Una insólita alianza lucha por la energía solar en Florida

Florida es conocido en Estados Unidos como el “estado soleado”, pero ha quedado rezagado a la hora de explotar la energía solar, mientras sus habitantes siguen disfrutando de electricidad barata y prefieren los combustibles fósiles.

Esta situación ha provocado el surgimiento de una coalición de miembros dispares con un objetivo común: acabar con lo que consideran es un “monopolio” de las grandes corporaciones energéticas.

Grupos tan diferentes como el ultraconservador Tea Party, la Coalición Cristiana, el Partido Libertario y grupos de defensa del medio ambiente han unido esfuerzos para promover la energía solar en Florida (sureste).

“Algunos pensarán que es inusual que este grupo de personas trabajen juntas, pero lo que compartimos es sentido común”, señala el ecologista David Cullen del Sierra Club Florida, quien dice que su motivación particular es la lucha contra los combustibles fósiles que aceleran el cambio climático.

El problema, dice la alianza, es que Florida es uno de solo cinco estados norteamericanos que explícitamente prohíbe la venta de energía a alguien que no pertenezca a una gran corporación.

“Básicamente prohibimos el comercio de energía solar”, deplora Tory Perfetti, presidente de Floridanos por la Opción Solar y director en Florida de Conservadores por la Libertad Energética.

“De eso trata esta iniciativa”, dijo recientemente Perfetti, en referencia a una campaña para recolectar firmas en la ciudad de St. Petersburg. “Es para abrir el mercado energético de Florida, dar opciones a la gente”.

De llegar a 700.000 firmas -ya han recolectado 100.000- podrán solicitar un referéndum en 2016 sobre la posibilidad de permitir la venta de energía solar.
Florida se ubica en la 13ª posición a nivel nacional en cuanto a capacidad solar instalada, por detrás de pequeños estados del norte como Nueva Jersey o Massachusetts, según la Asociación de Industrias de Energía Solar.

De acuerdo al gobierno estadounidense, la mayor parte de la electricidad de Florida es generada por gas natural (62%) y carbón (21%). ¿Gracias al sol? Solo el 2,2%.
Actualmente si un particular instala paneles solares, la empresa Florida Power and Light (FPL) le envía un cheque por la energía sobrante sin utilizar. La compañía paga entre 3 y 5 centavos de dólar el kilovatio, mientras que vende electricidad a sus clientes a 10 centavos por kilovatio.

“FPL dicta los precios”, dice Raúl Vergara, presidente de Cutler Bay Solar Solutions, que instala paneles solares. “En los estados donde cambió la legislación, el promedio es de 11 a 12 centavos el kilovatio”, afirma.

GRAN EXITO

El nuevo movimiento político espera instaurar en Florida acuerdos que permiten a una compañía instalar sin costo paneles solares en el techo de una vivienda particular, que paga la energía que consume. El excedente puede ser vendido a vecinos o empresas privadas.

“En otros estados donde son legales estos acuerdos, el desarrollo de la energía solar se ha disparado. Ha tenido gran éxito”, dice George Cavros de la Alianza Sureña para una Energía Limpia.

FPL, la principal empresa eléctrica en Florida, declinó responder preguntas de la AFP.
Duke Energy, la segunda compañía del ramo, indicó que la energía solar “será una parte importante del futuro energético de Florida”, pero reconoció obstáculos. Al contrario que el gas, que produce electricidad 24 horas al día, de noche no se genera energía solar. También esta última es difícil de almacenar de manera rentable, dijo un portavoz a la AFP.

“Aunque los costos de la energía solar han bajado significativamente en años recientes, siguen siendo más elevados que los de medios tradicionales para producir electricidad”, agregó.

Eso no impidió al abogado Mark Heise instalar paneles solares en su casa en un suburbio de Miami, por los cuales pagó 40.000 dólares (luego de una deducción fiscal de 28.000 dólares).

Su factura de electricidad bajó. “Definitivamente valió la pena”, asegura.

Fuente: www.ecodiario.eleconomista.es

Advertisements

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *