México: En un horno de concentración solar que alcanza 3,400 grados prueban nuevos materiales

El HoSIER de la UNAM es único en el país y toma energía del Sol para elevar la temperatura hasta un nivel que permite fundir casi cualquier material que existe sobre la Tierra, dice Camilo Arancibia.

Advertisements

El horno solar de Odeillo, en Francia

Recorriendo los Pirineos, en la frontera entre Francia y España, en el lado francés, el viajero puede encontrar un extraño y futurista edificio. Es el gran horno solar de Odeillo, que alberga un centro francés de investigaciones sobre energía solar. Se ubica en la comuna de Font-Romeu-Odeillo-Via, en el departamento de Pirineos Orientales.

El horno solar de Odeillo es uno de los más grandes del mundo, quizá sólo comparable con uno similar que se encuentra en Taskent, Uzbekistán. Cuenta con una potencia térmica de 1 GW. Pero su importancia radica, sobre todo, en que es uno de los más importantes centros de investigación acerca de la concentración de la radiación solar y sobre el comportamiento de materiales sometidos a temperatura extremas.

02

Este gran horno solar supera en tamaño al mítico Arco del Triunfo de París. Tiene 9.600 espejos que reflejan los rayos del Sol y los concentran en un punto. Con ello, se consiguen temperaturas superiores a los 3.000 ºC. El centro de Odeillo se dedica, entre otras cosas, al estudio de materiales cerámicos y, en concreto, a comprobar su respuesta ante tan altas temperaturas.

Fue en 1949 cuando se construyó el primer horno solar en Francia, en la localidad de Mont-Louis. Basándose en éste, y teniendo en cuenta lo aprendido, se construyó el horno solar de Odeillo. Se tardaron seis años en acabarlo, desde 1962 hasta 1968. En 1970 se puso en funcionamiento.

Diferentes usos a lo largo de su historia

Al principio, se investigaba, sobre todo, cómo fundir materiales de un modo puro. Pero, desde 1973, cuando ocurrió la primera crisis mundial del petróleo, los investigadores concentraron sus esfuerzos en convertir la energía solar en electricidad. Se llegó a construir la central solar Themis, que funcionó desde 1982 hasta 1986.

En los últimos tiempos, de nuevo se ha recuperado la investigación energética y medioambiental: se estudian materiales, sistemas de producción de electricidad, métodos de extracción de hidrógeno a través del calor solar y, también, métodos de recuperación de residuos.

El horno se compone de algunas filas de espejos orientables que recogen los rayos solares y los reflejan hacia una segunda serie de espejos concentradores que forman la enorme parábola del edificio principal. Desde allí, los rayos se dirigen hacia una superficie circular de cuarenta centímetros de diámetro. Este sistema es equivalente a concentrar la energía de 10.000 soles.

Fuente: www.energiasrenovadas.com

publi1

Eco-iD: cuando un emprendimiento es acompañado de Sol

Carolina Truchero es diseñadora industrial y fundadora de Eco-iD, un proyecto que nació como una tesis en la Universidad de Buenos Aires de donde es egresada. Hoy en día la tesis se transformó en una empresa cuyo objetivo primordial, es dejar una huella en la sociedad gracias a la educación.

Cuando hablamos de energías renovables, la mayoría de la gente piensa en algo imposible además de costoso sin saber realmente de qué se habla. Sea de lo que se trate: producir energía eléctrica con paneles solares, implementar el uso de un termotanque solar o algo tan simple como cocinar con el sol. Y Carolina es testigo de esto ya que sostiene a capa y espada que la información es el recurso mas preciado que tiene el ser humano” dice. “Es que esto nos lleva a conocer nuevas formas de hacer las cosas, a explorar otras opciones que nos permiten cambiar nuestros hábitos. Por eso, quizás la ignorancia o el “no conocer” es que lleva a las personas a este preconcepto tan arraigado en la sociedad en cuanto a las energías renovables.

Pero la historia de Carolina, movilizadora por demás, arranca en la Universidad de Buenos Aires. Cuando promediaba su carrera ya sabía que algo de lo que iba a hacer estaba relacionado con lo sustentable. Así fue como su mentora y jefa de cátedra, Beatriz Galan la impulsó hacia el proyecto que paradójicamente estaba “cocinando” Carolina. Eso la llevó a participar de Rosario Solar, una feria anual que trata de la difusión de todas las tecnologías renovables. Poco después recibió una invitación para participar en Venado Tuerto Solar, que tiene los mismos objetivos que su versión rosarina, pero hubo una diferencia muy significativa entre una y otra: en la feria de Venado Tuerto estaban invitados a visitarla unos 340 estudiantes de diferentes escuelas de la zona. Esto para Carolina representó una motivación extra al punto de remover ese espíritu altruista que tiene: “pensé en esos 340 chicos y la posibilidad de contarles lo que hacía y que con casi nada podían cocinar con el sol” cuenta Carolina mientras pareciera que sus ojos se iluminan.

Así fue como se ofreció a dar un taller al aire libre sobre cocinas y hornos solares fabricados con materiales totalmente reciclados. Para su sorpresa, no solo los chicos de las escuelas estaban allí atentos sin perderse un paso, sino que hasta las personas que tenían otros puestos en la feria se acercaron a ver de qué se trataba la propuesta de Carolina. Cuando se subió al colectivo de regreso a Buenos Aires, ella supo que su futuro era ése.

UN BALANCE POSITIVO

En el 2014 decidió dedicarse por completo al emprendimiento. Hasta ese momento su actividad se redujo a dar talleres en el interior del país, donde los consumos son diferentes y los costos de los servicios también. Pero esta dedicación absoluta hizo que el 2014 le trajera gratas sorpresas, ya que por un lado el tema de las energías renovables explotó en todos los rincones del país, incluido Buenos Aires quizás en parte por el impulso que le dio la exposición internacional Solar Cities y por otra porque por fin dedicaba el cien por ciento de su tiempo a lo que realmente quería hacer.

Y el futuro ?, absolutamente abierto y con infinitas posibilidades. Desarrollé un programa educativo para poder agregarle contenido a mis charlas. Además aparecieron un abanico de oportunidades como resultado de haber conocido gente fantástica que está en el tema, en distintas áreas a la mía, pero relacionadas con las energías renovables”, sostiene Carolina. 

De hecho, el haber ampliado estas redes de contactos renovables, la llevaron a crear un vínculo con EDEA que es la Escuela y Desarrollo de Energías Alternativas. Con ellos, Carolina ha coordinado realizar talleres en conjunto y justamente el sábado 27 de diciembre de 10 a 15hs dictan el último taller del 2014, como para despedir el 2014 a puro sol. “Los invitamos a todos al último taller del año de cocinas solares auto-fabricadas con material reciclado. La idea es que además de descubrir las bondades de cocinar con la energía del sol al aire libre junto a gente linda, puedan aprender a construir sus propias cocinas solares y compartirlas. Seguramente será un encuentro maravilloso” dice Carolina con el sol dibujado en su sonrisa. “Pueden venir con amigos, hijos, pareja, familia.. Es un taller abierto para grandes y chicos. No se van a arrepentir” concluye. 

Cómo hay que hacer para inscribirse ? Pueden hacerlo enviando un mensaje privado desde su página web en facebook desde este LINK

Fuente: Eco-iD

El Horno Solar a fondo -SEGUNDA PARTE-

En la PRIMERA PARTE comenzamos a hablar sobre el horno solar y sus bondades. En esta segunda parte de la nota, vamos a responder algunas preguntas clásicas de los que no conocen este sistema de cocción y que siempre quisieron que se las respondieran. Además vamos a explicar algunos pasos para la construcción de un horno solar casero.

PREGUNTAS Y MAS PREGUNTAS… Y SUS RESPUESTAS
¿Y del tiempo de cocción, qué? La mejor respuesta es que aquí juega mucho el factor experiencia y de cómo vamos conociendo nuestro horno solar. Sí debemos saber que junio es el mes en que el sol aporta menos energía útil (en Argentina), lo recomendable sería el doble del tiempo. Pero a no preocuparse que si el tiempo fue excesivo, no importa, ya que en el horno solar no se queman los alimentos.
¿Qué temperatura alcanza el horno solar? En verano, un horno solar puede alcanzar temperaturas entre los 160-180 °C. En zonas ecuatoriales suelen alcanzar los 200-210 °C. 
Las temperaturas en la época invernal suelen estar en torno a los 120-140 °C.
¿Cuál es el tiempo de cocción de los alimentos en el horno solar? Dependerá de la potencia que tenga el horno solar y de algunos otros factores adicionales. En un día soleado de verano y sin nubes, el tiempo de cocción en el horno solar es similar al de un horno convencional. Las condiciones meteorológicas y la época del año modifican esto. Si las nubes cubren el sol a ratos, el tiempo de cocción se alarga un poco. Es más importante un cielo despejado y un sol brillante que la temperatura ambiente.
En general los factores que afectan el tiempo de cocción son:

  • la calidad de la luz del sol en el momento que se está cocinando
  • el tipo y la cantidad de los alimentos que se cocinan
  • la frecuencia con la que se reorienta el horno
  • el número de veces que se abre la cubierta del horno (como regla práctica se puede decir que cada vez que se hace esto, el tiempo de cocción se alarga de 10 a 15 minutos)
  • la humedad ambiental es también un factor condicionante, a mayor humedad el tiempo de cocción será mayor.

¿El horno solar necesita ollas y recipientes especiales? No, pero funcionan mejor los recipientes oscuros, mejor negros, de paredes finas y con tapa. Los materiales oscuros absorben mejor la luz del sol, convirtiéndola en energía térmica. Las ollas y moldes de aluminio brillantes reflejan la luz, lo que reduce la temperatura del horno solar. Recipientes con tapas de vidrio también funcionan bien, incluso moldes de silicona.
¿Con qué frecuencia debo cambiar la orientación del horno solar? La necesidad de reorientar depende en gran medida de lo que está cocinando, la hora del día, y la temperatura que desea mantener. Una buena regla general es un reajuste cada 30 minutos para mantener la temperatura máxima. Al mediodía el sol está alto en el cielo y se mueve rápidamente, creando la necesidad de reorientar con mayor frecuencia. A medida que avanza el día la necesidad de hacerlo es menor. Inclusive muchas comidas pueden cocinarse sin reorientar. 
¿Cómo lograr una buena orientación del horno solar? Orientar adecuadamente el horno solar hacia el sol, es muy sencillo. Todo lo que se requiere es mirar las sombras que proyecta el horno. Cuando las sombras se ven en todos los lados, el horno está directamente enfocado al sol. Hay algunos hornos que poseen un sistema muy sencillo adicional que permite orientarlos convenientemente.

¿Existe riesgo de quemaduras al manipular el horno solar? Las únicas partes que se calientan son el interior del horno, el recipiente de cocción y la cubierta de cristal. Se debe tomar las precauciones necesarias, como usar manoplas protectoras al abrir la puerta y retirar los alimentos calientes. El exterior del horno solar, incluyendo los reflectores, no se calientan y se mantienen seguros al tacto.
¿El horno solar funciona en invierno? El horno solar se puede utilizar en cualquier día claro o poco nuboso del año. El factor más importante en el uso de hornos solares no es la temperatura del ambiente, sino el brillo del sol y la humedad ambiental. A modo orientativo, en un día frío de invierno con baja humedad, los alimentos se cocinarán más rápido que en un día caluroso de verano excesivamente húmedo. Hay que tener en cuenta, que hay más horas de sol para cocinar en verano que en invierno. 
¿Qué otros usos puede tener el horno solar? En principio el horno solar está concebido para la cocción de alimentos, no obstante es muy versátil y tiene mayores aplicaciones que un horno convencional, además de hornear, cuece al vapor, puede estofar, guisar, rehogar, hacer sofritos. Entre otros usos adicionales interesantes tenemos:

  • Permite deshidratar alimentos de forma rápida y muy higiénica
  • Sirve para esterilizar envases y utensilios
  • Se pueden preparar algunos tipos de conservas
  • Pasteuriza agua
  • Podemos usarlo para secar ropa
  • Cuece piezas de cerámica o barro

¿Cuánta energía puedo ahorrar en casa utilizando un horno solar? El horno solar es un equipo complementario de cocina, capaz de sustituir perfectamente a un horno convencional eléctrico, si las condiciones meteorológicas son adecuada. El ahorro que produce nuestro horno solar dependerá de la utilización que hagamos de él, siempre que lo usemos, será a costo CERO (económico y medioambiental). Invertir en un horno solar es muy rentable, su precio se amortiza en poco tiempo y es un equipo que con un mínimo cuidado puede durarnos toda la vida. Hay que pensar además que 1 kWh de electricidad lleva asociado 0,62046 kg de CO2 en su generación. 
Analicemos lo que sucede cuando utilizamos un horno eléctrico durante 75 minutos (1 hora y cuarto, precalentamiento incluido), tiempo bastante usual cuando se hornea una torta por ejemplo. Asumamos, para este caso, un horno promedio con una potencia de 1000 vatios, en la hora y cuarto de funcionamiento se consumen: 1000 W x 1,25 h = 1.250 Wh o lo que es lo mismo: 1,25 kWh, lo cual se traduce en emisiones a la atmósfera: 1,25 x 0,62046 = 0,78 kg de CO2. Por tanto, si usamos el horno eléctrico unos 20 días al mes, durante un año, ello significará en emisiones a la atmósfera: 20 x 12 x 0,78 = 187,20 kg de CO2
Estos resultados representan de manera orientativa un posible ahorro medioambiental si sustituimos el uso del horno eléctrico por un sistema de cocción no contaminante y que utiliza energía gratuita como el horno solar. 
¿El horno solar necesita algún cuidado especial o mantenimiento? El horno solar no requiere ningún tipo de mantenimiento, ni recambio alguno a lo largo de su vida útil, ninguna de sus partes está sujeta a desgaste debido a la utilización.

COMO CONSTRUIR UN HORNO SOLAR CASERO
Cada vez más personas están motivadas por el deseo de proteger el medio ambiente y conseguir una alimentación más saludable, se interesan en practicar la cocción de alimentos con energía solar. Una alternativa para ello es construir un horno solar casero. 

Hay mucha información en Internet referente a como hacer un horno solar, alguna muy buena, y otra lamentablemente pésima. Queremos ofrecerte algunas recomendaciones útiles para que logres buenos resultados.
En cuanto a los materiales adecuados para construir un horno solar casero, podemos decir que existen muchos materiales que se pueden emplear,  pero depende mucho el uso que va a tener nuestro equipo.

Para la zona de cocción o caja del horno:
Existe mucha información para hacer un horno solar casero confeccionando la zona de cocción a partir de materiales de desecho como cajas de zapatos, de pizzas, etc., desde el punto de vista del reciclaje y del costo económico está muy bien, sin embargo el cartón no es el material más apropiado en muchos casos.
El cartón posee poca resistencia mecánica, se fatiga rápidamente, es muy poco resistente a la intemperie y a la humedad que se produce en el interior del horno al momento de cocinar. Además retiene olores y es difícil de limpiar.
Si tu horno solar va a tener un uso experimental y hasta esporádico, reciclar cajas de cartón es una opción accesible y barata.
Si tu intención es hacer un horno solar para uso continuo, usar cartón no es recomendable. En función del presupuesto y las herramientas disponibles, es preferible utilizar panel de madera aglomerada, fibra, chapa metálica o algún otro material más higiénico y con buena resistencia mecánica.

En cuanto al aislamiento térmico:
El aislamiento térmico de la caja de cocción hay varias opciones, la idea es colocar entre las paredes interior y exterior algún material de alta resistencia térmica, hay muchas opciones, desde no usar nada (dejar un espacio vacío) o emplear papel periódico, cartón, lana, fibras, etc.
Para construir un horno solar de uso experimental o esporádico, dejar un vacío o utilizar papel periódico o cartón como material aislante, es barato y de alguna forma evita perder calor en exceso.
Si deseamos un horno solar casero para uso continuo, necesariamente habrá que utilizar materiales de mejores características, a fin de conseguir un equipo eficiente. El uso de aislante para hornos convencionales o lanas minerales es lo más adecuado.
En ningún caso debe utilizarse espumas plásticas expandidas, ni esponjas artificiales, ya que producen emanaciones tóxicas al calentarse.

En cuanto a las paredes interiores:
Las paredes interiores de la caja de cocción con excepción del fondo, suelen recubrirse de algún material reflectante, para mejorar el rendimiento del equipo.
Si se va a construir un horno solar de uso experimental o didáctico, para unos pocos usos, pegar papel aluminio a las paredes laterales es una solución barata, muy recomendada y que servirá para algunas veces.
De lo contrario, si la intención es hacer un horno solar para uso esporádico o contínuo, no es recomendable utilizar papel aluminio, es un material que se degrada con la exposición reiterada al calor y la humedad. Luego de unos cuantos usos en el horno, se empezará a despegar, a romper y perderá gran parte de sus cualidades reflexivas. Lo ideal en este caso, es utilizar hojas metálicas de aluminio tipo espejo, es durable y resiste la exposición al calor sin deteriorarse.

Para la cubierta:
Normalmente se utiliza cristal en todos los casos, también puede emplearse con aceptables resultados algún metacrilato con buena transparencia.
Si el horno solar casero se proyecta para generar temperaturas elevadas es aconsejable utilizar cristal o vidrio templado (resistente al calor) y además dotar a la cubierta de algún sistema capaz de absorber la dilatación del cristal por el calor, de no hacerlo así, éste puede romperse.

Para la placa absorbente:
En el caso de un horno solar para uso experimental o esporádico la necesidad de una placa absorbente puede suplirse por el mismo recipiente de cocción, que necesariamente deberá ser metálico y de color negro.
Si planeamos construir un horno solar para uso continuo y de mejores prestaciones, es necesario incorporar una placa absorbente en el fondo de la caja de cocción. Un buen material para ello es una plancha gruesa de metal y de color negro, el hierro fundido aporta una importante masa térmica y funciona muy bien.

Reflectores:
El uso de reflectores es opcional, pero sin duda conveniente, puesto que aumenta la cantidad de energía solar disponible.
Para ello, suele encontrarse en numerosas fuentes, recomendaciones hacia la utilización de papel de aluminio. Esto nuevamente será válido dependiendo del uso que vaya a tener el horno solar.
Si es para uso experimental, el papel aluminio cumple la función con cierto acierto, eso si, tener en cuenta que tiene un lado más opaco a la hora de pegarlo.
Pero si deseas hacer un horno solar casero de uso práctico, ten en consideración que existen mejores materiales. El papel aluminio tiene un índice de reflexión aproximado de un 60%, es decir, refleja adecuadamente ese porcentaje de luz solar, el otro 40% se pierde, además su resistencia mecánica es muy pobre. Existen láminas especiales para uso solar con índices de reflexión superiores al 90% y que además tienen buena resistencia mecánica, a la intemperie y a los rayos UV.

Planos para hacer un horno solar casero:
Hay muchos modelos de hornos solares caseros, numerosas web a través de sus publicaciones ofrecen información sobre como fabricar estos interesantes artefactos, entre éstas hay diseños de gran calidad y otros lamentablemente carentes de todo criterio técnico.
Nuestra intención es orientar a quien recién esté tomando contacto con la cocción solar, y aún no disponga de elementos de juicio para saber si un diseño es bueno o no lo es. En la web de la Organización SOLAR COOKERS INTERNATIONAL se pueden encontrar guías para construir hornos solares caseros de diseño muy fiable, entre ellos recomendamos el llamado cocina solar mínima, equipo que reúne la esencia del horno solar, se puede fabricar con materiales muy básicos si se desea un uso experimental, y contiene pautas de como ir mejorando su eficiencia y durabilidad, con el uso de materiales más apropiados y algunos cambios en el diseño original, si deseamos un equipo para uso continuo.

El Horno Solar a fondo -PRIMERA PARTE-

El horno solar es un disposivo que utiliza al sol para cocer alimentos evitando el uso de energías no renovables. Ya hablamos en su momento sobre las COCINAS SOLARES y en aquel momento prometimos hablar del horno solar. Ahora en esta nota, explicamos su principio de su funcionamiento.

Pero primero pasemos por las definiciones “de libro”, ya que son necesarias de conocer: El horno solar es un artefacto que permite cocinar alimentos utilizando la energía del sol. Algunos lo llaman “cocina solar de caja”, y pertenece al grupo de las cocinas solares de acumulación. Para poder describirlo podemos decir que básicamente es un espacio térmicamente aislado, diseñado para capturar la mayor cantidad posible de luz solar, transformarla en calor útil a través del efecto invernadero y conservarlo en su interior para preparar alimentos.

DISEÑOS PARA TODOS LOS GUSTOS
Hay muchos diseños diferentes de hornos solares, pero básicamente todos presentan las siguientes partes:
La zona de cocción, es la parte principal del dispositivo y consiste en un espacio o caja, recubierta de aislante térmico en el fondo y paredes, dentro de ella se acumula el calor y es donde se colocan los alimentos a cocinar.
La cubierta transparente que es por donde ingresan los rayos solares, generalmente es de vidrio. Puede ser de vidrio simple o vidrio doble con cámara de aire. Estos últimos resultan un poco más eficientes que los primeros ya que la aislación térmica es superior.
La placa absorbente, es el elemento que transforma la luz solar en energía térmica o calor, para ella se emplean materiales metálicos negros opacos ya que son los más adecuados.
Los reflectores son superficies espejadas (o pueden ser blancas) que no todos los hornos solares lo poseen. Algunos modelos incorporan reflectores adicionales a su diseño, y con ello se ayuda a capturar más luz solar y por tanto aumentar la capacidad de generar calor.

El uso de estos equipos cada vez gana más aceptación, existen varios hornos solares comerciales y también están los hornos solares caseros o de autoconstrucción.
En general todos funcionan bajo los principios antes mencionados, varían en forma, tamaño, calidad de los materiales, algunos incorporan reflectores, la lista es extensa y enumerarlos sería bastante largo.

COMO FUNCIONA
El funcionamiento de un horno solar se basa en varios principios físicos, tan simples y básicos que conviene repasarlos. Uno de ellos es el Efecto Invernadero que se produce cuando la luz del sol atraviesa el vidrio transparente del horno. La energía que lleva es transformada en calor por la placa absorbente. La energía luminosa que ingresa tiene una cierta longitud de onda, la cual ingresa sin dificultad a través del vidrio. La energía térmica o calor producido por la placa tiene una longitud de onda mayor, la cual no puede atravesar el vidrio y salir al exterior. De esta forma el calor queda atrapado en el interior de la zona de cocción del horno.
Otro principio básico es el aislamiento térmico que representa la cualidad que necesariamente debe cumplir un horno solar para mantener el calor producido por el efecto invernadero. Si el horno produce calor y lo pierde fácilmente a través de la base y las paredes por no tener un correcto aislamiento, difícilmente nos permitirá cocinar los alimentos.

QUE PODEMOS COCINAR ?
En un horno solar  se pueden preparar las mismas recetas que se hacen en un horno convencional y la mayoría de las que se hacen en una cocina. Además de hornear, te permite cocer, hervir, estofar y cocinar al vapor, únicamente no es apto para freír, pero si se puede sofreír y rehogar. También es ideal para esterilizar frascos de cristal, preparar algunos tipos de conservas y deshidratar alimentos.

Los hay de los diseños más variados. Aquí vemos uno que posee una manija para transportarlo y no tiene reflectores.

Además el horno solar permite mantener el sabor natural de los alimentos, la comida sabe mucho mejor, no se carameliza en exceso y es prácticamente imposible que se queme. Gracias al horneado solar los alimentos no se resecan, se mantienen jugosos. En el caso de carnes, éstas resultan más tiernas y con una contracción de volumen mucho menor.
Por otra parte la temperatura al distribuirse de forma mucho más homogénea en el interior del horno solar y al no existir zonas de calor intensas, como las resistencias eléctricas o el fuego directo, permite que los alimentos conserven una mayor cantidad de nutrientes y vitaminas. Además una de las características del horneado solar es que los alimentos no se queman ni doran en exceso, reduciéndose de este modo el nivel de benzopirenos, que son toxinas altamente cancerígenas.
Lo más sorprendente sobre el uso de hornos solares es que es casi imposible quemar los alimentos, además, los alimentos cocinados al sol no se resecan. Esto permite la cocción de los alimentos a menor temperatura y durante más tiempo, o en menos tiempo y a una temperatura mayor, sin afectar la calidad de los alimentos.

NO HAY RECETAS ESPECIALES PERO SI, TIPS
En principio no son necesarias recetas especiales, aunque si es recomendable en algunos casos realizar algunas adaptaciones, sobre todo si deseamos un menor tiempo de cocción. La experiencia personal irá marcando ciertas pautas, en general algunos consejos útiles son:

  • Reducir razonablemente la cantidad de agua o líquidos de la receta.
  • Cocinar los alimentos en trozos medianos o pequeños.
  • Utilizar recipientes de cocción con tapa.
  • Si deseas una superficie dorada, una tapa metálica negra ayuda a ello.
  • Si no deseas una superficie dorada, una tapa de cristal es lo recomendable.
  • No utilices papel de aluminio, ni como base, ni como envoltura de los alimentos, hacerlo aumenta considerablemente el tiempo de cocción.
  • El horneado solar es diferente al horneado convencional, por tanto cada método tiene sus reglas, no pretendas aplicar en una preparación en horno solar,  indicaciones de recetas que están pensadas para horno eléctrico.

En la Segunda Parte de esta nota trataremos una serie de preguntas que se hace un usuario que no está acostumbrado a este nuevo sistema de horneado y abordaremos la fabricación casera de uno de estas maravillas ecológicas.