Un colegio de Venado Tuerto abastece sus salones con energía solar y eólica

Estas innovaciones se dan en el marco de una prueba piloto del Gobierno provincial, que instaló varios de estos equipos en Venado Tuerto y pensó en la Escuela Técnica como destino. Con este nuevo sistema, el establecimiento educativo consiguió un considerable ahorro monetario, ya que le permite proveerse de energía disminuyendo el costo de los servicios generales.
 

 
Por ejemplo, el equipo solar instalado, si trabaja en condiciones normales de clima, produce 1.4 Kwts/hs, generando 12 voltios a través de 12 paneles. Luego, esa energía es transformada por los conversores que posee la escuela, llevándola a 220 de corriente alterna. Si la escuela está abierta y funcionando consume lo que produce, salvo en los días del fin de semana, en que esa energía se inyecta a la red.
 
Al respecto del uso y del funcionamiento de las energías renovables, el director Gerardo Barbiani, comentó que “el colegio siempre estuvo involucrado con profesores y alumnos en las distintas formas de energías alternativas”, desde los biodigestores y las celdas fotoeléctricas. “No teníamos experiencia con la energía eólica pero sí con lo que es el termo solar o lo que es la cocina solar”, especificó.
 
Al comentar los beneficios que se desprenden del uso de este tipo de energías, el director Barbiani aseguró: “Principalmente el tema de concientizar a la sociedad en el uso paulatino de este tipo de energías, y en lo particular, la escuela, todo lo que genera, tanto el equipo eólico como el solar, nos permite el ahorro en las luminarias que son formato led”.
 
Otro de los docentes de la institución que optó por el compromiso con el uso racional de la energía es Gregorio Fantino, profesor de Electricidad y encargado del mantenimiento del Colegio Industrial, y explicó: “Tanto el generador solar como el eólico están funcionando a plena carga. Si bien estamos en un lugar donde el equipo eólico no funciona al máximo debido a que estamos rodeados de edificios -no circula tanto el viento-, trabaja muy bien”.
 
El profesor Fantino destacó que si estos equipos están en una casa de familia, “hay dos contadores, uno que mide lo que se inyecta a la Cooperativa Eléctrica (CEVT) cuando no estás en tu casa ya que la entidad compra la cantidad de energía que no se consume”. El ahorro se traduce en dinero que la CEVT suma a favor del usuario.
 
Aseveró que el ahorro de energía eléctrica mensual se redujo a un 50 por ciento con la utilización de la opción alternativa y que en el punto máximo de su producción este tipo de energía abastece entre seis y siete salones y a su vez les permite, por este medio, que funcione bien el sistema Led en todo el edificio.
 
Fuente: www.rosarioplus.com
Advertisements

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *