Tecnología V2G, ¿la próxima gran revolución del coche eléctrico?

La tecnología V2G podría ser la próxima revolución tras la llegada del coche eléctrico. ¿Te imaginas poder utilizar la capacidad de las baterías del automóvil para poder cocinar o ver la televisión?

Actualmente, estamos convencidos de que el principal reto de la industria del automóvil es incrementar la autonomía del segmento eléctrico. Únicamente bajo este propósito se podrá alcanzar el impulso que necesita si nos preguntan por su comercialización.

En estos momentos, el consumidor ecofriendly busca principalmente la no contaminación, las expectativas de ahorro y, en un menor grado, cubrirse ante las restricciones de movilidad que llegan en el futuro. Hay más motivos que incentivan la compra de un coche eléctrico, sí, pero en el corto plazo la tecnología V2G no es una prioridad.

Y te preguntarás, ¿qué significan estas siglas y números? No es más que la abreviatura de Vehicle to Grid, es decir, del coche a la red. Es cierto que no aclara mucho esta rápida definición, pero pronto verás que tiene más sentido del que puedes creer.

Así pues, a continuación vamos a observar cómo puede cambiar nuestra vida en el futuroesto del V2G, un concepto que es necesario conocer cuanto antes. Al fin y al cabo, es importante enfocarlo como algo que nos hará ahorrar mucho en nuestra factura de la luz.

Tecnología V2G o cómo utilizar tu coche eléctrico como despensa de luz

Así es, tal y como puede leer en el título. Los coches eléctricos, en el futuro, podrán autoabastecer una vivienda si es preciso. ¿Por qué? Es fácil llegar a tal conclusión.

En este disruptivo momento que está viviendo el mercado del automóvil en términos tecnológicos, estamos viendos cómo los rangos de autonomía están incrementándose de forma muy sencilla y rápida.

Lo cierto es que esta variable puede ser fácilmente manipulada al depender de muchos factores. Se puede incidir en la capacidad de las baterías, el peso del automóvil en vacío, interviene también las forma de conducir, etc.

Ahora bien, ¿podremos llegar a almacenar parte de la electricidad acumulada para actuar como nuestros actuales proveedores de energía? Quizás, los gigantes energéticos del país deberían ponerse a temblar de aquí a unos años vista.

Encima de la mesa hay varios proyectos comandados por fabricantes de vehículos y empresas con mucho recorrido en materia eléctrica. 

Para comprobar si utilizar la capacidad de las baterías era suficiente como para servirla a la red eléctrica, se utilizaron un total de 20 unidades del Volkswagen e-Up, el eléctrico utilitario del fabricante alemán. Se fijó un plazo de un año para comprobar si era viable esta propuesta, tanto no sufrir mermas de autonomía como contar con la suficiente electricidad en el hogar.

Según Volkswagen, se pudo testificar que sí, los resultados eran satisfactorios desde el punto de vista de la viabilidad técnica. ¿Qué quiere decir esto? Para las pruebas se emplearon diversas fuentes de energía y, por ello, no se disponía de energía cuando se quería.

Es decir, cuando se empleaba la energía solar o eólica en aquellos días en los que los rayos de luz no ofrecían eficiencia o no había suficiente viento, las baterías de los Volkswagen e-Up lo contrarrestaban.

De esta forma, se conseguía un abastecimiento óptimo en la vivienda. Del mismo modo, se utilizaba la energía eléctrica para cargar los coches cuando el precio era menor. Cuando este superaba una cota, automáticamente las baterías pasaban a ser proveedoras de la red.

Y en términos económicos, ¿era viable? Esta tecnología aún no es lo suficientemente eficiente como para ser efectiva y situarse como una inversión a realizar por parte de las familias.

Una alternativa inviable hoy día pero con mucho futuro

Hay que ser positivo con la tecnología V2G. Tal y como detalla Corriente Eléctrica, esta bidireccionalidad en el circuito de carga servirá en un futuro para cubrir nuestras necesidades de hacer uso de la electricidad.

Ahora bien, ¿cómo podríamos beneficiarnos de ella? A continuación se detallan sus 2 principales ventajas:

Por un lado, las energías renovables podrían verse beneficiadas del uso de esta tecnología. Se podría conseguir una mejora de captación y mantenimiento de esta energía, algo que hoy no resulta rentable en muchas ocasiones.

Por otra parte, la utilización de esta fuente de almacenaje permitirá, al propietario de un coche eléctrico, disfrutar de un ahorro continuo en su factura de la luz. Aprovechar y recargar las baterías del automóvil alternativo y utilizar parte de la carga durante el día será muy provechoso para el bolsillo.

En unos años podría tener recorrido en el mercado doméstico de energía eléctrica

Sí, la tecnología V2G llegará algún día al mercado. Para entonces, circularán cada día millones de coches con una tecnología basada en un tren de potencia y baterías de ion de litio, o similares.

Aún queda, por tanto, margen para seguir investigando sobre esta vía en desarrollo. Al menos de momento, habrá que contentarse con disfrutar de un traspaso de electricidad unidireccional, es decir, de la red eléctrica a las baterías de los coches que incorporan esta tecnología.

Mientras tanto, puede decirse que la transformación ya ha comenzado. El automóvil eléctrico está comenzando a crecer, de forma lenta, sí, pero a un ritmo cada vez más intenso.

¿Es pronto para soñar con este tipo de nuevas soluciones que vienen? Lo cierto es que cada vez está más cerca del día en el que se convierta en realidad.

Fuente: www.urbantecno.com

 

Advertisements

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *