Todo lo que hay que saber sobre los pavimentos energéticos

Hace unos años su mujer Julie salió deprimida del cine tras ver el documental “Una verdad inconveniente” realizado por el ex-vicepresidente de los EE.UU, Al Gore. En ese momento, Scott Brusaw, un ingeniero electrónico estadounidense preocupado por el medioambiente, decidió que podía aplicar sus conocimientos para combatir el calentamiento global.
Con alma de inventor Scott fundó la empresa Solar Roadways que fabrica pavimentos energéticos con paneles solares exagonales sobre los cuales se puede circular.Gracias al apoyo de algunos famosos y a las redes sociales, pudo convertir su idea en un fenómeno viral, haciendo que su sueño de reformar las autopistas para que generen energía se haga realidad. Por lo menos, cada vez está un poco más cerca de lograrlo.
 
Scott, ya tiene prototipos instalados a pequeña escala y defiende a capa y espada la utilidad de sus paneles, que pueden soportar el trajín no solamente de vehículos pequeños, sino también de los grandes. Además las inclemencias del tiempo, no representan un impedimento para generar electricidad. Según él, su idea tiene algo que contenta a todo el mundo: “A los ecologistas les encanta, y a los que niegan el cambio climático también, porque genera puestos de trabajo”.
La idea, que puede parecer un poco quijotesca pero silenciosamente ha conseguido enamorar tanto al gobierno de los Estados Unidos, que lo financió con 850 mil dólares en subvenciones, como a los contribuyentes, que han aportado al proyecto más de 2 millones de dólares a través de donaciones vía online.

Pero es interesante adentrarse un poco más en el proyecto para entender de qué estamos hablando. 

Hablamos de paneles hexagonales de vidrio templado donde cada uno contiene su propio microprocesador, que se comunica inalámbricamente con los paneles circundantes. Si uno de ellos se daña, automáticamente deja de emitir su señal a los demás. A continuación, el resto de los paneles se encargan de reportar la anomalía. Por ejemplo, con un mensaje que podría decir lo siguiente: “I-95 del kilómetro 114.3 carril hacia el norte, en el tercer bloque, el panel número A013C419 no responde”.

Se trata de un sistema modular, como si fueran baldosas. Eso hace que la reparación es mucho más rápida y más fácil que el sistema actual de mantenimiento de carreteras. Solamente en los EE.UU., más de 160 mil millones de dólares anuales se pierden en carácter de productividad de las personas que son atrapadas por el tráfico debido al mantenimiento de las carreteras. Cada panel pesa 50 kilogramos. Eso significa que el panel puede ser intercambiado y reprogramado en pocos minutos y el panel dañado es devuelto a un centro de reparación. 

Si bien los paneles están fabricados de vidrio templado, pareciera que podría ser un material frágil, es mucho más resistente de lo que uno cree. De hecho el vidrio templado se rompe de manera diferente que el vidrio común. La dureza de los materiales se miden por una escala que van de los materiales mas suaves con un valor de 0 a los más duros como el diamante con un valor de 10. El asfalto tiene una dureza de 1.3 unidades en esta escala. El cobre, tiene una dureza de 3, el hierro y níquel tienen una dureza de 4, de acero cae entre 4 y 4,5. Finalmente, el vidrio templado tiene una dureza que varía entre 5,5 a 6,0 (en realidad puede superar el 7). Hay que recordar que el vidrio templado, se convierte en 4-5 veces más fuerte que el vidrio no templado. Por ejemplo el vidrio blindado está hecho con vidrio templado laminado.
Otra de las ventajas que hay en este proyecto es que la superficie de la carretera se calienta por el mismo proceso físico de generar energía. Eso significa que desaparecerían los ciclos de congelación de caminos. Hasta las acumulaciones de nieve se acabarían en los casos que la nieve no sea demasiado abundante.

Estos paneles disponen además de una estructura interna de leds de alta potencia, que pueden verse durante el día aún con la luz del sol incidiendo sobre ellos. Por la noche, disminuyen su intensidad para que no afecten a los conductores y además se pueden desactivar si no hay vehículos sobre la calzada. Inicialmente el proyecto busca que los leds se activen alrededor de 800 metros por delante de un vehículo circulando sobre la autovía.
Otra opción muy interesante es que estos paneles se podrían usar para aplicaciones de seguridad, ya que son sensibles a la presión. De hecho se puede disparar una señal eléctrica cuando una persona se para sobre uno de ellos. Por ejemplo, podría disparar una alerta visual a los peatones para que no crucen la calzada. 

Scott asegura que sus paneles exagonales se pueden utilizar tranquilamente no solamente en calles y carreteras. Pueden aplicarse en aceras, senderos para bicicletas, estacionamientos. También asegura que las marcas de derrape de neumáticos no se adhieren a esta superficie, como sí lo hacen en el asfalto poroso y además pueden soportar una carga máxima en movimiento de 114 toneladas, datos más que sorprendentes para tratarse de una superficie de vidrio templado. 

Como siempre, los avances tecnológicos en el área de la energía solar lejos están de detenerse. Permantenemente investigadores como Scott aportan a la tecnología, nuevos visos que hacen que sea cada vez más util para el usuario común.

 
Video presentación: Proyecto 
Prueba mecánica: Prueba de un tractor

Advertisements

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *