Qué son los Sistemas Solares Fotovoltaicos Autónomos ?

Los sistemas fotovoltaicos autónomos se caracterizan por ser independientes de la red eléctrica. Dado que los paneles solares o módulos solares no almacenan energía, usualmente se conectan a un banco de baterías para que la energía pueda ser usada durante la noche o en períodos nublados.


Los sistemas solares a base de baterías pueden funcionar de manera autónoma y autosuficiente si están bien dimensionados.
Las principales aplicaciones para los Sistemas Fotovoltaicos con baterías son: electrificación de casas rurales en zonas apartadas, luminarias solares para alumbrado de parques o puentes, sistemas para repetidoras de microondas, sistemas de telemetría o alumbrado de helipuertos en plataformas petroleras. también tienen aplicación en la alimentación de sistemas de monitoreo en zonas petroleras.

La consideración más importante en el diseño de este tipo de sistemas es que sea del tamaño adecuado para que la energía que consumen los aparatos sea la misma energía producida por el sistema fotovoltaico. Asimismo el banco de baterías debe ser el adecuado, para almacenar la energía suministrada por el arreglo fotovoltaico y además como para que pueda guardar una reserva que satisfaga las necesidades en periodos de baja insolación.
Entre las características generales Sistemas fotovoltaicos autónomos, pueden entregar a la salida corriente continua o corriente alterna y cubren por sí solos la demanda energética del usuario.
Estos sistemas fotovoltaicos autónomos deben ser dimensionados por alguien que esté preparado en la materia. Aquí no existen soluciones mágicas sin hacer el estudio correspondiente. Generalmente están formados por cinco partes fundamentales, las cuales son calculadas por separado.
Los módulos o paneles solares: Hay de distintos tamaños lo que determina la potencia de electricidad que genera. Saber cuál necesitamos, depende de los cálculos.
Un banco de una o más baterías. El tamaño del banco de baterías depende mucho del consumo que hay que cubrir y de los días de autonomía que se espera que tenga el sistema. Estos días de autonomía no son otros que aquellos días en los que se espera que no haya sol o no exista forma de generar la energía correspondiente.
Un regulador de carga. Se encarga de analizar permanentemente el nivel de carga del banco de baterías y permite el flujo de electricidad desde los paneles hacia ellas. Si las baterías están llenas de carga, el regulador deja de enviar energía de los paneles. 
Un inversor de corriente y/o convertidor de corriente. Se encarga de convertir la corriente continua de las baterías de 12V, 24V o 48V en corriente alterna de 220V. En el “mundo de los inversores” los hay de varios tipos, algo que trataremos en un artículo aparte. Esas variantes que existen, son las que hacen que tengan distintos precios de mercado. 
Las protecciones eléctricas correspondientes. Son llaves termomagnéticas y fusibles que permiten hacer un mantenimiento correcto del sistema además de proteger todas las partes de la instalación.

Fuente: www.conermex.com.mx
 
Advertisements