Uruguay dentro de los líderes de América Latina en inversión en energías renovables

El gobierno de Uruguay está llevando a cabo un gran esfuerzo en crear un marco regulatorio estable y los incentivos suficientes para atraer a los inversores privados. La mayor preocupación es diversificar la matriz energética del país, abaratar el coste de la energía a los ciudadanos y asegurar el acceso a la electricidad a toda la población.



Como venimos comentando en Energía Solar al Día, Uruguay está haciendo bien “los deberes”. Es que los proyectos de energía renovables y las inversiones avanzan a buen ritmo y ya están dando sus frutos. Como ejemplo, Uruguay se ha comprometido a utilizar energía solar fotovoltaica en infraestructuras como el Aeropuerto de Carrasco, que será el primero en abastecerse únicamente con 100% de energías renovables para la totalidad de sus requerimientos y dejar de utilizar combustibles de origen fósil. Este proyecto lanza un mensaje al mundo, a los inversores y a los turistas que llegan a Uruguay, país cuidadoso con su medioambiente y que aspira a que el 95% de la electricidad vaya a ser en base a fuentes renovables.

También es el primer país de América Latina en el que el 100% de sus escuelas tiene acceso a la electricidad gracias al uso de estas tecnologías de generación limpias como la solar fotovoltaica. Entre otras medidas, a partir de agosto de este año 2014, se empezó a aplicar la ley de energía solar térmica, que se espera tenga una incidencia significativa, considerando que el 37 % del consumo eléctrico de una familia corresponde al calentamiento de agua.

Las licitaciones y subastas para proyectos de energía renovables en Uruguay han supuesto el gran salto para posicionar al país entre los líderes en inversión en América Latina, por detrás de Brasil y Chile. Tras la crisis energética que sufrió la década pasada, Uruguay ha realizado exitosas subastas inversas por contratos de energía limpia. Estos han dado impulso al desarrollo de proyectos de energías renovables y deberían llevar al país a diversificar sustancialmente su matriz energética y reducir su fuerte dependencia de las centrales hidroeléctricas y de las costosas plantas térmicas. Desde 2009, el país ha celebrado contratos para obtener 880MW de capacidad eólica y 58MW de proyectos solares, con el fin de incrementar el porcentual de su generación no hídrica.

publi1
Fuente: www.suelosolar.es
 
Advertisements

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *