Toshiba desarrolla turbinas eólicas bajo el mar

Las turbinas marinas de Toshiba trabajan por parejas, van ancladas al fondo en zonas donde las mareas y el oleaje es intenso. Ese movimiento de las gigantescas hélices, así como los cambios de temperatura del agua, serán los encargados de producir energía eléctrica más limpia en Japón.

Japón pareciera que está decidido a abandonar la energía atómica luego del desastre de Fukushima. Por eso oír hablar de turbinas submarinas no es nuevo, pero el plan iniciado por Toshiba en Japón es uno de los más serios que se han puesto en marcha hasta la fecha de forma comercial. 
Tras aprovechar la energía de las mareas o las olas con sistemas de compuertas, toca pasar a la acción con turbinas eólicas bajo el mar. No es que funcionen con el viento como las de superficie, pero la forma y funcionamiento es similar.

Toshiba y IHI Corporation, tras años de pruebas (desde 2011), han sido finalmente las elegidas por la New Energy and Industrial Technology Development Organization (NEDO) de Japón para iniciar una instalación comercial real que se pondrá en funcionamiento ya, y quedará completada en 2017. 
Si la misma tiene éxito, Japón podría considerar una implantación a mayor escala que le permita derivar la generación de energía a este tipo de instalaciones más seguras que las actuales y también con menos impacto de CO2 en la atmósfera.
Las turbinas marinas de Toshiba trabajan por parejas, van ancladas al fondo en zonas donde las mareas y el oleaje es intenso. Ese movimiento de las gigantescas hélices, así como los cambios de temperatura del agua, serán los encargados de producir energía eléctrica más limpia en Japón.
En Irlanda hay otra instalación similar, esta vez de la mano de Siemens.

Fuente: www.innovaticias.com
Advertisements

El semáforo del futuro ?

Tres estudiantes taiwaneses llevan adelante un concepto de diseño que podría reducir la factura de la luz de muchos municipios. De hecho, la idea es tan  sencilla que parece mentira que a nadie se le haya ocurrido antes. Se trata de un semáforo de luces LED alimentado por energía solar.
A diferencia de los semáforos que pueblan nuestras ciudades, el Solar Traffic Light (no le han puesto un nombre mejor) utiliza LEDs tricolores que evita que haya que plantar una retícula de lámparas distinta para cada color. Esto reduce notóriamente el gasto de energía y permite que el semáforo funcione gracias a un panel solar que hace las veces de visera y techo para el conjunto.
Los tres diseñadores industriales de este semáforo verde (por lo ecológico, no porque sólo permita el paso) han ganado la medalla de plata de los premios internacionales Lite-On, destinados precisamente a impulsar este tipo de iniciativas. Sin duda una buena idea que, aunque será cara de instalar, seguro que hace las grandes ciudades un poco más sostenibles. Esperamos verla algún día, aunque sea en rojo.

Fuente: www.tuexperto.com