcionamiento del compresor.
El colector solar ayuda el compresor a calentar el gas y permite una reducción en el consumo de energía eléctrica del orden del 40 al 60 por ciento.

Los sistemas de aire acondicionado solar híbridos tienen una eficiencia muy alta y son una alternativa muy moderna para la refrigeración de sitios que funciona en base a energía solar, lo cual no solamente nos llega a brindar un ahorro en el consumo de energía eléctrica, sino que también resulta beneficioso para el ambiente debido a que produce una menor cantidad de dióxido de carbono a largo plazo.