Revolución energética silenciosa en Japón, docenas de ciudades se desconectan de la red

Hay ocasiones en las que la destrucción abre las puertas a nuevas vías de creación y progreso. Un ejemplo se consolida en Japón donde, tras el terremoto de 8,9 grados y el tsunami que sacudieron el noreste del país, este no solo reflota, sino que avanza sin prisa pero sin pausa hacia una auténtica revolución: la de la soberanía energética de cada vez más ciudades, que no se resignan a quedar a merced de la suerte si la catástrofe golpease de nuevo como lo hizo aquel 11 de marzo de 2011.

Advertisements