Una buena: Phillip Morris cierra plantaciones de tabaco y en su lugar se fabricarán baterías para energías renovables


En lo profundo de Estados Unidos, lo que una vez fue la planta de cigarrillos de Phillip Morris en Concord, Carolina del Norte, renació de nuevo con una instalación que produce baterías para granjas eólicas y fotovoltaicas.

El emprendimiento fue impulsado por la empresa suiza Alevo que planea abrir una planta que producirá baterías para almacenar la electricidad proveniente de granjas eólicas y plantas fotovoltaicas. El fosfato de hierro de litio (LiFePO4) son unas baterías que se pueden cargar en 30 minutos y tienen una vida útil de 40 mil ciclos, haciéndolo un competidor serio con fabricantes más establecidos.
La renovación viene justo cuando se produce un cambio económico en la industria del tabaco. Es que las ganancias de las compañías de cigarrillos han caído hasta un 30 por ciento, debido a que cada vez son menos los norteamericanos que fuman. Al mismo tiempo, la estructura eléctrica de Estados Unidos se va haciendo obsoleta.
La revista Fortune hizo un informe en el que menciona que la estructura de la red eléctrica podría perder hasta el 30 por ciento de su poder debido a ineficiencias del sistema. Además, la industria de las baterías está atravesando una etapa de equilibrio y parece ser un negocio promisorio ya que, durante el 2014 sus rindes alcanzaron los 164 millones de dólares y se espera que hacia el 2023 se encuentre por encima de los 2.5 mil millones de dólares.
Las compañías de energía limpia han desempeñado un papel vital en la recuperación económica de Estados Unidos, principalmente porque añadieron nuevos empleos a la economía. Se espera que la nueva planta de Alevo añada 2500 empleos más dentro de los próximos tres años.
Los avances en la tecnología de las baterías se han mostrado como una solución vital de los infortunios de la energía. El estado de Washington recientemente repartió una subvención de 14 millones de dólares del Ministerio de Energía estadounidense a fabricantes de baterías verdes que probarán cómo las nuevas aplicaciones de la tecnología de almacenaje, lograrán flexibilizar la red eléctrica y la eficiencia energética.
Un estudio europeo reciente encontró que la combinación de la energía solar, la tecnología de las nuevas baterías y la utilización de vehículos eléctricos podrían hacer que hacia el año 2025 se pueda prescindir de los combustibles fósiles. 

Fuente: www.thinkprogress.org
Advertisements

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *